03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La organización criminal contaba con una compleja estructura societaria asentada en Mallorca desde la cual blanqueaban las ganancias ilícitas

El FBI y la DEA llegan a España ante el aumento de la cocaína albanesa en nuestras costas

Operativo policial.
Operativo policial.
Agentes camuflados del FBI y de la DEA (la agencia antidroga) de EEUU han llegado a España, para participar en una macroperación antidroga coordinada por EUROPOL y EUROJUST. Se han detenido a ocho personas en Mallorca y Barcelona. Los arrestados formaban parte de una de las organizaciones de narcotraficantes más importantes de Europa, dedicada a la distribución de cocaína albanesa por todo el continente.

Este martes, a primera hora, comenzó la ‘operación Casino’ en España y otros cinco países europeos: Bélgica, Italia, Alemania, Croacia y Reino Unido. Se llevaron a cabo un total de 80 registros en casas y negocios y se practicaron 45 detenciones, con 600 agentes policiales desplegados. Toda una declaración de intenciones contra una de las mayores mafias conocidas de Europa.

En Mallorca, hubo 15 registros en hoteles, restaurantes, mansiones, pisos y domicilios jurídicos. Desde primera hora, decenas de guardias civiles y policías encapuchados irrumpieron en el polígono de Can Valero, en sa Llotja, s’Aigo Dolça, Puerto Portals, Portals Nous, Camp de Mar y Santa Ponça, y procedieron a la detención de ocho sospechosos, algunos de ellos testaferros del clan.

En el operativo policial efectuado en las localidades de Palma y Calvià estuvieron presentes agentes camuflados del FBI y de la DEA (la agencia antidroga) de EEUU, que rastrean las inversiones millonarias de la organización. También carabinieris de la DIA (Dirección de Investigación Antimafia), lo que evidencia la trascendencia de la operación. Hubo, además, otras policías europeas presentes.

En total, entre dinero, bitcoins y joyas, se estima que el material intervenido supera el millón de euros. Los acusados estaban modernizando sus inversiones para dificultar el rastreo del dinero negro y realizaban importantes inversiones en criptomonedas, utilizando testaferros.

La trama también adquirió casinos en un intento de adentrarse en el sector del juego. En Palma, el operativo policial registró el céntrico hotel BO y el conocido restaurante Ritzi. También ese emblemático negocio en Portals fue registrado. Su gerente, el italiano Antonio L., fue arrestado.

Agentes durante la investigación.

Los detenidos importaban cocaína desde Sudamérica, introduciéndola por varios puertos europeos y organizando su transporte posterior mediante aviones, embarcaciones, camiones y coches. De este modo, los detenidos asumían la cadena de suministro completa, desde el origen hasta su destino final.

España y otros países europeos han sido utilizados, además, para blanquear los beneficios procedentes de este tráfico ilícito. Concretamente, la organización contaba con una compleja estructura societaria asentada en Mallorca desde la cual blanqueaba las ganancias ilícitas. También en Alemania y en Croacia contaban con estructuras similares, que utilizaban a testaferros para el lavado de dinero.

Los efectivos utilizaron perros adiestrados en busca de dinero y cocaína, e intervinieron cuadros, importantes sumas de dinero en efectivo, abundante documentación, coches de alta gama, colecciones de relojes y joyas muy valiosas. El volumen del material informático precintado es tal, que el estudio de la documentación se prolongará durante semanas o meses. De forma paralela, agentes de la Guardia Civil de Palma y de la Policía Nacional viajaron a la Península para participar en algunos registros, así como a los seis países europeos implicados en la trama de blanqueo.

Eje inicial

Los investigadores sitúan el punto inicial de la banda, ahora desarticulada, cuando Kosovo obtuvo la independencia de Yugoslavia. Fue entonces cuando se comenzó a tejer auténticas redes de narcotráfico y prostitución, que se extendieron por Europa.

Cada año que pasaba eran más poderosos y supuestamente controlan parte del barrio de San Pauli, en Hamburgo, donde la prostitución es uno de sus reclamos. Los tentáculos de la organización se extendieron a Bélgica, Reino Unido, Italia, Alemania y Croacia, además de España. Y los investigadores pusieron a Mallorca en el mapa porque la red comenzó a blanquear enormes cantidades de dinero en la Isla.

En primer lugar, contrataron a una serie de testaferros y ‘hombres de paja’, y después adquirieron chalets de lujo, coches de alta gama, colecciones de obras de arte, hoteles, restaurantes y negocios. Sobre todo, en Palma y Calvià.

Las investigaciones policiales no fueron fáciles. La banda utilizaba comunicaciones encriptadas, con alta tecnología, y sus miembros eran auténticos profesionales. Viajaban a menudo a Dubai, México y Colombia y exportaban grandes cantidades de cocaína desde América latina a Europa.

Las investigaciones en España dieron comienzo en 2018, con la detención de un miembro de alto nivel de la organización criminal investigada y que, en la actualidad, se encuentra en prisión preventiva, y continuaron en enero de 2020, cuando fueron incautados 440 kilos de cocaína en la ciudad de Barcelona y detenidos cuatro ciudadanos albaneses, en una operación que contó con la colaboración de la DEA americana

Los arrestados formaban parte de una de las organizaciones de narcotraficantes más importantes de Europa, dedicada a la distribución de cocaína albanesa por todo el continente.

En un principio, no se espera que el número de detenidos aumente, ya que todos los sospechosos llevaban tiempo vigilados y no tuvieron oportunidad de escapar. La ‘operación Casino’, iniciada por el Servicio de Información de la Guardia Civil, supone uno de los golpes más duros al blanqueo de capitales. Un revés en toda regla para una mafia que había echado raíces en la Isla, donde blanqueaba numerosas sumas de dinero.

COMPARTIR: