30 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Dos "vallecanos" murieron al ser arrollados por un BMW y todo el clan de "feriantes" de El Álamo huyó por temor a venganzas

El clan de los feriantes búlgaros contra los vallecanos: Una pedida de mano trágica en El Álamo

Gitanos.
Gitanos.
La multitudinaria pelea entre dos clanes se originó por una discusión sobre quién tocaba una canción en un órgano que habían traído al restaurante que acogía la fiesta de la pedida de mano en El Álamo (Madrid). La discusión fue a más con diferentes recriminaciones cuando uno de ellos le golpeó, lo que generó una riña de empujones y puñetazos que se extendió a más miembros de los dos clanes, uno procedente de Navalcarnero y otro de Vallecas.

Lo que empezó como algo tan feliz como una petición (‘pedimiento’ en jerga caló) de mano acabó en tragedia. La historia tuvo lugar el domingo 26 de julio en El Álamo (Madrid) y, según algunos medios, lo que desencadenó todo fue una discusión sobre quién tocaba una canción en un órgano en la fiesta de petición. La pelea arrancó cerca de las 23.30 horas y enfrentó a dos clanes calés, de Navalcarnero y Puente de Vallecas, que en un principio se habían reunido para celebrar la unión de dos sus miembros.

La Policía Municipal pronto se personó en el lugar, pero reclamó la ayuda de la Guardia Civil debido al grado de violencia que se estaba viviendo, con lanzamiento de objetos, disparos y agresiones de arma blanca. Sin embargo, lo peor estaba por descubrirse.

La discusión fue a más con diferentes recriminaciones cuando uno de ellos le golpeó, lo que generó una riña de empujones y puñetazos que se extendió a más miembros de los dos clanes, uno procedente de Navalcarnero y otro de Vallecas.

Entonces comenzó una pelea “brutal”, según los testigos consultados, en la que se implicaron buena parte de los más de 50 asistentes a la fiesta de pedida de mano, con multitud de golpes, amenazas y objetos arrojados.

En la mañana del lunes se encontraron los cuerpos sin vida correspondientes a una pareja de 28 y 27 años. Primero se encontró el cuerpo de una mujer, Jessica Márquez, en una cuenta de la M-404 y horas más tarde el cadáver de un hombre, Antonio Peke Hag, oculto entre la maleza cerca de dicha cuneta. La pareja, que eran padres de cuatro hijos, había sido atropellada. El miércoles 29 de julio la Guardia Civil localizó el vehículo de marca BMW que habría sido utilizado para este acto escondido en la M-404, entre los municipios de El Álamo y Serranillos del Valle, en el remolque de un camión de reparto de cerveza. Dos vídeos hechos públicos dan testimonio de lo ocurrido.

Según ha reflejado el diario ABC el clan de ‘los feriantes’, de origen búlgaro, abandonaron su asentamiento en Navalcarnero. No ha quedado nadie. Sólo los animales que fueron recogidos por el Seprona. La huida se debe al temor a una venganza. Sin embargo, la Guardia Civil ha informado de que se ha reunido con los patriarcas de los clanes para arrancarles la promesa de que no habrá venganzas entre dichos clanes.

“No ha sido un ajuste de cuentas. Fue una pelea que mi cuñado quiso evitar. Mi cuñado dijo chicos esto es una fiesta, somos familia”, aseguraba en Telemadrid Rocío la madre de Peque, el hombre muerto por el atropello.

COMPARTIR: