07 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Durante 22 meses esta pareja de Alicante tuvo que pelear por recuperar a sus dos hijas que estuvieron acogidas por la Consellería de Igualdad

Menores tutelados: La historia de Cristina y Paco que consiguieron que la Justicia les diera la razón

Paco y Cristina.
Paco y Cristina.
A pesar del coronavirus sigue el drama de los menores tutelados. En 'Elcierredigital.com' contamos un nuevo caso dando su nombre y su historia para que no prevalezca la frialdad de los datos, pero en esta ocasión una historia que demuestra sí se puede vencer y que a veces la lucha obtiene su fruto. Es la historia de Paco y Cristina que después de 22 meses consiguieron que la Generalitat Valenciana les devolviera a sus dos hijas.

En Elcierredigital.com llevamos semanas poniendo voz y rostro a las historias particulares de aquellas familias de menores tutelados que se enfrentan al Estado y las Comunidades Autónomas por la custodia de hijos arrebatados a sus familias. Hoy hablamos con Cristina y Paco, de Alicante, que son un ejemplo de cómo siempre hay esperanza. Después de mucho tiempo luchando, la justicia le ha dado la razón.

Paco y Cristina en una marcha a favor de las familias de menores tutelados. 

“Hace ocho meses hemos ganado la batalla. El Juzgado nos ha devuelto a nuestras dos hijas y estamos felices y eso que lo teníamos todo en contra. Ya estaban empezando a tramitar el proceso de adopción de las niñas. Estaba interesada en ellas una mujer muy importante de la Comunidad Valenciana”, explica Cristina a Elcierredigital.com.

Su historia arrancó como tantas otras que ya hemos contado en este mismo periódico: Por necesidad económica. “Yo soy gallega y mi marido andaluz. Llegamos a Alicante por trabajo como mucha otra gente y, ya se sabe, cómo están ahora las cosas. Que igual que se encuentra un trabajo, se pierde. Eso nos pasó. A esto hay que sumar, que estábamos realquilados en una habitación, pero el inquilino oficial no pagaba al dueño, que lo denunció. Entre eso y que solicitamos una ayuda social pues nos investigaron. Yo di a luz a mi pequeña un 22 de diciembre, y un 5 de enero nos las quitaron alegando que no podíamos mantenerlas. Mi hija mayor no tenía dos años y la pequeña ya te digo que unos diez días. Fue tremendo”, relata de corrido Cristina con la claridad de la que está acostumbrada a contar la misma historia muchas veces.

En muchas ocasiones se han manifestado frente a la Generalitat Valenciana. 

“Los niños pasaron a manos de la Consellería de Igualdad de la Generalitat Valenciana. Firmamos lo que nos pusieron delante y el resultado es que estuvimos durante 22 meses sin nuestras hijas que acabaron en un Centro de Menores de religiosas que no se portaron especialmente bien”, continúa.

A partir de aquí la historia de Paco y Cristina recuerda a otras ya publicadas en elcierredigital.com. Así lo recuerda Cristina: “Empezaron los informes falsos. Cuando la situación económica mejoró y pedimos que nos devolvieran a los niños empezaron a decirnos que necesitamos un informe favorable, pero ellos alegaban todo tipo de cosas que si una niña padecía epilepsia, que si otra era autista… Todas mentiras sustentadas en nada y, además, sólo nos dejan verlos sólo cada dos meses”.

Otras marcha a favor de los menores tutelados. 

Tanto Paco como Cristina no han estado sólos. “Desde el principio tuvimos un abogado, José Manuel Ortigosa Lara, que, aunque no tenía experiencia en estos casos tuvo mucha intuición y supo cómo moverse”, cuanta Cristina que no quiere olvidarse “de todo tipo de asociaciones y de la gente de Alicante que hicieron que el caso fuera mediático y, así, no se olvidara”.

“Nosotros hemos tenido mucha suerte y grandes apoyos, pero no vamos a parar aquí porque hay mucha gente que no ha tenido esa fortuna y siguen teniendo todos los problemas del mundo”, explica Cristina. “Desde luego, lo que he descubierto es que detrás de esto lo que hay es un gran negocio y eso es tremendo. En nuestro caso, nos deben un montón de dinero de ayudas que solicitamos y no sabemos dónde están”, remata.

COMPARTIR: