14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sentencia será dictada a partir del lunes y si la condena es de un año de prisión como pide su defensa, saldrá en libertad

Rodrigo Lanza, culpable por homicidio imprudente en el 'crimen de los tirantes', podría salir de prisión la próxima semana

Rodrigo Lanza junto a su abogado durante el juicio.
Rodrigo Lanza junto a su abogado durante el juicio.
El jurado popular de la Audiencia Provincial de Zaragoza considera culpable de homicidio imprudente a Rodrigo Lanza por el 'crimen de los tirantes'. Creen que no quiso acabar con la vida de Víctor Laínez, sino causarle lesiones. La pena máxima por este delito es de cuatro años, pero el procesado ha pasado dos en prisión preventiva, por lo que dependiendo de la condena podría quedar en libertad. La Fiscalía pedía 12 años por asesinato.

El jurado popular declaró culpable a Rodrigo Lanza por la muerte de Víctor Laínez. Le consideran culpable de un homicidio imprudente, argumentando que su intención cuando le agredió no fue acabar con su vida, sino causarle lesiones. Los miembros del tribunal popular consideran también que actuó por motivos ideológicos. Pero todo ello es calificado como homicidio imprudente, con un máximo de cuatro años de prisión.

Se trata del denominado 'crimen de los tirantes' porque el fallecido supuestamente llevaba esa prenda con los colores de la bandera de España cuando sucedieron los hechos, que tuvieron lugar durante la madrugada del 8 de diciembre de 2017, en el bar 'Tocadiscos' de Zaragoza.

El jurado ha descartado la condena de 25 años de prisión por asesinato que solicitaban la Fiscalía y las acusaciones particular, ejercida por la familia de Laínez, y popular, que representa Vox. De este modo, Lanza solo podrá ser condenado en sentencia por un delito de homicidio imprudente.

El jurado, por un resultado de 6 a 3, no ha considerado probado que Rodrigo Lanza y los amigos con los que se encontraba llegaran a ver los tirantes de Laínez. Asimismo, han llegado a la conclusión de que el acusado golpeó por detrás a la víctima y que la causa más probable de la muerte fue el golpe que se dio contra el suelo al caer. Descartan también que Lanza golpeara a Laínez con un mosquetón o cualquier otro objeto contundente.
lanza

Rodrigo Lanza en el juicio 

Los miembros del jurado estiman que no se ha demostrado que Laínez llevara una navaja, argumento que utilizó Lanza para alegar legítima defensa y pedir la absolución. Pero si consideran probado que Rodrigo Lanza creía que Víctor Laínez tenía una navaja o arma blanca "similar". 

Lo que si han considerado es que Lanza actuó contra Laínez "por motivos ideológicos o políticos y discriminación por supuesta ideología". Asimismo, los miembros del jurado creen que no ha quedado acreditado que Lanza supiera de la existencia de los tirantes con la bandera de España del fallecido.

En este sentido, estiman que fue Víctor Laínez quien le hizo una señal a Lanza para que se acercara a la barra del bar y, cuando este volvió con sus amigos les contó que lo había llamado "sudaca y que debía volverse a su país por ser extranjero". Concluyen que posteriormente a estas palabras, Lanza llamó a la víctima facha y fascista y le dijo que no quería nazis en el barrio.

El veredicto ha sido emitido este viernes por el jurado en la Audiencia Provincial de Zaragoza y estima que no ha quedado probado que Rodrigo Lanza actuara con el ánimo de causar la muerte de Victor Laínez.

Posibles condenas

El Ministerio Fiscal solicita para Lanza una pena de 12 años de prisión, inicialmente pedía 25 por asesinato, y el pago de 150.000 euros de indemnización. No obstante mantiene la acusación por asesinato de cara a recurrir, una vez se conozca la sentencia que dicte el juez la próxima semana.

Los abogados de la acusación particular se han adherido a la petición del ministerio público y elevan a 750.000 euros la indemnización. Asimismo, la acusación popular ejercida por Vox también pide 12 años de cárcel y ha anunciado un recurso por un delito de asesinato.

Por su parte, la defensa considera que los hechos son un delito de lesiones penados de tres meses a tres años en concurso con un delito de homicidio imprudente de uno a cuatro años de cárcel. Además, pide que se aplique el atenuante de arrebato y solicita un año de prisión y la inmediata puesta en libertad. A la espera de la sentencia que dictara la semana que viene, el juez mantiene a Lanza en la cárcel de Zuera (Zaragoza).

La defensa de Lanza espera que salga la semana que viene

El abogado Endika Zulueta, que representa a Rodrigo Lanza, espera que su defendido salga en libertad la semana próxima. "Rodrigo Lanza no tenía que estar preso y se va a poder conseguir su libertad", ha opinado.

Ha explicado, en declaraciones a los medios de comunicación, que al ser un veredicto de homicidio imprudente el magistrado "tiene un margen de aplicación de la pena de uno a cuatro años, bajo nuestro punto de vista de uno a dos años". Precisamente, el 10 de diciembre se cumplen los dos años de prisión preventiva de Lanza, de ahí que Zulueta espere una pronta excarcelación.

Víctor Laínez, la víctima.

Además, ha dicho que "nadie puede salir contento de un juicio celebrado por la muerte de una persona; ni aunque hubiera resultado absuelto mi cliente yo estaría contento" porque "Láinez no tenía que haber muerto y, lamentablemente, no podemos recuperar su vida".

La familia de Laínez ve un desastre el veredicto

El abogado Juan Carlos Macarrón, que representa a la familia Laínez ha afirmado que esta resolución es "decepcionante" y que el jurado "no ha entendido nada". En declaraciones a los medios de comunicación, tras concluir la última sesión de la vista oral, el letrado ha insistido en que "fue un asesinato", subrayando que las pruebas practicadas lo han acreditado, en su opinión, y ha anunciado que recurrirá el fallo.

"El veredicto es un desastre absoluto desde el punto de vista jurídico", ha considerado Macarrón, indicando que "es jurídicamente incongruente y una atrocidad" que el jurado califique los hechos de homicidio imprudente y, a la vez, aprecie alevosía, "un acto completamente intencional", ensañamiento "aunque no hubiera un objeto romo", y motivo ideológico.

"Siempre he pensado que el jurado es una institución nefasta, no por la buena o mala fe de los jurados, que no dudo de su bondad, pero no tienen conocimientos jurídicos y no están preparados para esto, que es mucho más complicado que opinar sobre un partido de fútbol", ha aseverado Macarrón.

COMPARTIR: