14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se ha conocido el fallo de una última sentencia sobre una estas agresiones, un ataque de índole sexual dentro de la prisión de Gran Canaria

Se eleva ya a 126 las agresiones en seis meses a funcionarios en las cárceles españolas, la última por acoso sexual a una trabajadora

Salto del Negro
Salto del Negro
La situación en las cárceles españolas sigue siendo caótica y peligrosa para sus trabajadores. Desde el 6 de diciembre de 2018 se han cometido un total de 126 agresiones con resultados de lesiones. Ahora se ha conocido el fallo de una sentencia sobre una estas agresiones. En este caso se trata de una ataque de índole sexual dentro de una prisión, lo que pone el foco sobre la total desprotección de las trabajadoras.

El Juzgado de lo Penal 6 de Salamanca, en la sentencia 57/2019, ha condenado a dos años y cuatro meses de prisión y a una medida de dos años de libertad vigilada como autor de dos delitos de abusos sexuales a J.M.A.M, actualmente en libertad, por los hechos acaecidos en la prisión provincial de Las Palmas de Gran Canaria conocida como El Salto del Negro. Estos hechos ocurrieron el 27 de noviembre de 2017, cuando cumplía éste condena en el penal capitalino de la isla de Gran Canaria.

Ese día J.M.A.M, según la cita sentencia, “acometió por la espalda a la funcionaria de vigilancia del Módulo de Enfermería para cogerle fuertemente los glúteos con ambas manos, no desistiendo de su actitud hasta que se produjo la acción defensiva de la empleada pública que se enfrentó al interno exigiéndole explicaciones”.

Así mismo este tribunal también sentencia lo ocurrido el ocho de junio de 2018, cuando el ahora condenado, aprovechando idéntica ocasión en el patio del Módulo 9, logra ocultarse de la presencia de la funcionaria que hacía observación en el patio, sale del vestíbulo para así acercarse por la espalda y tocarle con profusión la nalga derecha con las dos manos. Indicar que el encausado no acudió a la vista oral y se desestimaron la eximente o atenuante de haber obrado por tener alteradas sus facultades mentales, tal como solicitaba el abogado defensor. Los informes emitidos tanto por la médica forense como por la especialista en psiquiatría corroboran que no presenta patología mental “siendo su diagnóstico más probable el de la simulación”.

Interior prisión Salto del Negro

Por los daños morales ocasionados a las dos empleadas públicas, la resolución lo condena a pagar a cada una de ellas trescientos euros de indemnización. La sentencia ha sido recurrida en apelación ante la Audiencia Provincial.

Fue en 2007, con Mercedes Gallizo Llamas al frente de las prisiones españolas, menos Cataluña que tiene transferidas sus competencias, cuando en el área de Vigilancia ya no se diferenciaría por sexos el acceso al Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias. A partir de ese año las prisiones españolas harían efectiva la igualdad de hombres y mujeres que ingresan en la institución penitenciaria con la tarea de guardar, custodiar y rehabilitar a una población reclusa donde actualmente sólo el 7,67% de las más de 59.404 personas recluidas son mujeres.

Esta incorporación en igualdad de condiciones al trabajo del interior de las cárceles no ha sido un elemento novedoso ya que son mayoría en las nuevas incorporaciones al Cuerpo Sanitario, en el ámbito del Trabajo Social o de los Técnicos de II.PP. para todos, hombres y mujeres, Acaip (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) reclama insistentemente la condición de Agente de la Autoridad que permita disuadir a los internos de acometer estas conductas hacia las trabajadoras de Instituciones Penitenciarias y que sirva para disminuir las agresiones físicas y morales que diariamente sufre el personal penitenciario.

COMPARTIR: