20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La familia de Eleazar ha fundado una plataforma en redes sociales para que “el caso no caiga en el olvido”

Un minuto de silencio ante El Molinón por el joven gijonés fallecido tras un altercado durante el partido de la selección

Un minuto de silencio por Eleazar ante El Molinón.
Un minuto de silencio por Eleazar ante El Molinón.
A las doce del mediodía de este domingo cientos de personas recordarán a Eleazar ante la puerta 16 del estado de fútbol El Molinón. El joven gijonés de 30 años acudió hace una semana al partido que disputaba la selección española. Eleazar salió un momento del recinto y al volver, se dio cuenta de que su entrada la tenía su padre. Ante la negativa del equipo de seguridad de dejarle entrar, intentó forzar su entrada hasta que al final llegó la Policía. Eleazar moría de un infarto tras el partido.

La familia del joven gijonés Eleazar García, fallecido en El Molinón tras un partido de la selección, exige justicia y que se conozca la verdad. El joven de 30 años falleció en un centro de salud al que fue trasladado después del encuentro de fútbol ya que sentía mal. Mientras, este domingo al mediodía, la familia, muy afectada, ha convocado un minuto de silencio ante la puerta 16 del estadio de fútbol El Molinón.  Quieren recordar a Eleazar y quieren conocer la verdad de lo que pasó el 8 de septiembre el el estadio deportivo.  

Eleazar con su familia en el partido de la selección. 

La familia de Eleazar García, y acaba de fundar una plataforma en redes sociales llamada "Unidos por la justicia para Eleazar", que ayer supera ya el millar de seguidores. No quieren que “el caso caiga en el olvido” y exigen que se investigue qué causó la muerte del joven, que falleció de un infarto en el centro de salud de su barrio poco después del incidente en el partido.

Fue un trágico altercado en el que el joven, quien tenía un discapacidad intelectual del 75 por ciento se vio envuelto. Eleazar, según ha relatado su tío Diego,  se despistó tras entrar en el estadio. Su padre y hermano le perdieron de vista durante un momento y el joven salió a la calle. Cuando quiso volver a entrar para ver el partido, el equipo de seguridad de El Molinón no le dejó porque no tenía la entrada, la guardaba su padre. Al parecer, el joven intentó entrar saltando los tornos y tuvo un altercado con una trabajadora del estadio.  El equipo de seguridad llamó entonces  a la Policía Local, según el  tío de la víctima. Varios agentes se desplazaron hasta el lugar, redujeron a Eleazar y se lo llevaron detenido posteriormente.

El tío de la víctima cree que la Policía pudo haber empleado la violencia para reducir a Eleazar.  Cuando estaban de camino a comisaría Eleazar se empezó a encontrar mal y decidieron llevarle al hospital más cercano, el Centro de Salud Parque-Somió, donde  tras llevarle dentro cayó desplomado. Los médicos trataron de reanimarle durante más de media hora pero   falleció a causa de una parada cardiorespiratoria.

 

El joven fallecido no podía volver a acceder al estadio porque no llevaba su entrada. La tenía su padre que estaba dentro. 

La Asociación de Vigilantes de Seguridad (Arsepri) emitió un comunicado tras los hechos lamentando lamentando la muerte de Eleazar y envió su “más sincero pésame a la familia”, pero aseguró que el joven había empleado violencia. “El joven era una persona con discapacidad intelectual que salió del estadio unos minutos e intentó acceder por otra puerta que no le correspondía. El personal que controlaba el acceso y el personal de seguridad le denegaron la entrada por dicho motivo, pero accedió de manera brusca al recinto", reza el comunicado.

"El personal de seguridad le cerró el paso y lo sacó al exterior. Tras ello volvió a acceder saltando el torno y echando a correr, al intentar detenerlo de nuevo, comienza a agredir al personal de seguridad, quien lo expulsa de nuevo y es cuando interviene la Policía Local tras detenerlo los vigilantes de seguridad”, aseguran desde Arsepri  y concluyen que serán las cámaras de seguridad las que demostrarán la verdad.

COMPARTIR: