11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Hasta el año pasado manejaban el 70 por ciento del hachís que entraba por el Estrecho y tenían un patrimonio de entre 20 y 30 millones de euros

Antonio Tejón, el pequeño del Clan de los Castañas, detenido nada más salir de la cárcel acusado de blanqueo

Detención de Antonio Tejón, el Castaña.
Detención de Antonio Tejón, el Castaña.
Antonio Tejón fue detenido en junio de 2018, mientras que su hermano Francisco “Isco” fue cogido en octubre del mismo año, ambos en la Línea de la Concepción (Cádiz), por lo que la caída de Los Castañas parecía inevitable. Salieron de la cárcel en 2019 pero fueron detenidos de nuevo y ahora Antonio es detenido de nuevo cuando dejaba la prisión de Albolote, acusado de blanqueo de capitales.

Muy poco le ha durado la libertad a Antonio Tejón, líder junto a su hermano Isco del clan de "Los Castañas" dedicado al tráfico de hachís en el Campo de Gibraltar. Este viernes unos segundos después de salir de la prisión de Albolte fue detenido de nuevo por la Guardia Civil, en el marco de una investigación bautizada como Pristina, de blanqueo de capitales. El pequeño de "los Castañas" fue puesto en libertad tras un error de forma en la prórroga de su prisión provisional.

Según la Guardia Civil, el clan de "los Castañas" realizaba numerosas transferencias repetitivas entre las cuentas que gestionaban. Estas cuentas superarían los dos millones de euros, dinero supuestamente obtenido del tráfico de hachís en la zona del campo de Gibraltar. Además, la Guardia Civil realizó registros en domicilios en Algeciras, Sevilla y Los Barrios (Cádiz).

El menor de los dos hermanos, Antonio, que forman el 'clan de los Castañas' fue arrestado por la Policía Nacional en junio de 2018 en La Línea, su ciudad natal. En ese momento, Antonio Tejón se encontraba en busca y captura desde febrero de 2017, tras haber huido durante un tiempo a Marruecos.

 

Tanto él como su hermano Francisco ya habían sido puestos en libertad en octubre de 2019, cuando se emitió un auto por el que se fijaba una fianza de 200.000 euros para Antonio y 120.000 para su hermano, conocido como Isco.  Un mes después, en noviembre de 2019, la Sección de Algeciras de la Audiencia Provincial de Cádiz volvía a decretar el ingreso en la cárcel de los dos hermanos. Francisco estuvo ese día en la Sala y se le trasladó a prisión tras la vista celebrada. 

Mientras, Antonio asistió por videoconferencia. Se encontraba ya en Albolote por otras causas anteriores por las que cumplía condena.

La puesta en libertad tras pagar la fianza causó un profundo malestar en las asociaciones de la Benemérita y de la Policía Nacional. La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) en Algeciras manifestaron entones que “esto es un paso atrás, nos dejan a los pies de los caballos con hechos como este”.  El Sindicato Unificado de Policía (SUP) también mostró su rechazo al dictamen.

Los_Castanas_2

Francisco Tejón en un videoclip de Clase A

“Los Castañas” han sido unos de los narcotraficantes más peligrosos que han operado en el sur de España. A ellos se le atribuía entre el 60 y 70 por ciento del hachís que llegaba procedente de Marruecos que entraba por el Campo de Gibraltar. Por eso, el enfado de los cuerpos de seguridad que han estado durante muchos años tras ellos cuando fueron puestos en libertad en 2019, aunque los detuvieron poco después de nuevo.

“Seguro que antes de entregarse (en referencia a Isco) lo ha dejado todo bien atado y ha puesto a alguien de confianza al frente, por lo que es muy probable que el clan continúe la actividad, aunque con otras personas al frente mientras Los Castañas estén en prisión”, afirmaba el año pasado Javier López, responsable del SUP en La Línea.

Historia de Los Castañas

El clan conocido como “Los Castañas” fue la principal banda de narcotraficantes de la zona de La Línea. En febrero de 2019, este grupo, fue el responsable de asaltar el Hospital de La Línea para liberar a uno de sus miembros que había sido detenido.

La magnitud del cártel que montaron los dos hermanos era tan grande que consiguieron agrupar a seis bandas que hasta el día de hoy actuaban de forma independiente. Esto hizo saltar las alarmas a los encargados de la lucha antidroga.

Antes de entregarse, Francisco Tejón,  hermano mayor y líder del clan, apareció en un videoclip del cantante de origen cubano Clase A. En el vídeo se pueden apreciar imágenes de las famosas orgías que realizaban en uno de los chalets que posee al sur de España, mezcladas con tramos de montaje musical. En octubre de 2016, los hermanos Tejón tenían una fortuna valorada entre 20 y 30 millones de euros gracias, en parte, a las toneladas de alijos de hachís que controlaban en las playas del Campo de Gibraltar.

 

Para su negocio "Los Castañas" usaban teléfonos encriptados de dos y tres mil euros con sofisticados equipos de transmisión por satélite. Esto ayudaba a que sus señales no fueran interceptadas y podían dar directrices sin miedo a los pilotos de sus lanchas, para que transportaran la droga a los puntos que vigilaban en la costa. Gracias a este dispositivo también hacían posible que los cargadores que estaban en la arena transportaran el material en fardos a bordo de todoterrenos robados.

Los_Castanas_4

Antonio Tejón tras su detención

“Los Castañas” llegaron a tener tanto poder que podían costearse numerosos viajes a Cuba, visitaban el Santiago Bernabéu para presenciar “el clásico” entre el Real Madrid y Barcelona e incluso celebraban fiestas con alcohol y prostitutas, donde les acompañaban tres policías a sueldo.

El 70 por ciento del hachís del Estrecho

‘Los Castañas’ controlaban casi el 70 por ciento del tráfico que entraba por el Estrecho del Gibraltar. El porcentaje restante se lo quedaba la competencia, de la que destacaba el marroquí Abdellah el Haj, alias ‘Messi’.

El clan de los hermanos Tejón se dedicaba a intermediar entre los suministradores marroquíes y los clientes europeos. Ellos nunca movían su propia droga.

Los_Castanas_3

Antonio Tejón dando una vuelta con su lancha

Para conseguir éxito en estas operaciones tenían un gran equipo de trabajadores, los cuales recibían 1.500 euros por parte de "Los Castañas" por vigilar los movimientos de la Policía y la Guardia Civil durante las noches. Este personal era reclutado en La Línea y en pueblos de alrededor, porque sabían que nunca les iban a delatar. Estas personas eran primos, amigos y familiares de sus mujeres.

COMPARTIR: