20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ante los dolores que sufría por todo el cuerpo, la víctima suplicó al acusado que le permitiera ir al hospital para ser atendida

Un hombre reconoce que dio una paliza a su pareja, la violó tras una noche de fiesta y la obligó a mentir a los médicos

La Audiencia Provincial de Valencia.
La Audiencia Provincial de Valencia.
Un hombre de Valencia ha reconocido ante un tribunal que después de una noche de fiesta con la que era su pareja, al llegar a casa le propinó una fuerte paliza y posteriormente la obligó a mantener relaciones sexuales con él. La Fiscalía pide provisionalmente para él 17 años de prisión y 20 días de localización permanente por coacciones, lesiones, agresión sexual y vejaciones leves.

Después, ante los dolores que la víctima sufría por todo el cuerpo, suplicó al acusado que le permitiera ir al hospital para ser atendida, a lo que él finalmente accedió con la condición de que le dijera a los sanitarios que las heridas se las había producido por una caída casual en la bañera y que le asegurara que no le iba a denunciar.

Así lo ha admitido el procesado este lunes en el juicio celebrado en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Valencia, en el que ha confirmado todos los hechos descritos en el acusación de Fiscalía, que pide provisionalmente para él 17 años de prisión y 20 días de localización permanente por coacciones, lesiones, agresión sexual y vejaciones leves.

Los hechos ocurrieron el 9 de diciembre de 2017 en un domicilio del barrio valenciano de Patraix. Según la versión de la acusación pública, el procesado golpeó por todo el cuerpo a la mujer y le arrancó incluso mechones tras exhibir una "actitud celosa y posesiva" hacia ella e insultarla porque estaba mirando el móvil.

A la mañana siguiente, según el escrito de Fiscalía, la agredió sexualmente. Más tarde, permitió a la víctima que acudiera al hospital pero le hizo grabar, según el Ministerio Público, un audio donde ella misma aseguraba que las heridas se las había producido por una caída casual en la bañera.

La Ciudad de la Justicia de Valencia.

El procesado ha explicado que mantuvo una relación de tres meses con la víctima, que dejó la relación tras lo sucedido. La noche de los hechos salieron de fiesta a un pub y después fueron a casa de ella, donde ha reconocido que le propinó golpes por todo el cuerpo. La agredida ha declarado que el hombre se guardó la llave de la casa para que no pudiera huir y comenzó a golpearla e incluso le arrancó el pelo. "Me pegó hasta que inconscientemente de tanto golpe y de tanto suplicar me quedé dormida", ha contado entre llantos.

"Intimidada y atemorizada"

El agresor ha señalado que le pidió tener relaciones sexuales a la víctima, a lo que ella se negó y finalmente él le obligó, ya que ella estaba "intimidada y atemorizada". Ha asegurado que estaba "drogado y bebido" -pese a que ella dice que solo tomaron una copa- y que "lo veía todo normal". Finalmente, ha admitido que los hechos de los que se le acusan son ciertos y ha pedido perdón a su expareja.

La víctima ha contado que fue con él a la casa pensando en que iban a dormir porque ella tenía que levantarse pronto para irse a trabajar y él comenzó a acusarle de tener relaciones con su propio sobrino "y con todo el mundo" porque "estaba celoso". Cuando despertó de la paliza, ha continuado, vio que "estaba viva" pero no se podía mover "de lo dolorida que estaba" por lo que, pese a que inicialmente se negó a mantener relaciones con el agresor, finalmente se vio obligada a hacerlo porque "se estaba poniendo agresivo otra vez".

COMPARTIR: