19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Grupo Los Nogales anuncia que se personará como acusación particular para colaborar en el esclarecimiento de los graves hechos denunciados

Paco Polonio, hijo de una anciana de la residencia Los Nogales: "Vi como la azotaban, quieren quitarse de en medio cuanto antes a los viejos"

Residencia 'Los Nogales'.
Residencia 'Los Nogales'.
Paco Polonio sospechaba que su madre estaba siendo maltratada en la residencia de la tercera edad Los Nogales, en el madrileño distrito de Hortaleza. Puso un móvil a grabar y, aunque inicialmente su denuncia fue desestimada en 2016, una segunda denuncia ahora ya ha sido tomada en cuenta por la Fiscalía. Su madre falleció en 2018, pero Paco quiere continuar adelante para denunciar lo que a su juicio ocurre en todas estas residencias de ancianos.

Era una auténtica residencia de los horrores, a tenor de los testimonios y las pruebas. A raíz de destaparse los presuntos casos de malos tratos sobre ancianos en la residencia de la tercera edad Los Nogales, en el distrito de Hortaleza, en Madrid, elcierredigital.com se puso en contacto con Paco Polonio, hijo de una anciana que estuvo allí desde 2015 hasta que falleció en mayo de 2018 a los 85 años. Paco asegura que desde el primer momento vio "cosas que no me gustaban", puesto que su madre presentaba "golpes, torceduras de tobillo o lesiones en las rodillas".

Por esa razón puso un teléfono móvil a grabar en el año 2016 y vio como su madre recibía "seis o siete azotes seguidos" a diario durante al menos tres días. Con esas imágenes acudió a presentar una denuncia, que finalmente fue archivada por el Juzgado ese mismo año. Paco, pese a ello, no se rindió, sobre todo porque continuaron los malos tratos sobre su madre, a quien impedían incluso ver en cualquier horario que no fuese el de las horas marcadas para las visitas. Así, en 2018 volvió a denunciar a la residencia Los Nogales y aportó de nuevo vídeos de los malos tratos, y esa denuncia sí ha sido tomada en consideración, cuando hace ya un año y medio que la madre de Paco falleció.

Fecha de caducidad

Paco Polonio no duda en afirmar que "los viejos en las residencias tienen fecha de caducidad. Duran una media de tres años, tienen que quitárselos de en medio y todas las muertes de ancianos están relacionadas con ese tiempo máximo que deben pasar allí. Les dan mal de comer, sufren malos tratos e incluso pierden el habla, y todo eso influye para ir mermándolos".

Este hombre que perdió a su madre en la residencia hace un llamamiento para que no se quede la investigación solo en tres cuidadores, sino que "se investigue quienes son los accionistas de esas residencias, cuanto se llevan, sus cuentas... que salga eso a la luz, no solo lo que han hecho tres trabajadores".

La empresa lo niega

La empresa de la residencia dice que los hechos descritos en la nota de prensa de la Fiscalía son "deleznables y repugnantes" además de "impropios de gerocultores cuya formación está específicamente orientada. Grupo Los Nogales se personará como acusación particular en el caso del maltrato a dos ancianas en una de sus residencias a la atención y cuidado de personas mayores".

En este sentido, ha explicado que dos de los trabajadores denunciados ya no estaban en la empresa y que el tercero, que hacía suplencias a otros trabajadores, ha sido "inmediatamente" despedido el miércoles, tras conocerse la denuncia. Grupo Los Nogales, por su parte, ha anunciado que se personará como acusación particular en el caso del supuesto maltrato a dos ancianas en la residencia que gestiona en el distrito madrileño de Hortaleza y se ha puesto a disposición de la Fiscalía y del Juzgado que lleve el asunto para colaborar en el esclarecimiento de los hechos. Según la Fiscalía, les retorcían el pecho, les pegaban, les amenazaban, les insultaban y les asustaban diciéndoles que iba a ir el demonio para llevárselas al infierno.

Así lo ha indicado en un comunicado fechado a 10 de abril, donde la empresa explica que ha tenido conocimiento en la mañana del día anterior de la denuncia de la Fiscalía de Madrid contra tres exempleados de una de sus residencias por "presuntos maltratos físicos y psicológicos" a dos ancianas residentes.

La Comunidad de Madrid, por su parte, ha iniciado los trámites para incoar expediente sancionador a la empresa. En concreto, se abrirán dos expedientes: uno desde la Dirección General de Atención a la Dependencia y al Mayor y otro a través de la Secretaría Técnica de la Consejería de Políticas Sociales y Familia.

La incoacción de este expediente queda a expensas de la decisión judicial, dado que la Administración no puede sancionar sin su pronunciamiento, señalaban ayer fuentes de la Consejería de Políticas Sociales.

El pasado 4 de diciembre de 2018, Paco presentó una denuncia ante la Fiscalía en el que ponía de manifiesto la situación de maltrato continuado que venía padeciendo su madre durante su estancia en dicha residencia.

El denunciante aportaba junto a su escrito tres vídeos grabados en el interior de la habitación y ocho fotografías de lesiones que presuntamente habían sido infringidas por el personal de la residencia.

En los vídeos se puede observar cómo una de las personas implicadas echa la cabeza de una de las mujeres hacia atrás "violentamente" mientras la está desvistiendo. En otras imágenes se puede observar cómo le da dos bofetadas en la cara de otra de las ancianas y cómo le quita bruscamente la dentadura postiza a otra de las afectadas por los malos tratos.

COMPARTIR: