18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Policía española continua la búsqueda del marroquí, un criminal violento y extremadamente peligroso que mató a su exmujer en Alemania

La Fiscalía alemana ofrece 3.000 euros por una pista sobre el asesino magrebí Mohammed Soultana buscado en España

Exclusiva El buscado, Mohammed Soultana.
El buscado, Mohammed Soultana.
La Fiscalía alemana ha ofrecido 3.000 euros a quien facilite una pista sobre el paradero de Mohammed Soultana, que huyó de Alemania por la frontera belga el pasado jueves 9 de mayo tras asesinar, presuntamente, a su expareja Fátima, una alemana-marroquí de 44 años en la ciudad de Offenbach. La Policía advierte que puede estar armado y ser extremadamente peligroso, así que recomiendan a los ciudadanos llamar a la Policía si tienen pistas sobre su paradero.

El Grupo de Fugitivos Internacionales de la Policía Nacional busca a Mohamed Soultana, un prófugo "extremadamente violento y peligroso". El fugitivo está acusado de un delito de asesinato cometido con arma de fuego y tiene decretada una orden europea de detención y entrega dictada por las autoridades alemanas.

Con el objetivo de localizarlo y detenerlo, la Policía ha pedido, tal y como ha podido saber este diario, "máxima difusión" a todas las unidades para intensificar las medidas de seguridad y control en puertos aeropuertos y puestos fronterizos, sobre todo los que llevan a Marruecos. Las investigaciones más recientes de la Policía alemana señalan que la intención de Mohamed Soultana es huir a Marruecos (su país de origen) por cualquier parte de la frontera española. Asimismo, se considera que el presunto asesino puede continuar armado.

Fátima, la asesinada y el Porsche Panamera.

Mohamed Soultana nació en Marruecos en septiembre de 1976. Tiene rasgos árabes, ojos verdes, barba y pelo negro. El prófugo tiene 42 años y mide 1,98 metros. Su constitución es musculosa, con barba. La policía alemana busca a Mohammed Soultana, por un asesinato en Offenbach (Hesse). Lo han estado persiguiendo durante casi dos semanas por toda Europa, desde el pasado jueves, pero perdieron su rastro en Bélgica.

Aquel día, a las 7 de la tarde, Soultana paró su coche alquilado, un Audi, en la calle Luisenstrase, en el centro de la ciudad alemana de Offenbach, donde aguardaba su exmujer, Fátima T., de 44 años. Fátima esperaba a su hijo de 13 años, a bordo de un Porsche Panamera, ya que salía de sus clases de kárate a esa hora. Soultana sabía donde encontrar a su esposa.

Cuando se puso junto a ella Mohammed paró y bajó la ventanilla del copiloto, luego disparó sobre Fátima, de doble nacionalidad alemana y marroquí, alcanzándola en el cuello. Todavía la policía alemana no ha informado si el fugado realizó dos disparos o solo uno. Pero sí saben que luego huyó en dirección a Bélgica, armado. El coche que usó Mohammed era alquilado, ya que el hombre no reside habitualmente en Alemania.

La autopsia reveló que la víctima murió de un solo tiro, tal y como publicó el diario Bild Zeitung. La mujer murió en la ambulancia, camino del hospital y el menor se encuentra bajo protección policial  enel sureste de Hesse, al igual que el resto de su familia.

La Policía alemana junto al lugar de los hechos.

Los investigadores suponen que el presunto asesino sabía donde se encontraba su mujer a esa hora y el asesinato fue premeditado. Mohammed Soultana no pasa desapercibido debido a su gran altura. No se puede descartar que todavía lleve consigo el arma homicida. La Policía alemana pide a los testigos que no se acerquen a él porque es considerado muy peligroso. El fiscal Darmstadt, de Offenbach, ha ofrecido una recompensa de 3.000 euros para quien dé alguna pista definitiva. Esta recompensa, según la legislación alemana, no está destinada "a personas cuyos deberes profesionales incluyen el enjuiciamiento de delitos penales".

COMPARTIR: