15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Amenazaron con cortarle los dedos de la mano y le obligaron a firmar un documento donde decía que había estado allí de manera voluntaria

Vuelven los secuestros exprés: Retienen cinco días a un ciudadano chino en un montacargas

Los secuestros exprés se han puesto de moda
Los secuestros exprés se han puesto de moda
Los secuestros exprés vuelven a estar de moda en Madrid. Recientemente la Policía Nacional ha detenido a varias personas por secuestrar a un ciudadano chino al que retuvieron durante cinco días en un montacargas. Amenazaron con cortarle los dedos de las manos y obligaron a firmar un documento en el que decía que había estado allí de forma voluntaria. Además de este delito, la Policía aconseja tener cuidado con el conocido como 'timo del falso secuestro exprés'.

La moda de los secuestros exprés ha cobrado fuerza en los últimos días con el suceso conocido el pasado miércoles sobre un hombre chino que permaneció hasta cinco días retenido en un montacargas.

Todo comenzó el pasado 6 de febrero, cuando agentes de Las Palmas de Gran Canaria tuvieron constancia del secuestro que había sufrido este ciudadano de origen asiático. Los hechos ocurrieron con la llegada de este hombre llegó al Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas procedente de Copenhague.

La víctima había quedado con una antigua amiga que le iba a dar alojamiento durante los días que tenía previsto permanecer en Madrid. Una vez en la capital, le recogió en su coche y se dirigieron la localidad madrileña de hacia Serranillos del Valle, a un polígono industrial cercano.

Fue allí donde engañaron al ciudadano chino y le hicieron entrar en una nave en la que se encontraban otros dos hombres que le quitaron todas sus pertenencias y le obligaron a introducirse en el interior de un montacargas.

Los secuestradores exigieron al hombre el pago de ocho mil euros y le solicitaron el contacto de sus familiares para informarles de los hechos y pedirles que consiguieran esta cantidad. Además, amenazaron con cortarle los dedos de las manos y lo agredieron en varias ocasiones con golpes y patadas. Ante las amenazas recibidas, la víctima accedió a facilitar los teléfonos de varios familiares con el fin de que cumplieran las órdenes recibidas por sus captores.

Cinco días en un montacargas

Los secuestradores realizaron varios vídeos de la víctima dentro del habitáculo donde lo tenían retenido, y los remitieron a sus familiares, a fin de presionarlos para que realizaran el pago. El hombre permaneció durante cinco días en este lugar siendo custodiado por uno de los ahora detenidos, el cual se encargaba de facilitarle alimentación y acompañarlo al baño.

montacargas_secuestro2

Montacargas donde retuvieron al ciudadano chino durante cinco días

El quinto día de cautiverio, una vez que un familiar de la víctima realizó un ingreso bancario con el montante total de la cantidad exigida en una entidad bancaria de China, le obligaron a redactar un escrito. En este documento se obligaba al hombre a decir que había permanecido en el lugar de manera voluntaria y que la finalidad de su viaje había sido la de pagar la deuda económica que tenía con su amiga.

Posteriormente le taparon la cabeza, lo sacaron de la nave industrial y lo trasladaron en coche hasta un lugar próximo al Polígono Cobo Calleja de la localidad de Fuenlabrada (Madrid), donde le indicaron que no se retirase el pasamontañas hasta que hubiesen transcurrido unos minutos.

Al día siguiente la víctima tomó un avión a Las Palmas de Gran Canaria, donde interpuso la denuncia contando lo que le había ocurrido. Después de ocho meses de investigación policial el día 11 de octubre, se detuvo a dos de los autores materiales del secuestro y a la localización del lugar de cautiverio.

No es la primera vez que ocurre en España este tipo de delitos donde el objetivo es conseguir dinero de manera rápida reteniendo a una persona en contra de su voluntad. En diciembre del año pasado la Guardia Civil ya detuvo a cuatro personas por secuestrar en Sanxenxo a un joven por el que pedían 4.000 euros a su familia.

En enero también fueron detenidos tres ciudadanos de origen marroquí por el secuestro exprés de dos niñas en Galapagar y otros cuatro secuestradores fueron detenidos en Alicante por un delito del mismo tipo. 

El timo de los falsos secuestros exprés

Además de los secuestros exprés, en España también se producen casos estafas relacionadas con este tipo de delitos. Es el conocido como 'timo del falso secuestro exprés', mediante el que bandas organizadas realizan llamadas a móviles pidiendo dinero por un familiar que ha sido falsamente secuestrado en países americanos, tal y como ya hemos contado en elcierredigital.com.

Los timadores, que incluso llaman desde cárceles chilenas o argentinas, usan la información que proporcionan las propias víctimas para sacarles todo el dinero que pueden. Lo mejor, dice la Policía, es colgar directamente este tipo de llamadas.

Si llaman a su teléfono móvil desde Chile, Argentina o México y le dicen que han secuestrado a su hijo, padre, madre o cuñado, cuelgue el teléfono. Es lo que aconseja la Policía en caso de que alguien intente estafarle con un falso secuestro express.

Con la llegada de las vacaciones los delincuentes saben que muchos españoles cruzan el océano y se trasladan a países americanos. Los estafadores se aprovechan del miedo a los secuestros express, alertados por las autoridades españolas, y llaman al azar a números de teléfonos móviles de España.

"Son muy hábiles, te sonsacan información y cuando te das cuenta ya saben suficientes datos sobre tu vida para montar una historia creíble", aseguraron fuentes policiales a este periódico. Esas llamadas incluso se hacen desde cárceles mexicanas, argentinas o chilenas, tal y como han detectado los investigadores españoles.

Los estafadores suelen pedir cantidades pequeñas de dinero para que se pueda pagar rápidamente. La Policía insiste en que, si se recibe una llamada de ese tipo, se debe mantener la calma, no realizar ningún pago y, como primera medida, colgar el teléfono. Es probable que no vuelvan a llamar y lo intenten con otra víctima.

COMPARTIR: