22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La investigación se cerró por orden del Juzgado en febrero de 2021 tras pedir sus familiares que se volviese a indagar en las causas del fallecimiento

Las pruebas presentadas por la familia de Cristina Ortiz, "la Veneno", para reabrir la causa

Cristina Ortiz en la televisión.
Cristina Ortiz en la televisión.
El 14 de diciembre de 2020 se expidió una providencia por un juzgado de Madrid donde se daba por recibida una comunicación oficial de un policía, exagente en la Comisaría de Tetuán, detallando los errores cometidos en la instrucción de la muerte de Cristina Ortiz, la Veneno. Esas pruebas y otras aportadas por la investigación privada de la familia de Cristina cayeron en saco roto, hasta ahora.

Entre las pruebas referidas por este agente al juzgado se destacaban varias negligencias, "del hospital por no haber avisado a la Policía del ingreso de Cristina", "negligencia de los sanitarios que la recogieron en su domicilio". Este agente de policía explica que, tras tener conocimiento de lo ocurrido, "se dio orden inmediata de custodiar el domicilio y se lo encuentran abierto y revuelto". Por tanto, las pruebas que pudieran recabar se encontraban "alteradas, ya que el inicio de la cadena de custodia había sido claramente vulnerado".

Las pruebas también hacen referencia a que "la noche anterior a la supuesta fecha de los hechos, la Sala del 091 recibió una llamada en horario nocturno en la que Cristina pedía socorro, pues al parecer, su pareja la quería matar". Una vez allí Cristina Ortiz se negó a abrir la puerta y los agentes se marchan del lugar. Sin más.

El informe pericial aportado por el criminólogo Óscar Tarruella especificaba que "la muerte de Cristina Ortiz Rodriguez es de origen violento y lesivo-homicida". Asimismo, "el cuadro lesivo y hemorrágico no se corresponde con las muestras hemáticas localizadas, ni tan siquiera en las ropas o el sofá, lo que induce a afirmar una limpieza posterior del escenario". Este informe también critica algunas ausencias, como que se dejasen de "realizar otras prácticas y técnicas tan importantes como la recogida de huellas y vestigios".

Este estudio demostró en su momento que, a pesar de que en el atestado de Cristina Ortiz rezaba la frase "orden de protección", nunca se estableciese la misma para "la Veneno". Se critica también que nunca se llamase a declarar de nuevo "al señor Alín (que vivía con Cristina Ortiz) tras la declaración de una vecina que le observó tirar una bolsa a la basura y que podía ofrecer información sobre el posible móvil que con posterioridad dio origen a la muerte de Cristina Ortiz Rodríguez".

Cristina Ortiz en la televisión.

Los investigadores de Tarruella también llaman la atención sobre el informe oficial de la autopsia que recogía una "equimosis en extremidades inferiores fruto del trastorno vascular sufrido", ante lo que se preguntan "¿qué trastorno vascular?". Asimismo, recuerdan los numerosos golpes que presentaba el cuerpo de Cristina, que fueron omitidos por el forense en su informe oficial: "Equimosis en cara anterior de ambas piernas y en ambas  rodillas, pantorrillas y en dorso de pie derecho", la doctora encargada de la UCI dice en su informe que la paciente ingresada presentaba "un traumatismo craneoencefálico y hematomas en las rodillas y los pies". El acta de inspección ocular de la Policía Nacional también apreciaba "como en las piernas y a la altura de ambas rodillas y pies presenta diversos hematomas de diferentes tamaños". Además el parte del Hospital de La Paz destacaba que Cristina presentaba "heridas inciso contusa frontal derecho, hematomas en evolución en ambas rodillas y regiones pretibiales, dorso pie derecho, segundo y tercero mano izquierda".

Sin embargo, tanto la Fiscalía como la jueza instructora señalan que la Policía refiere la muerte de Cristina como "fortuita" cuando de hecho, según la familia "no existe una sola diligencia en el atestado, que descarte un presunto homicidio", asegura la investigación de la familia.

Entre las pruebas aportadas sostienen que "el dato objetivo es que hay un traumatismo en la cabeza y como Alin dijo que fue por una caída ¿se le cree sin más, vistas todas las contradicciones que hay en su declaración? ¿No puede ese traumatismo deberse a un golpe con un objeto? Resulta intolerable que no se dejara a la Policía investigar el caso con rigor y se procediera al inmediato archivo", concluye el informe pericial encargado por la familia.

Preguntas que se quedarán sin respuestas por la negativa fiscal a incoar nuevas diligencias y del Juzgado en apoyo de la tesis fiscal.

COMPARTIR: