21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Fiscalía ha rebajado la pena de siete años y medio de prisión a solo tres tras aplicar la atenuante de embriaguez y llegarse a un acuerdo

Tres años de cárcel para un hombre que intentó besar en la boca a una mujer y a una niña de 4 años en Baiona

El juicio ha tenido lugar este miércoles, 22 de mayo, en Vigo.
El juicio ha tenido lugar este miércoles, 22 de mayo, en Vigo.
La Fiscalía ha rebajado la petición de penas de 7,5 a 3 años de prisión para un acusado de dos delitos de abusos sexuales, tras celebrarse una vista de conformidad, en la Sección Quinta de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo, en la que el procesado ha admitido los delitos y en la que se ha tenido en cuenta la circunstancia atenuante de intoxicación etílica. 
Los hechos se remontan a marzo de 2018, cuando el acusado, R.A., que tiene antecedentes por abusos sexuales, se acercó a una mujer a la que no conocía, la agarró fuertemente por la cintura, y le sujetó la cara, al tiempo que se acercaba para besarla. La mujer se resistió y logró zafarse, ayudada por varias personas que la acompañaban.
 
Horas más tarde, durante la celebración de la Arribada, el acusado se acercó a una niña de cuatro años que se encontraba con sus padres en un local de Baiona, la agarró por los hombros desde atrás y se acercó a su cara con la intención de besarla en la boca, "asustando gravemente" a la niña, ante lo que tuvieron que intervenir los progenitores para alejarlo.
 

La locaidad pontevedresa de Baiona.

Este miércoles, 22 de mayo, se ha alcanzado un acuerdo con la acusación pública, que aceptó aplicar la atenuante de intoxicación, porque la ebriedad del acusado mermaba ligeramente sus facultades, aunque también tiene en cuenta la circunstancia agravante de reincidencia. 

Así, tras admitir los hechos el acusado, el tribunal ha dictado sentencia y ha condenado a R.A. a un año de cárcel y un año de libertad vigilada por el primer delito; y a dos años de cárcel y cinco años de libertad vigilada por el segundo delito.

Además, la Audiencia ha impuesto al procesado la obligación de realizar programas de reeducación sexual, así como el pago de una indemnización de 500 euros a cada una de las víctimas.

COMPARTIR: