22 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Fiscalía tampoco ha pedido su ingreso en prisión preventiva durante la declaración

Libertad sin medidas cautelares para Ángel, el hombre que ayudó a morir a su mujer, enferma terminal

Ángel Hernández atiende a los medios tras quedar libre / Europa Press.
Ángel Hernández atiende a los medios tras quedar libre / Europa Press.
La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 36, en función de guardia de detenidos, ha acordado en la noche de este jueves, 4 de abril, la puesta en libertad sin medidas cautelares de Ángel Hernández, de 70 años, el hombre arrestado por haber ayudado a suicidarse a su mujer, María José Carrasco, de 62, aquejada de esclerosis múltiple desde los 32 años y en fase terminal, según ha informado el Tribunal Superior de la Justicia de Madrid (TSJM).

Ángel Hernández, de 70 años, ha quedado en libertad tras haber sido detenido por ayudar a morir a su mujer, María José Carrasco, de 62 y enferma terminal desde hace tres décadas. La Fiscalía, durante la declaración, tampoco ha pedido su ingreso en prisión preventiva, han indicado fuentes cercanas al caso.

Sobre el detenido pesa una imputación inicial de la supuesta comisión de un delito de cooperación al suicidio y durante su comparecencia ha reconocido los hechos objeto de investigación. La magistrada no ha acordado medida cautelar alguna para Ángel, si bien tiene la obligación de acudir al Juzgado tantas veces cuanto sea requerido en el transcurso de la investigación judicial.

Además, la jueza ha inhibido sobre el Juzgado de Instrucción nº 25 de Madrid, que es el órgano que conoce del procedimiento, dado que es el que se encontraba de guardia de diligencias cuando se conocieron los hechos y, por tanto, el que ha procedido al levantamiento del cadáver.

El arrestado, Ángel Hernández, español de 70 años, ha pasado a disposición judicial a las 18 horas de este jueves y ha declarado ante el Juzgado número 36 durante varias horas. Pasadas las 22 horas ha salido por la puerta de los Juzgados de guardia y ha atendido a los medios de comunicación después de pasar la noche en los calabozos de la comisaría del distrito madrileño de Tetuán.

Su abogada, Olatz Alberdi, ha explicado que van a pedir todos los atenuantes que sean posibles para evitar el ingreso en prisión de su representado y que solicitarán el indulto si es necesario. Precisamente, el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado en la noche del jueves que no descartaba indultarle. "El Gobierno y yo mismo, si tengo ese compromiso, también tendré esa sensibilidad y proximidad política de decisión con el marido", ha sostenido.

Ángel Hernández tras abandonar los Juzgados / Europa Press.

Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, había indicado que si llega al Gobierno tras las próximas elecciones generales, le indultaría porque lo que ha hecho, a su juicio, es un "acto de humanidad".

Los agentes del Grupo V de Homicidios le detuvieron en su propia casa, después de que él mismo llamará a las 14.50 horas al 112 informando de la muerte de su esposa. La Policía se personó en la casa, ubicada en la calle Federico Carlos Sáinz de Robles, en el madrileño distrito de Moncloa-Aravaca. El SUMMA solicitó un indicativo porque en el interior de la vivienda había una mujer fallecida.

El arrestado, según fuentes policiales, manifestó que le había suministrado una sustancia para provocarle la muerte a su mujer porque se encontraba en fase terminal de su enfermedad de escleroris múltiple. La víctima se llama María José Carrasco, es de nacionalidad española y nacida en 1957.

La mujer estaba enferma de esclerosis múltiple desde los 32 años y su marido quiso ayudarla a morir porque así lo deseaba ella. Durante todo este tiempo, habría estado dependiendo de los cuidados de su pareja, que le administraba morfina para ayudarle a calmar los dolores. Además, el propio día de la muerte el hombre grabó un vídeo en el que la esposa le pedía que acabara con su vida. "Cuanto antes, mejor", indicó la ahora fallecida.

"Que sea por los demás"

Ángel Hernández señaló tras quedar en libertad que "a mí no me llegó la eutanasia, que sea por los demás". Minutos después de las 22 horas, ha salido de los Juzgados de Guardia de Plaza de Castilla, donde un gran número de periodistas le esperaba. Sus primeros palabras ha sido para agradecer a los medios porque entiende que su proceso de declaración ante el Juzgado, previsto para este viernes, se ha adelantado a esta tarde gracias a su apoyo.

"He declarado todo lo hice por mi mujer y ahora me encuentro afectado y asumiendo su fallecimiento. Los funcionarios y la Policía ha empatizado conmigo, se han portado muy bien y estaban de acuerdo conmigo; me lo han dicho expresamente", ha manifestado.

Ángel ha señalado que todo lo que hicieron "viene de lejos" y asume que él "le dio el producto" que acabó con su vida aunque desconoce cuál será su proceso judicial. "Mi mujer me lo ha pedido siempre y en los últimos cuatro meses me lo pedía constantemente. Mi mujer cuando lo decidimos me lo comentó: 'A mí no me va a llegar la eutanasia, que sea por los demás'".

Preguntado por si podía convertirse en un referente de la lucha por la muerte digna, el acusado ha señalado que no sabe si lo será, pero ha pedido a los medios "que se dediquen a la gente que tiene este problema porque su aunque su mujer ha fallecido y en parte ya no le hace falta, hay mucha gente que está en la misma situación y hay que ayudarla".

Respecto al proceso judicial que ahora se abre, Ángel ha recordado que le han dado la libertad sin fianza, pero ahora será el juez instructor que le corresponda "el que decida lo que me tiene que aplicar". Ahora irá a su casa, se duchará y dormirá porque no lo ha hecho en las últimas 48 horas. También preparará el funeral de su mujer, que se encuentra ahora en el Instituto Anatómico Forense, que será incinerada "sin espectáculos".

Con el hermano de su mujer

El protagonista ha estado acompañado de su abogada y del hermano de su mujer fallecida, Carlos, que ha estado apoyándoles en muchos momentos. "Ahora hay que apoyarle a él para que todo este tiempo que ha dedicado a su mujer en la situación que estaba lo dedique un poco para él, que falta le hace", ha concluido.

Por su parte, la abogada del acusado, Olatz Alberdi, ha reiterado que tanto los funcionarios judiciales como los policías han tratado a Ángel "de forma exquisita", "Él estaba muy mal esta mañana y ahora está entero dentro de la gravedad", ha añadido.

Sobre la estrategia judicial que seguirán, la letrada ha indicado que espera que le apliquen ciertos atenuantes como la confesión y que no entre en prisión. Según ha explicado, está acusado de un delito de asistencia al suicido, lo que implicaría una posible rebaja de dos grados, es decir, que de la pena inicial que se aplica a este delito, de 6 a 10 años de cárcel, podría quedarse en dos o menos. En caso de que sea condenado también barajarían pedir el indulto.

COMPARTIR: