25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Justicia decide investigar el suceso tras del informe de Carmen Balfagón, criminóloga, en el que se pedía revisar cámaras e interrogar a testigos

Reabren el caso del joven arrollado por un tren en Alpedrete para investigar los 'cabos sueltos'

Apeadero de Los Negrales, Alpedrete.
Apeadero de Los Negrales, Alpedrete. / Jonathan Moedano, fallecido al ser arrollado por un tren en Alpedrete.
La Justicia ha reabierto el caso de Gerardo Jonathan, un joven de 18 años fallecido en 2021 al ser arrollado por un tren en Alpedrete. Después de que la investigación de su muerte se cerrara declarando que fue un accidente, la madre del chico pidió la reapertura del caso a través de un informe criminológico del despacho de Carmen Balfagón. La experta explica algunas de las evidencias que no se investigaron en su momento y que ahora podrían esclarecer las causas de esta muerte.

El Juzgado número 7 de Collado Villalba, en Madrid, ha considerado reabrir el caso de la muerte de Gerardo Jonathan Moedano, arrollado por un tren entre las estaciones de Alpedrete y los Negrales –del trayecto Villalba-Segovia– el pasado 29 de mayo de 2021. El cuerpo sin vida del joven de 18 años fue localizado sobre las nueve de la noche en las vías, a la altura de Los Llanos, cerca de una zona abandonada donde había participado en un botellón con más personas.

A pesar de que este caso se encontraba sobreseído por la Justicia, que determinó que "la muerte de Jonathan fue un accidente", la madre del joven no se dio por satisfecha y pidió que se investigara de forma más concreta lo que le sucedió a su hijo. Por ello, la mujer contactó con el Despacho Criminológico Jurídico Balfagón y Chippirrás, que presentó un escrito al juez con algunos de los cabos sueltos en la investigación de la muerte del chico.

Ahora, el juez ha reabierto el caso teniendo en cuenta los requerimientos del informe criminológico que solicitaba la "revisión de los vídeos de las cámaras de seguridad que no se habían examinado en su momento". También se requería que se "interrogara a las personas que no habían testificado entonces y que se aclararan los informes de la autopsia".

El juez ha decretado investigar todos estos asuntos y, según expresa a elcierredigital.com Carmen Balfagón, "ya se ha dado orden a la Guardia civil para que se investigue a los componentes de un chat de Whatsapp en el que se hacían comentarios relacionados con lo sucedido con Jonathan".

Según explicaba a elcierredigital.com la criminóloga, "hemos elaborado un informe que recoge la petición de la madre del joven con la que pretendemos que el juzgado realice una serie de diligencias que hasta el momento no se han llevado a cabo". Tal y como indica Balfagón, estas nuevas diligencias consistirían en "tomar declaración a otras personas que estuvieron con él hasta el momento de su muerte para ver qué es lo que pasó exactamente".

Un caso que podría tener más pistas

En el ámbito criminológico, según explica Carmen Balfagón en una llamada telefónica con elcierredigital.com , "no hay que olvidar que, tal y como señala la doctrina, cuando se produce un arrollamiento en la vía férrea y se encuentra un cadáver hay que descartar tres supuestos: que sea un accidente, un suicidio o una simulación de homicidio".

En el caso de la muerte del joven de 18 años Gerardo Jonathan, se llevaron a cabo una serie de actuaciones policiales que terminaron con el sobreseimiento de la causa y estableciendo que se trataba de un accidente. "En principio se dice que es un suicidio y luego concretan que es un accidente", aclara Balfagón. Cuando murió, el chico estaba participando en un botellón en una zona cercana a las vías pero, como apunta la criminóloga, "no sabemos qué es lo que pasó exactamente".

Tren circulando por un tramo de vía en el municipio madrileño de Alpedrete.

Según recalca Carmen Balfagón, en las primeras investigaciones "se tomó declaración exclusivamente a cinco personas, aunque en el sumario aparecen tan solo cuatro". Por ello, el despacho criminológico jurídico Balfagón y Chippirrás solicitaba en su informe que el juez conviniera llamar a testificar a los presentes en dicho botellón.

Otra de las pruebas que podría esclarecer las causas de la muerte de Gerardo Jonathan son las cámaras de seguridad ubicadas en la intersección entre la Autovía 6 y la entrada a la estación de Los Negrales. Según Balfagón, "es muy llamativo que no se hayan visionado los vídeos que pudieron grabar todo lo que ocurrió, y si se llegaron a ver, no figuran en el sumario".

Tal y como relata Carmen a elcierredigital.com: "A las dos horas del accidente se pensó que podía ser un suicidio, pero no se hizo autopsia psicológica para saber si el chico estaba atravesando un mal momento, o si habló con la madre o con amigos y compañeros del tema. Al final todo quedó en un accidente". Y añade que en estos momentos la madre del joven "solo pretende que se aclaren las circunstancias en las que su hijo apareció debajo del tren". Quizá con la reapertura del caso se conozcan muy pronto.

COMPARTIR: