20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cientos de personas se han manifestado en la capital Asturiana a favor de lo padres del bebé y consideran que la Fiscalía se "ha precipitado"

La familia de Noé, el 'niño milagro' de Oviedo, pide que les devuelvan las custodias de sus hijos

Una familia de etnia gitana en Oviedo lleva un mes y medio reclamando que les devuelvan la custodia de sus dos hijos. Los hechos se remontaron al pasado 31 de julio cuando, tras llamar a una ambulancia al advertir un malestar en su hijo pequeño Noé de cuatro meses. El hospital dio parte al Juzgado por lo que se conoce como 'síndrome del bebé zarandeado'. Se les retiró la custodia pero ambos afirman que sin ninguna base y han recibido el apoyo de cientos de personas.

Noé Rosilla es conocido en Oviedo como 'el bebé milagro de La Corredoira' en referencia al popular barrio de la capital asturiana. El menor permanece desde el pasado mes de julio tutelado en un centro de menores por orden de la Fiscalía del Principado de Asturias. 

Los hechos ocurrieron de la siguiente manera. El 31 de julio, los padres de Noé vieron como éste empezó a llorar de manera que les hizo sospechar que algo pasaba. Llamaron a un ambulancia y, tras comprobar que el bebé no respondía ni siquiera a cuando se le ponía un biberón, lo trasladaron al hospital, donde le detectaron 'Síndrome del bebé zarandeado' y dieron parte al Juzgado. 

Tras presentarse la Policía en la casa del matrimonio procedió a su detención durante 72 horas por "presunta violencia en el ámbito familiar". Mientras, tanto el pequeño como su hermana mayor, Mireya, de 18 meses, pasaron a ser tutelados por orden de la Fiscalía por los  Servicios Sociales del Principado de Asturias. 

Por otro lado, los problemas que llevaron al ingreso del pequeño parece que tan pronto como llegaron se fueron. De ahí que en su barrio lo conozcan como el 'niño milagro'. 

 

El pasado 8 de septiembre en Oviedo se concentraron cientos de personas para reclamar una solución para esta familia que "sólo quiere volver a la normalidad": Entre las personas que acudieron destaca Antonio Martín presidente del Movimiento Nacional Gitano. "Si he decidido apoyarles es porque creo en su historia y es evidente que no hay ningún informe pericial que sustente las decisiones que se han tomado. Por otro lado, se les tomó declaración sin presencia de su abogado y no se ha cumplido con la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Nunca han ejercido la violencia sobre sus dos hijos; son un matrimonio excepcional", explica en conversación con Elcierredigital.com. 

Mientras tanto, los padres siguen a la espera de un juicio en el Juzgado de lo Penal nº 3 de Oviedo y llevan mes y medio sin poder ver a sus pequeños que además, están separados. La mayor se encuentra en un centro de Oviedo y Noé en Gijón. "Esto es especialmente cruel para Mireya que tiene un año y medio y es más consciente de las cosas. Es una crueldad tenerla lejos tanto de sus padres como de su hermano pequeño", recalca Antonio Martin

COMPARTIR: