21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

No se descarta un intercambio de las menores en alta mar y que se encuentren en el extranjero, por eso han interpuesto Orden Internacional de Búsqueda

Continúa el misterio en torno al padre y las dos niñas desaparecidas en Tenerife: Se tienen abiertas todas las hipótesis

Tomás Gimeno.
Tomás Gimeno.
Desde el pasado martes una desaparición tiene en vilo a todo el país. Es el caso de Tomás Gimeno y sus dos hijas, Anna y Olivia, de uno y seis años de edad.Todas las hipótesis están abiertas y no se descarta un intercambio de las menores en alta mar y que se encuentren en el extranjero por lo que se ha dictado una Orden Internacional de Búsqueda por parte del Juzgado de Instrucción nº 3 de Güimar.

Cuatro días lleva todo el país, y Tenerife en particular, en alerta por la desaparición de Tomás Gimeno, un hombre de 37 años y sus dos hijas Anna y Olivia, de uno y seis años. 

La situación estalló el pasado martes cuando Tomás Gimeno debía haber entregado las niñas a su madre, Beatriz, de la que se está separando desde el pasado verano, a las nueve de la noche y que no hizo, algo que nunca se había producido. Según algunos testigos, por la tarde se pudo escuchar a las niñas jugando en la finca propiedad del padre, situada en Igueste de Candelaria.

Apenas un par de horas después, el avión Sasemar 103 de Salvamento Marítimo localiza la embarcación, propiedad de Tomas Gimeno, a la deriva y sin nadie a bordo. El barco aparece a una milla de distancia del Puertito de Güímar y es interceptado por las salvamar 'Tenerife' y 'Punta Salinas'. Una patrullera de la Guardia Civil procede a su traslado al Puerto Deportivo Marina Tenerife.

El miércoles, un amplio dispositivo retoma desde primera hora de la mañana la búsqueda de Tomás, Anna y Olivia. El dispositivo está formado por Guardia Civil, Salvamento Marítimo y un helicóptero del GES, y la búsqueda se realiza por tierra, mar y aire, en una zona que abarca desde la Punta de Anaga hasta el Puertito de Güímar. Horas después se confirma con las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del Puerto Deportivo Marina Tenerife que Tomás Gimeno zarpó  supuestamente solo pasada la medianoche a bordo de su barco, una pequeña embarcación de recreo de apenas seis metros de eslora.

El capitán del Puerto Deportivo, Enrique Alonso, relata que el padre de las niñas salió hasta en tres ocasiones del muelle, para zarpar finalmente sobre las 00.30 horas. Según pudieron captar las cámaras, Tomás Gimeno llegó con su coche a las 21.30 horas, lo aparcó frente a su pantalán y descargó una serie de bolsos. El vigilante que hacía el turno de noche en ningún momento ve a las niñas, ni las cámaras revelan si estaban con él.

Tomás Gimeno dio hasta tres viajes para llevar bolsos, maletas y ropa desde el coche hasta el barco. Sobre las 21.50 horas zarpa del Puerto Deportivo y regresa sobre las 23.30 horas. Al parecer, necesitó comprar un cargador de móvil y salió a una gasolinera cercana, volviendo a entrar al muelle. En ese momento pide cargar su teléfono en la garita del vigilante y a las 00.30 horas sale por última vez del Puerto con su barco, el cual sólo cuenta con un pequeño camarote y un baño.

Según ha trascendido, la exmujer de Tomás Gimeno le telefoneó varias veces pero no obtuvo respuesta. Finalmente, es él quien la llama para decirle que no volverá a ver más a sus hijas ni a él. Es entonces cuando la madre de las pequeñas denuncia la desaparición ante la Guardia Civil. Al mismo tiempo, Gimeno envía whatsapp de despedida a su padre y amigos.

El dispositivo de búsqueda está formado por el servicio aéreo y marítimo de la Guardia Civil, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y la Unidad Orgánica de Policía Judicial, que está al frente de la investigación, y han recibido el apoyo de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) procedentes de Madrid.

Todas las hipótesis abiertas

Tomás pertenece a una familia bien posicionada económicamente, con varios terrenos agrícolas en su propiedad, así como un campo de golf. Sin embargo, según las informaciones que han trascendido, las relaciones de Tomás con sus progenitores y sus hermanas no estaban en su mejor momento. De hecho, antes de su desaparición, se llevó 90.000 euros pertenecientes a su padre. 

Fuentes de la investigación aseguran que todas las hipótesis siguen abiertas. Por ello no se descarta un intercambio de las menores en alta mar y que se encuentren en el extranjero, por eso se ha dictado una Orden Internacional de Búsqueda por parte del Juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Güímar. 

 
COMPARTIR: