29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El grupo de élite de la inteligencia rusa GRU está en el punto de mira de los servicios secretos españoles y británicos por actividades sospechosas

Espionaje ruso en el Procés: investigan a otro detenido en Girona mientras España rompe su colaboración con Moscú

Hace un año, el Ministro de Exteriores Josep Borrel recibió en Madrid a Serguéi Lavrov, su homólogo ruso. Su encuentro lleno de apretones de manos y sonrisas a cámara fue más allá de un acuerdo de negocios. Borrell, sin saberlo, estaba recibiendo un paquete bomba del ruso, con quien había firmado un convenio de cooperación para ciberseguridad y combate a las fakenews. Se investiga también a dos detenidos hace meses, un ucraniano y un ruso, en Girona por su presunta relación con el procés.

Aunque pocas personas expertas en la materia aceptarían luchar contra las noticias falsas de la mano del propietario de Rusia Today o Sputnik, ambas sancionadas por empresas como Twitter por difundir desinformación, lo cierto es que Borrell aceptó la propuesta del país más extenso del mundo. Un año más tarde, el resultado ha sido la ruptura del acuerdo para  la creación de la oficina de cooperación y la aparición de células de espionaje ruso que presuntamente intentaron desestabilizar España a través de Cataluña.

El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, con su homólogo ruso, Lavrov.

Para salir al paso de las informaciones publicadas en prensa relacionadas con la investigación secreta de la Audiencia Nacional sobre una unidad del espionaje ruso en Cataluña y evitar conflictos bilaterales, el embajador de Rusia en España, Yuri Korchagin, ha señalado "Cataluña es una parte integral de España. Nosotros siempre nos hemos pronunciado en favor de una España unida, próspera y amiga", ha dicho Korchagin. El representante del la Federación Rusa ha puesto en valor "cinco siglos de relaciones buenas, dinámicas, amistosas y de respeto mutuo" entre España y Rusia. "Nunca hemos tenido un conflicto o un roce serio durante todos estos cinco siglos por eso me sorprende que haya fuerzas que intenten sembrar ciertas dudas", ha subrayado.

Nuevos investigados 

Sin embargo, en estos momentos se investiga a un ruso y a un ucraniano detenidos en octubre en Girona por su presunta relación con el procés. Fue una patrulla de la Guardia Civil la que detuvo en las inmediaciones de la frontera con Francia a dos hombres, uno de nacionalidad ucraniana y otro de nacionalidad rusa.  Al registrar el maletero del vehículo en el que viajaban encontraron  una granada que se encontraba en perfecto estado y preparada para ser activada.  Por orden judicial, los detenidos acabaron ingresando en la cárcel y ahora investigan si hay conexión con el espionaje ruso en el Cataluña. 

El ministro de Exteriores en funciones, Jospe Borrell, se ha visto sorprendido por todo este problema. Al parecer, Borrell se arrepintió en secreto del acuerdo de colaboración firmado con Moscú. En los últimos meses, las acusaciones de desestabilización e injerencia del gobierno de Putin han llegado de todos los socios de España y la propia Unión Europea. Pero el verdadero escándalo surgió hace unos días cuando se supo de la investigación que lleva la Audiencia Nacional. El magistrado Manuel García-Castejón se encuentraba investigando de forma secreta las supuestas actividades de agentes rusos en el procés.

Las pesquisas han sido encargadas a la Policía Nacional en la división de Comisaría General de Información, la misma agencia que actúa contra la actividad terrorista. Solo ha trascendido que las sospechas llegan a un grupo militar de élite ruso llamado Unidad 29155, GRU, a quienes los servicios secretos vinculan con varios hechos de desestabilización.

Fuentes de la investigación relacionan a la célula rusa con episodios de caos vividos en Cataluña durante el procés. Entre los posibles implicados estarían varios detenidos en la operación Judas, todos parte de un CDR, que había organizado presuntamente una organización violenta, que logró acumular explosivos.

Operativo de detención de miembros del CDR investigado.

También se sospecha, pero no está confirmado algunos enlaces con Tsunami Democrátic la organización responsable de las mayorías de las convocatorias de manifestaciones en rechazo a la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes separatistas. Aunque las fuentes desvinculan el movimiento independentistas como implicado, si presuponen que Cataluña es el mejor punto de desestabilización de España.

Fuentes de la diplomacia rusa consultadas por elcierredigital.com aseguran que desconocen los detalles de la investigación, pero que el país del este mantiene su postura de “no intervención” en asuntos externos. También consideran que "todo corresponde a maniobras políticas que buscan enemigos externos".

Serguei Skripal, exespía ruso enveneado por agentes del Kremlim en Reino Unido.

A los integrantes del grupo investigado también se les atribuye el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija en el Reino Unido en marzo de 2018.

Son especialistas en sabotajes y atentados, de acuerdo a las fuentes consultadas, que además les relacionan con el 'salto' cualitativo que estaban preparando los siete detenidos para pasar de la mera protesta violenta a la acción terrorista en pos de una república catalana.

Trabajo en el terreno

Conforme detallan los autos de prisión de los siete investigados, el 15 de octubre de 2018 el ERT orquestó "una maniobra que se gestó en la máxima clandestinidad" en la que "se planteaba el encuentro con una persona que por la reacción de los integrantes al conocer su identidad debía tener un componente peligroso".

Se investiga si se trata del miembro de la 29155 de alta gradación que opera bajo el pseudónimo de Sergey Vyacheslavovich Fedotov, uno de los sospechosos del envenenamiento de Skripal y al que se considera experto en sabotajes.

Este individuo ya había estado antes en Cataluña, pues de acuerdo a la documentación que difundió el pasado mes de febrero el portal Bellingcat en su investigación sobre aquel intento de asesinato, Fedotov estuvo en Barcelona entre el 29 de septiembre y el 9 de octubre de 2017, es decir, en las fechas del referéndum ilegal.

Conforme publicó el New York Times el pasado 8 de octubre en fuentes de inteligencia, la particularidad de la 29155 es precisamente esa, que sus agentes, a diferencia de los que se centran en desestabilizar mediante intoxicación informativa o ataques informáticos, se desplazan hacia y desde países europeos y operan sobre el terreno.

Calvo desestima la vulnerabilidad de España

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad en funciones, Carmen Calvo, ha destacado el buen nivel de "ciberseguridad" que tiene España al ser preguntada sobre la supuesta injerencia en el 'procés' catalán de agentes vinculados a los servicios de inteligencia rusos que investiga la Audiencia Nacional.

Calvo ha recordado que el Gobierno de Pedro Sánchez, en "solo año y medio, ha tomado muchas decisiones en materia de ciberseguridad", hasta el punto de que en las "cinco" citas electorales que ha habido en un año no se ha registrado "ni un solo problema de pulcritud, a diferencia" de lo ocurrido "en otros países", donde sí "han tenido problemas importantes de intromisión y de hackeo".

De hecho, según ha subrayado Calvo, España es "un país bastante seguro y hemos avanzado bastante a partir de la Ley de Seguridad Nacional" de 2015, pues, además, se han tomado "muchas decisiones en materia de protección" del país, "en términos de seguridad" y ante "ataques" en el ámbito del "ciberespacio", en el que "España se protege muy bien", y lo hace con las "instituciones" y con las empresas españolas, "incluso en el extranjero".

En varias detenciones se encontraron artefactos explosivos.

En consecuencia, según ha concluido Carmen Calvo, "nos podemos sentir bastante seguros", pues, aunque "todo va a la velocidad del rayo en materia de tecnología, hemos tomado muchas y buenas decisiones para estar protegidos", logrando ser "un país que tiene unos resultados electorales muy rápidos, muy seguros y cabales en horas", y ello "sin ningún tipo de injerencia ni de problema, y eso es extensible absolutamente a todo".

Por eso, según ha insistido la vicepresidenta del Gobierno, "podemos estar razonablemente tranquilos con la capacidad que tenemos de defendernos de cualquier intromisión que altere nuestro orden legal, nuestro orden de convivencia y, por supuesto, la protección de nuestro sistema político, que es una democracia".

COMPARTIR: