25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A la mujer, de 39 años, se le perdió la pista hace ocho días en Cornellá, donde fue desde Viladecans para realizar unas gestiones

La última persona que vio a Janet Jumillas, la desaparecida en Cornellá, afirma que estaba con otra mujer y dos niños

Janet Jumillas, la mujer desaparecida en Cornella
Janet Jumillas, la mujer desaparecida en Cornella
La desaparición de Janet Jumillas en Cornellá hace ya ocho días sigue siendo una incógnita. Mientras que la Policía investiga "a dos hombres" de los que no han trascendido más datos, el entorno de la mujer sigue aportando datos de ella previos a que desapareciese, como este nuevo testimonio de la última persona que la vio.

Ocho días después de su desaparición, las pistas sobre el posible paradero de Janet Jumillas son escasas. A la mujer, de 39 años, se le perdió el rastro cuando fue con su coche, un Renault Megane blanco, de Viladecans, donde reside, a Cornellá, a once kilómetros. Tenía que hacer unas gestiones en una oficina de Hacienda y había quedado en Viladecans con un sobrino para desayunar, pero nunca más se supo.

Sus cuatro hermanos y otros familiares aseguran que ella "nunca se iría voluntariamente" y que la Policía "está haciendo poco", ya que fueron ellos y no los Mossos quienes hallaron el coche de Janet en Cornellá. Sus amigos Martina y José recelan de Aitor, un conocido de la desaparecida que la visitó en su casa la noche anterior a que se le perdiera el rastro, mientras que se investiga a "dos hombres", de los que no han trascendido más datos, aunque la Policía coteja también a exparejas de la mujer desaparecida.

Ahora ha aportado su testimonio Belinda, una vecina que pudo ser la última persona que vio a Janet, que dice que la vio en Viladecans, en la calle, con una mujer y dos niños que no cree "que fueran sus hijos porque debían de estar en el colegio". Así es, puesto que Janet dejó a su hijo de 9 años en el colegio antes de ir a Cornellá, no así a la pequeña de 5 años, que se quedó en casa con sus abuelos porque estaba mala y tenía fiebre.

Esta versión de Belinda coincide en parte con la de otros vecinos, que mantienen que entró a una tienda china antes de desplazarse a Cornellá. Lo cierto es que ocho días después de desaparecer, la incertidumbre y la duda son las únicas realidades de este caso.

COMPARTIR: