17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El acusado denunció falsamente en 2015 una violación en un pueblo de Albacete, pero su relato poco creíble evidenciaba que se trataba de una invención

Un hombre se enfrenta a un año y medio de prisión por inventarse otra agresión sexual múltiple

Juzgados de Albacete.
Juzgados de Albacete.
El Juzgado de lo Penal número 3 de Albacete juzgará este lunes, 13 de septiembre, a un hombre acusado de denunciar falsamente en 2015 una agresión sexual en un bar de Ossa de Montiel, así como otra agresión grupal horas más tarde, como también la extracción de su cuenta bancaria de todo su dinero.

En el Juzgado de lo Penal nº 3 de Albacete tendrá lugar un juicio este lunes 13 de septiembre contra un hombre por denuncia falsa. Un tema, el denunciar con premeditación delitos especialmente graves, como las supuestas agresiones sexuales sufridas, que se ha puesto de actualidad tras el falso ataque y paliza homófoba de Madrid.

La historia del acusado en Albacete es, si cabe, aún más rocambolesca, según la información a la que tenido acceso el diario El digital de Albacete. Así, el 27 de marzo de 2015, A.M.M. "mayor de edad y con antecedentes penales no computables a efectos de reincidencia en la presente causa, denunció ante la Guardia Civil de Villarrobledo, siendo consciente de la inveracidad de los hechos, a J.M.N.L. manifestando que el 26 de noviembre de 2014, tras darle a oler una sustancia que le dejó inconsciente, le había agredido sexualmente penetrándole por vía anal en el bar de Ossa de Montiel, y le obligó a sacar 500 euros del cajero en la madrugada del día 27, volviendo a agredirle sexualmente en el domicilio de otro varón, junto a otros hombres que participaron en la segunda agresión", según consta en el escrito de la acusación al que ha tenido acceso elcierredigital.com.

Tras esa denuncia se incoaron las diligencias previas en el Juzgado de Instrucción nº 2 de Villarrobledo, en las cuales se dictó auto de sobreseimiento provisional con fecha 2 de marzo de 2016, en que se señala que "no existen indicios de que el denunciado agrediera sexualmente al denunciante (...) Tras la práctica de las diligencias pertinentes resulta que el hecho denunciado no ha quedado acreditado, ni siquiera indiciariamente. Todos los testigos han negado contundentemente los hechos relatados por el denunciante, destacando las declaraciones de las camareras, L. M. R. y P. M. S,  quien afirmó que el local no se cerró antes por el incidente, sino que lo hizo en su horario habitual, que no vio al denunciante en el baño con los pantalones y calzoncillos bajados y el ano al aire, y que era imposible que las puertas del baño estuvieran abiertas, ya que tienen un cierre automático con un muelle. Según los extractos del banco, las dos retiradas de dinero realizadas por el denunciante se hicieron por éste el día 27 de noviembre a las 14.41 horas, es decir, al día siguiente y en un horario muy diferente al afirmado por el denunciante", añade el escrito. 

Imputacion grave de falso delito

Además, la Fiscalía señala que "el denunciante ha tardado 4 meses en presentar denuncia, lo que supone entre otras cosas la imposibilidad de hallar vestigios físicos de la agresión y el parte médico es de 27 de marzo de 2015". 

Por todo ello el Ministerio Fiscal le acusa de "haber imputado falsamente un delito grave" y pide para él un año y nueve meses de prisión además de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y en concepto de responsabilidad civil un indemnización de 8.000 euros por daños morales causados al hombre al que denunció de forma falsa, además de el pago de las costas.

COMPARTIR: