27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

James P. Berry, exdirector del King Richard III en Portals, se enfrenta a la cadena perpetua si así lo decide la Corte Suprema de Glasgow

Condenan en Escocia al dueño de un colegio de Mallorca por abusos sexuales a dos mujeres

James P.Berry en su detención en Mallorca.
James P.Berry en su detención en Mallorca.
James P. Berry, el empresario y propietario del colegio exclusivo mallorquín de Portals King Richard III, ha sido condenado por dos abusos sexuales a mujeres. Después de ser detenido en 2016 en Mallorca, el hombre, de 77 años, fue extraditado a Escocia, donde ha sido juzgado por estos delitos cometidos entre 1963 y 1987. La Justicia escocesa decidirá si Berry cumple cadena perpetua por ello el próximo 28 de febrero.

El empresario James P. Berry, de 77 años, ha sido acusado de cometer abusos sexuales a dos mujeres por los que el juez Thomas Welsh, del Tribunal Superior de Glasgow (Escocia), decidirá el próximo 28 de febrero si deberá cumplir cadena perpetua.

El propietario y ahora exdirector de la exclusiva escuela británica King Richard III Collegue de Portals (Calvià), había sido arrestado en 2016 en Mallorca y extraditado a Escocia, donde fue juzgado por dos supuestas violaciones que se habrían cometido entre 1963 y 1987. Berry fue acusado de siete cargos que, además de las citadas agresiones sexuales, incluían lesiones graves a las dos víctimas. La Audiencia Nacional autorizó esta extradición, solicitada por el Sheriff de Edimburgo, sin embargo, estos crímenes ya han prescrito en España.

Al contrario que en nuestro país –y para desgracia de James P. Berry– en territorio escocés ese tipo de delitos no prescriben con los años por lo que el acusado ha terminado sentándose en el banquillo. Durante su comparecencia ante la Corte Suprema de Glasgow, el exdirector del King Richard III negó los delitos de los que se le acusaba, que calificó de "basura", y sostuvo que la acusación de violaciones respondía a una "venganza laboral" y que era una "conspiración criminal", presentándose como víctima de aquellos que "quieren apoderarse" de su escuela en Mallorca.

Por su parte, las demandantes (las dos supuestas víctimas) hicieron alusión ante el tribunal a abusos sexuales y violaciones cometidas en distintas casas de localidades como Croockston o Renfrew y Houston, en Renfrewshire, principalmente entre 1963 y 1987. Las presuntas víctimas también mencionaron que algunos de estos delitos los habría cometido también en España y Canadá.

El veredicto final para Berry se conocerá a finales de febrero

Después de escuchar todos los testimonios del caso, la Corte Suprema de Glasgow declaró al empresario James P. Berry culpable de cinco de los siete cargos que se le imputaban, aunque hasta el próximo 28 de febrero no se conocerá el veredicto final. Como parte de la investigación contra Berry, la Policía de Edimburgo ha intentado constatar si verdaderamente estranguló hasta dejar inconsciente a una de las víctimas o arrojó líquido hirviendo a la segunda, que sufrió graves quemaduras. 

La Guardia Civil detenía en marzo de 2016 a Berry por presuntos abusos sexuales a una familiar, que él siempre negó. Por falta de indicios que demostraran su culpabilidad, el empresario fue absuelto y años después, cuando lo arrestaron de nuevo para extraditarlo, proclamó su inocencia en un carta que dirigió a los padres de sus alumnos del King Richard III. El condenado fue arrestado por segunda vez en Mallorca en 2019 y aunque se negó a su extradición a Escocia, finalmente un juez la autorizó. Ahora se encuentra pendiente de la decisión de la Justicia Escocesa, que podría condenarle a cadena perpetua por sus delitos.

COMPARTIR: