24 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Todas las imagenes de lo acontecido en el Estadio de Vallecas tras un primer tiempo lleno de insultos al ucraniano Roman Zozulia desde nazi a hijo d..

La suspensión por incitación al odio del Rayo-Albacete abre un serio precedente para el inminente Barça-Madrid

Los Bucaneros lanzaron todo tipo de insultos al jugador del Albacete, Zozoulia.
Los Bucaneros lanzaron todo tipo de insultos al jugador del Albacete, Zozoulia.
La suspensión este domingo del partido que jugaban el Rayo Vallecano contra el Albacete ha sentado un precedente importante de cara al inminente encuentro en la Ciudad Condal entre el Barça contra el Real Madrid, con serios problemas de seguridad y control.Los insultos de los Bucaneros al jugador ucraniano del equipo manchego llamándole “puto nazi” llovieron en el primero tiempo. Imagenes de lo sucedido que da elcierredigital.com. Llegado el descanso,los del 'Alba' se negaron a salir al césped.

Tras la supensión por primera vez en España de un partido de fútbol por los gritos proferidos desde la grada del Estadio de Vallecas, en Madrid, que incitaban al odio con graves insultos hacia el jugador ucraniano Roman Zozulia, el organismo de La Liga emitió un comunicado de inmediato apoyando la decisión del árbitro José Luis López Toca de suspender el partido en el Estadio de Vallecas e insistiendo en que “trabajan para erradicar la violencia, racismo y xenofobia”.  

Ambos equipos, tanto el Albacete como el propio Rayo Vallecano, habían solicitado al colegiado suspender el partido debido a la presión sufrida en el primer tiempo en la que los ultras de Los Bucaneros no pararon de insultar y gritar “puto nazi” al jugador ucraniano del Albacete, Roman Zozoulia.

 

Elcierredigital.com, que estaba presente en el Estadio de Vallecas, pudo comprobar la tensión y agitación que se proyectaba desde la grada de Los Bucaneros hacia el terreno de juego, hacia los jugadores y, en concreto, hacia Roman Zozulia.

De nada sirivió que el árbitro del encuentro, José Luis López Toca, decidiera parar el encuentro en dos ocasiones para advertir de que daría por concluido el encuentro de seguir así. Así, por megafonía del estadio se avisó hasta en dos ocasiones de que si no finalizaban los insultos el partido se acabaría. Pero el árbitro no hizo más. Esperó hasta el descanso sin arriesgarse a interrumpir el partido a pesar de la presión de la grada. Y los jugadores manchegos determinaron no volver al terreno de juego.

El encuentro entre madrileños y manchegos llegó al descanso con empate a cero en el marcador y fue entonces cuando los jugadores del Albacete se negaron a volver al terreno de juego en apoyo a su compañero Zozulia, una persona muy querida en la ciudad manchega. Según La Liga, ambos equipos solicitaron la suspensión.

Roman Zozoulia en una imagen de apoyo al ejército ucraniano, muy criticada en su día por Los Bucaneros. 

Es significativo que en la previa del encuentro, el entrenador rayista Paco Jémez pidiera respeto para el internacional ucraniano si finalmente éste decidía viajar hasta Vallecas. Y es que el equipo del barrio madrileño fue por muy poco tiempo su casa. En 2017 el Rayo fichó a Zozulia procedente del Betis.

Sin embargo, la afición más radical se movilizó y presionó para evitar esa  operación por su supuesta vinculación con la ultraderecha de Ucrania. Los ultras de los Bucaneros, una de la peñas más bulliciosas de Vallecas vinculada con la ultraizquierda española, logró su objetivo. Según los seguidores rayistas, el ucranio era simpatizante de la ultraderecha y se relacionaba con ella. Surgieron imágenes del delantero posando con simbología nazi y fascista, algo que según Los Bucaneros no concordaba con los valores tradicionales del club rayista.

El jugador tuvo que volver al Betis, equipo que lo  había cedido al Rayo, y se quedó sin jugar el resto de la temporada. En esa ocasión lo lograron. También hace dos temporadas cuando Enrique Martin al frente del Albacete lo dejó descansando en la ciudad manchega. Ahora quería jugar y se desplazó con el equipo a Vallecas   

Este domingo, la afición del Rayo Vallecano estaba en las gradas lanzando graves cánticos que incitaban constantemente al odio para luego, tras conocerse la supensión, el entonar "era una broma, Zozulia era una broma".  Algo ya irrelevante ante una actitud previa totalmente beligerante. 

Un escandalo en el fútbol español que sienta un serio precedente e importante de cara al inminente encuentro en la Ciudad Condal entre el Barça contra el Real Madrid, con serios problemas de seguridad y control de afición, con posibles cánticos y pancartas que pueden incitar al odio.

Un hecho que puede volver a suceder este próximo miercoles. Por primera vez los propios jugadores no han cedido a los cánticos de odio e insultantes hacia su compañero y se ha suspendido un encuentro de fútbol. Algo que también puede pasar en el Estadio del Camp Nou en Barcelona. 

COMPARTIR: