28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según han informado a los agentes eran explotadas sexualmente en condiciones de "semiesclavitud" y vivían hacinadas

La Policía Nacional libera a once mujeres asiáticas obligadas a prostituirse en dos locales de Barcelona

Redada policial contra la trata de personas.
Redada policial contra la trata de personas.
La Policía Nacional liberó este miércoles a 11 víctimas de explotación sexual que ejercían en dos locales clandestinos de Barcelona, en condiciones de “semiesclavitud”, tal y como ha informado el cuerpo policial en un comunicado.

En la operación, la Policía detuvo a cuatro responsables de dos locales de alterne, como presuntos autores de un delito relativo a la prostitución, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, así como otras diez personas por presunta infracción a la Ley de Extranjería.

La investigación se inició con una denuncia a través del Servicio de Atención a las Víctimas de Trata de Seres Humanos, en la que facilitaban información relativa a un inmueble y un local en los distritos de Eixample Esquerra y Horta-Guinardó de Barcelona, donde presuntamente explotaban sexualmente a mujeres originarias de China.

Las mujeres estaban sometidas a condiciones infrahumanas y “disponibilidad permanente”, dormían en literas hacinadas en estancias estrechas sin apenas ventilación, junto a fogones y bombonas de butano donde cocinaban, según el comunicado.

Las víctimas habían sido introducidas en España a través de mafias con las que adquirían una gran deuda económica y se veían abocadas a ejercer la prostitución en condiciones de “semiesclavitud” para poder pagar dicha deuda.

Eran captadas ente zonas humildes de varios países asiáticos y, una vez en España, los responsables de la organización criminal les retiraban su documentación, aprovechándose de su estado de vulnerabilidad para imponerles unas estrictas condiciones laborales.

Muchas de ellas carecían de permiso de residencia y trabajo por lo que se veían abocadas a aceptar las condiciones impuestas por los proxenetas, además de que eran rotadas contínuamente entre los inmuebles y sin tener apenas contacto con el exterior.

COMPARTIR: