13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Uno de los arrestados había recibido formación altamente especializada en el manejo de la última generación de estos aparatos voladores

Doce detenidos en La Línea por utilizar drones, además de narcolanchas, para introducir alijos de hachís en España

Los drones son utilizados ya para el tráfico de drogas.
Los drones son utilizados ya para el tráfico de drogas.
Está organización es responsable de introducir más de seis toneladas de hachís en nuestro país durante los meses de noviembre y diciembre en territorio nacional. El seguimiento de los investigados se tornaba con muchas dificultades debido a los numerosos medios técnicos para la realización de tales actividades ilícitas, lo que dificultaba la interceptación de los alijos.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en La Línea de la Concepción (Cádiz) a doce integrantes de una organización criminal dedicada a la introducción de importantes cantidades de hachís mediante la utilización de narcolanchas, para lo cual también utilizaban drones para el desembarco de la droga. La organización es responsable de introducir más de seis toneladas de hachís durante los meses de noviembre y diciembre en territorio nacional.

Según detalla la Policía Nacional en una nota, se trata de dos mujeres y diez hombres investigados como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y otros delitos conexos relacionados con el narcotráfico. Tras ser puestos a disposición judicial, ocho de ellos han ingresado en prisión provisional.

La investigación se inició en abril de 2018 a raíz de unas vigilancias realizadas por los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la comisaría de La Línea de la Concepción. Los investigadores observaron como dos vehículos se dieron a la fuga cargados con numerosas garrafas de gasolina que presumiblemente eran utilizadas para repostar embarcaciones que se dedican al transporte de hachís y que coloquialmente se conocen como 'narcolanchas'.

Las primeras pesquisas se centraron en descubrir la identidad de los miembros de la organización, así como el papel que desempeñaba cada uno en la misma. Fruto de las gestiones practicadas, los agentes constataron que los miembros de la organización se dedicaban al transporte, guarda y custodia de importantes cantidades de hachís.

Para ello, en un primer momento, los miembros principales de la organización mantenían reuniones con ciudadanos marroquíes, viajando al país vecino para materializar la compraventa de la sustancia ilícita. Una vez negociada la cantidad y precio de la mercancía, para su transporte desde Marruecos hasta territorio nacional utilizaban las denominadas 'narcolanchas', contando para ello con un equipo de pilotos que además de ser personas de confianza de la propia organización, deben contaban con un elevado nivel de experiencia.

Una vez en la costa y producido el alijo de la mercancía, se utilizaban coches tipo todoterreno de gran cilindrada para el traslado de la sustancia hasta las 'guarderías', donde almacenaban el hachís hasta su posterior distribución a nivel nacional e internacional.

Grandes medidas de autoprotección

Según ha explicado la Policía, el seguimiento de los investigados se tornaba complicado y con muchas dificultades debido a los numerosos medios técnicos para la realización de tales actividades ilícitas, lo que dificultaba de sobremanera la interceptación de los alijos.

Igualmente, constataron la estructura de trabajo perfectamente jerarquizada, realizando un reparto de tareas entre los miembros, los cuales tenían vocación de estabilidad o permanencia en el tiempo, notas todas ellas características para considerar que se trata de una organización criminal.

Parte del material incautado.

Los agentes observaron que los miembros de la organización, comandada por varios conocidos narcotraficantes asentados en la ciudad de La Línea de la Concepción, se desplazaban habitualmente hacia el litoral de Levante para sus ilícitas actividades.

La Policía pudo interceptarles cuando pretendían introducir en la costa almeriense la cantidad aproximada de 600 kilogramos de hachís, procediendo posteriormente a intervenir la narcoembarcación empleada que portaba tres potentes motores de 350 cv cada uno.

Llegados a ese punto, una vez finalizadas las gestiones policiales ordinarias y ante la certeza de que se trataba de una organización que se dedicaba no solo al tráfico de drogas sino también al blanqueo de capitales, se procedió por el grupo de UDYCO a solicitar a las autoridades judiciales autorización para proceder a la entrada y registro de los domicilios de los miembros principales de la organización.

El objetivo era proceder a la detención de los responsables, así como la incautación de medios y útiles utilizados por la organización para cometer las infracciones penales. Los agentes practicaron cuatro entradas y registros en domicilios ubicados en La Línea de la Concepción, que culminaron con la detención de nueve personas, entre ellos los principales encartados en la investigación, a quienes además se les incautaron cuatro armas de fuego listas para ser utilizadas.

En los registros practicados se incautaron ocho vehículos de alta gama, dos motos de agua de gran cilindrada, gran cantidad de dinero en efectivo y numerosos objetos que se utilizaban para facilitar la comisión de los hechos delictivos.

Entre ellos, se halló un dron de última generación utilizado para efectuar diligencias, un radar, un maletín inhibidor de frecuencias, numerosos equipos de transmisión de los que utilizan los grupos dedicados al narcotráfico para comunicarse entre sí, así como numerosos teléfonos móviles de última generación.

Alta especialización

Según la Policía, dos de los principales cabecillas de la organización estaban altamente cualificados en el uso de vehículos aéreos no tripulados, tipo drones, los cuales empleaban en el momento en que la narcoembarcación repleta de sustancia estupefaciente se acercaba a la costa para realizar el desembarco de la misma.

Igualmente, los agentes descubrieron que uno de los detenidos había recibido formación altamente especializada en el manejo de drones de última generación, aprovechando dichos conocimientos mientras realizaba las numerosas actividades ilícitas practicadas. Todo ello para un importante radio de acción, inspeccionando la posible presencia policial, asegurándose de tal manera la ejecución del alijo con las mayores garantías de seguridad posible.

Además, los investigadores han comprobado la incesante actividad de la organización criminal desarticulada, siendo responsable de la introducción de más de seis toneladas de hachís durante los meses de noviembre y diciembre en territorio nacional.

Igualmente se comprobó la consumación de otros delitos conexos al tráfico de sustancias estupefacientes, como los de robo de vehículo a motor, la falsedad documental y blanqueo de capitales. Los miembros de la organización poseían lujosos bienes inmuebles y vehículos todoterreno de alta gama que habían sido sustraídos y a los cuales se les había dotado de placas de matrículas falsificadas.

Desarticulada otra banda que traficaba con hachís

Por otra parte, la Guardia Civil de la 4ª Zona en Andalucía, en el marco del esfuerzo operativo contra el narcotráfico que está desarrollando en el área del estrecho y su zona de influencia, junto a la DAVA de la Agencia Tributaria, ha desarrollado la operación policial “FRENO” en la que se han detenido a 32 personas dedicadas al tráfico de hachís a gran escala desde el Norte de África hasta las costas del Campo de Gibraltar.

La investigación se inició el pasado mes de octubre, cuando se detectó un grupo de personas afincadas en las localidades de San Roque, La Línea y Algeciras, relacionadas con el Tráfico de drogas, muy activas y que mantenían reuniones en la zona de Puente Mayorga (San Roque).

Imagen de la Guardia Civil de la persecución de una lancha.

Las investigaciones evidenciaron el alto grado de especialización de los miembros de la organización que cambiaban constantemente de lugares para la ocultación de la droga y de viviendas en las que se instalaban con carácter previo y posterior a los alijos para no ser detectados.

También se pudo comprobar como utilizaban un elevado número de personas para las funciones de seguridad de los alijos y abortaban sus acciones en el instante que observaban cualquier movimiento de las fuerzas de seguridad, virando las embarcaciones hacia agua internacionales, lo que dificultaba la operación policial.

La operación ha culminado con la aprehensión de un alijo de 800 kilos de hachís que había sido introducido en la playa situada junto a l callejón de los Rosales (San Roque). Para la carga de la droga habían utilizado dos vehículos, que previamente habían sustraído y habían guardado en un garaje que, además, servía de guardería en Taraguilla (San Roque). En ese garaje también se intervino un arma de fuego corta y se detuvo a una persona que realizaba labores de custodia.

Tras el alijo, como operativa habitual de los narcotraficantes, se introdujeron en una vivienda situada junto al lugar de la descarga, por  lo que se procedió, de forma flagrante, a la entrada en la vivienda y se detuvo a 31 personas. Además fue intervenido abundante material de telefonía móvil y walkies, que están siendo objeto de estudio. Con las detenciones efectuadas se da por desarticulada la organización investigada.

COMPARTIR: