22 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Alejandro Cao de Benós confirmó el asalto y el robo de ordenadores y teléfonos móviles a elcierredigital.com

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) investiga un extraño robo en la Embajada de Corea del Norte en Madrid

La sede de la embajada de Corea del Norte. /Google.
La sede de la embajada de Corea del Norte. /Google.
La Policía Nacional ha abierto una investigación tras la denuncia por lesiones de una mujer de nacionalidad norcoreana que aseguró el pasado viernes ser trabajadora de la Embajada de Corea del Norte en Madrid, según informaron a Europa Press fuentes policiales y del Ministerio del Interior. 

El pasado  miércoles, El Confidencial informaba de que un grupo de hombres tomó el pasado viernes la Embajada de Corea del Norte en Madrid, situada en un chalé en el número 43 de la calle Darío Aparicio del barrio de Aravaca, cerca de la sede del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Al parecer, esta mujer, de nacionalidad norcoreana, logró escapar de un grupo que retuvo a sus compatriotas durante cuatro horas y denunciar ante la Policía los hechos y el robo de material informático. Fuentes policiales aseguraron a Europa Press que fue una patrulla zeta de la Policía Nacional quien atendió el viernes por la tarde a la llamada de socorro de esta mujer en la zona de Aravaca, lo que derivó en la apertura de una investigación.

Las citadas fuentes precisan que los hechos investigados desde la Comisaría General de Información son confusos y subrayan que no hay constancia de ninguna denuncia por parte de la Embajada de Corea del Norte, un país caracterizado por su hermetismo informativo. Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores se limitaron a confirmar que fueron avisados del incidente por la Policía. Sin embargo, desde el Ministerio del Interior sí reconocieron el incidente y que "se está investigando", sin que se conozcan aún los pormenores de esas investigaciones, llevadas a cabo por la Comisaría General de Información y tuteladas por la Audiencia Nacional.

Alejandro Cao de Benós con uniforme militar norcoreano.

 

A pesar del mutismo en torno al incidente, elcierredigital.com logró contactar con Alejandro Cao de Benós de Les y Pérez, delegado especial honorario de Corea del Norte en Occidente, que dispone de nacionalidad norcoreana y además es el presidente de la Asociación de Amistad con Corea (KFA) y delegado especial del Comité de Relaciones Culturales con Países Extranjeros. Alejandro Cao confirmó el incidente y explicó que "solo le puedo decir que sí hubo un robo de ordenadores y teléfonos y que el personal de la Embajada está bien".

Según Europa Press, agentes de la Policía trataron de comprobar la veracidad de lo que estaba diciendo la mujer que dió la voz de alarma, para lo que necesitaron ayuda de un traductor. Un hombre trajeado y con el pin del mandatario coreano les abrió la puerta de la embajada y les dijo: "No hay ningún problema, no está pasando nada". Pero los agentes de policía se quedaron en el lugar vigilando hasta que el garaje de la Embajada se abrió y salieron dos coches a gran velocidad. Minutos después salieron a la calle los trabajadores del recinto consular que supuestamente habrían estado retenidos.

Atendidos por el Samur


Los agentes reclamaron entonces la presencia de un equipo del Servicio Municipal de Asistencia de Urgencia y Rescate (SAMUR), que se desplazó hasta el número 43 de la calle Darío Aparicio, sede consular norcoreana en el madrileño barrio de Aravaca. En la calle el médico y enfermeros atendieron a las 22.29 horas del viernes a tres personas por contusiones leves, a las que dieron de alta en el mismo lugar de los hechos.

Policía Nacional sólo investiga a estos heridos y la atención recibida, pero no lo sucedido en el interior de la Embajada norcoreana por carecer de competencia, ya que hasta el momento no se ha recibido ninguna denuncia sobre este hecho ni en la comisaría de Moncloa-Aravaca ni en los Juzgados de guardia de la capital, a pesar de lo que la Audiencia Nacional ha abierto diligencias.

Sin embargo, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) sí se ha interesado ya por este asunto y hacen discretamente las pesquisas necesarias para tratar de conocer los hechos, dado además la cercanía física de la sede central del centro de inteligencia español a la Embajada norcoreana, según pudo saber elcierredigital.com.

COMPARTIR: