27 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los vecinos del barrio de La Latina se quedaron sin agua debido a un tapón ocasionado por un alijo de esta sustancia

Métodos para deshacerse de la droga: Tiran por el retrete marihuana en Madrid

Imagen de un piso en el que intentaron deshacerse de la marihuana tirándola por el retrete.
Imagen de un piso en el que intentaron deshacerse de la marihuana tirándola por el retrete.
Los habitantes de un piso en el madrileño barrio de La Latina intentaron deshacerse de la droga que poseían por diferentes medios. Tiraron una caja por la ventana de la vivienda y también un alijo de marihuana por el retrete, lo que ocasionó un atasco. La Policía Nacional detuvo a los ocho habitantes del piso y, además, incautó tres kilos de marihuana. Las autoridades cada año se enfrentan a buscar modos menos contaminantes para deshacerse de las altas cantidades de drogas sustraídas.

El fuerte olor a marihuana alertó a los vecinos de un edificio del madrileño barrio de La Latina que algo no iba bien. Primero fue el olor y luego el agua que abastecía al edificio, que comenzó a salir con trazas de marihuana y un color extraño. Cuando los agentes de la Policía Nacional se personaron allí, descubrieron a los culpables del revuelo: ocho personas de una vivienda que intentaban deshacerse de su alijo de droga.

La policía pilló infraganti a dos de ellos en la calle y procedieron a la detención inmediata de otros seis dentro de la vivienda, en la que encontraron dinero, tres kilos de marihuana y una báscula. Los detenidos son dos españoles, tres ecuatorianos, dos chinos y una mujer hondureña.

Para deshacerse de su alijo de droga, en vista de que las autoridades iban a por ellos, los miembros que quedaban dentro de la vivienda intentaron tirarla por el retrete, ocasionando un tapón que provocó que se cortara el agua de todo el edificio. También tiraron por la ventana una caja de estupefacientes.

Mientras tanto, los que fueron detenidos en la calle transportaban la droga en cajas, e intentaron poner resistencia ante su detención. Debido a esto, todos los detenidos han sido puestos a disposición judicial. Se les acusa de delitos de tráfico de drogas, atentado contra la autoridad y violación de la Ley de Extranjería.

Numerosas drogas incautadas, gran peso y espacio

Los procedimientos de los detenidos para deshacerse de las sustancias que podrían incriminarles son una causa directa de la presión. Sin embargo, el hecho de tener que deshacerse de la droga es un problema al que las autoridades se tienen que enfrentar a diario, dadas las cantidades de drogas incautadas en España.

Policía Nacional.

En el año 2020, y según cifras del Gobierno, se incautaron 36.948 kilos de cocaína. A esto habría que sumarle las incautaciones procedentes de drogas como el hachís o la marihuana, una de las drogas ilegales más consumidas en España. Aproximadamente un 35% de la población ha asegurado haberla consumido alguna vez en su vida.

Según una estadística del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), el total de kilos de droga que se incautaron en 2020 ascendía a 581.252 sin contar las pastillas, que no son pesadas.

En Europa, esta cifra asciende a toneladas, concretamente 213, lo que suponía un incremento con respecto al año anterior. Para el continente, España tiene un papel crucial como proveedor de cannabis.

El modo más usado para deshacerse de la droga: el fuego

Estas cifras no solo ponen de manifiesto un problema, sino la necesidad de las autoridades por deshacerse de ellas, ya que cada vez ocupan más espacio. Según expresaban los agentes a algunos medios de comunicación, los sótanos y aparcamientos son los que más acumulan la droga incautada.

Debido a esto, las autoridades se ven en la obligación de deshacerse del mayor número posible de droga, dejando las muestras mínimas para “garantizar ulteriores comprobaciones”. El método más usado es el fuego.

Imagen de un alijo de marihuana incautado por la policía.

Aunque hay numerosas incineradoras contratadas por el Gobierno, la mayoría de ellas no son conocidas para poder preservar su seguridad. Sí que se conoce el uso de la incineradora de residuos urbanos de Gijón para deshacerse de estos estupefacientes. Gestionada por la empresa Cogersa, se encarga de destruir el 70% de la droga que se incauta en España.

Para incinerar ciertas drogas, como la cocaína, es necesario un filtro especial debido a los residuos que pueden formar, por lo que no es una tarea sencilla.

Trituradores de biomasa y métodos menos contaminantes

Para deshacerse de drogas como la marihuana, las autoridades también utilizan trituradores de biomasa —utilizados en limpieza de bosques, fundamentalmente—. Sin embargo, todavía se está buscando el método más efectivo para poder deshacerse de tal cantidad de droga sin que dañe al medioambiente.

A finales del pasado año, algunos técnicos del Ministerio del Interior probaron un nuevo método para deshacerse de esta marihuana en el mismo momento en el que era requisada, evitando así el posterior almacenamiento.

Esto supondría un problema menos para las autoridades, que se enfrentan en los últimos tiempos a un repunte a nivel mundial del consumo de estupefacientes. Un ejemplo es el reciente resurgir del crack en España o las drogas que se van poniendo de moda en todo el mundo, como el Basuco o La Bomba, una sustancia alucinógena con forma de gominola.

COMPARTIR: