08 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pequeño estaba jugando con su hermano en el domicilio sin la supervisión de sus padres

La muerte de un niño de 11 años en Valencia tras clavarse un cristal en el estómago pone el foco en los accidentes domésticos sufridos por menores

El hermano pequeño fue quien bajó rápidamente a la calle para avisar a su padre de lo que había sucedido, dos policías prestaron los primeros auxilios, fue evacuado al Hospital La Fe de València, donde esperaba un equipo quirúrgico para intervenirle de urgencia. A pesar de la atención médica el niño falleció minutos después.

La Policía Nacional confirmó la muerte de un niño de 11 años en la tarde del pasado domingo en Valencia. El menor se clavó de forma accidental un cristal en el estómago cuando jugaba en su casa junto a su hermano pequeño, de 10 años. Los padres de los dos menores estaban ausentes en el momento del accidente. El suceso se produjo poco antes de comer, cuando la madre de la víctima no se encontraba en la casa debido a que se encontraba en la calle aparcando el coche. El padre estaba en un establecimiento de comidas para llevar, situado en las proximidades del domicilio.

Los niños estaban jugando en casa al pilla-pilla y el hermano mayor se golpeó con fuerza accidentalmente con una puerta de cristal. Al chocar, la puerta se hizo añicos y uno de los cristales rotos se le clavó a la altura del abdomen, produciéndole una herida de gravedad que le hizo sangrar abundantemente en el momento. Su hermano pequeño de 10 años sufrió heridas superficiales en un brazo producidas por los cristales. Ambos estaban jugando y corriendo por los pasillos de la casa, cuando chocaron cada uno por un lado de la puerta, haciendo que se rompiera el cristal que la formaba. Aunque la Policía investiga la causa del trágico suceso, todo apunta que ha sido un accidente.

El hermano menor fue quien bajó rápidamente a la calle para avisar a su padre de lo que había sucedido. El progenitor llamó al teléfono de emergencias para pedir ayuda y la primera asistencia llegó por parte de dos agentes de la Policía Local, que realizaron asistencias sanitarias al niño intentando taponar la herida y haciéndole las primeras maniobras de reanimación cuando el menor entró en parada cardiorrespiratoria. El SAMUR llegó a los pocos minutos y atendió al menor, logrando estabilizar al menor. Más tarde fue evacuado al Hospital La Fe de València, donde esperaba un equipo quirúrgico para intervenirle de urgencia. A pesar de la atención médica el niño falleció minutos después.

El peligro de los menores en los accidentes domésticos

Una buena parte de los accidentes domésticos son producidas por caídas, las cuales afectan más a dos grupos poblacionales: ancianos y niños. El grupo de riesgo formado por los niños sufren caídas que se deben en gran parte a su estado de desarrollo, a su curiosidad innata y al aumento de su nivel de independencia, que los lleva a adoptar conductas de más riesgo, según afirma la OMS (Organización Mundial de la Salud). La supervisión insuficiente de los adultos es un factor citado frecuentemente por los expertos en las causas de las caídas y accidentes domésticos. 

Entre las medidas de prevención que destaca la OMS, las intervenciones eficaces incluyen programas comunitarios polifacéticos, modificaciones técnicas del mobiliario y de los equipos de las zonas de recreo y de otros productos, así como las leyes sobre la instalación de protecciones en las ventanas. Del mismo modo, recomiendan otras estrategias preventivas como el uso de raíles o barreras de protección, los programas de visitas a domicilio, las campañas educativas públicas masivas y la formación de las personas y las comunidades en materia de atención médica pediátrica aguda en caso de caída.

COMPARTIR: