14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se le imputan dos delitos contra la seguridad del tráfico por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otro por transitar sin carné

Un hombre de 58 años conduce quintuplicando la tasa de alcohol en la localidad zaragozana de Cariñena

Guardia Civil de Tráfico
Guardia Civil de Tráfico
El investigado, de 58 años y nacionalidad española, superaba cinco veces la tasa de alcohol permitida . Tras quebrantar la inmovilización del vehículo se le realizó una nueva prueba en la que dio una tasa superior en tres veces a la permitida.

Los hechos ocurrieron a las 14.25 horas del pasado dos de agosto, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado. Agentes del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Cariñena observaron, a la altura del kilómetro 454 de la N-330, un vehículo que presentaba una conducción anómala.

Al identificar al conductor por la comisión de una infracción, se comprobó que presentaba evidente sintomatología de haber ingerido alcohol y, tras someterse a la prueba de alcoholemia, el hombre de 58 años que conducía el vehículo dio positivo, superando en más de cinco veces la tasa de alcohol permitida.

guardia-civil-trafico

El investigado tenía antecedentes por actuaciones similares

El conductor ya contaba con antecedentes por hechos similares y varias retiradas de permiso de conducir, por lo que el Equipo de Atestados de la Guardia Civil de Zaragoza procedió a investigar al conductor.

Finalizada la investigación penal, el hombre quedó en libertad con la obligación de presentarse ante la autoridad Judicial en la fecha que la misma disponga. Además,  se le advirtió de que el vehículo quedaba inmovilizado en el lugar de los hechos, sin que pudiera disponer de él hasta que la tasa de alcohol descendiese por debajo del límite permitido u otra persona se hiciese cargo del turismo.

Cogió el coche una hora después

A pesar de ello, sólo una hora después y aprovechando que los agentes se habían marchado para continuar con sus cometidos, el conductor cogió su turismo y se ausentó del lugar. Una patrulla que vigilaba la zona interceptó el vehículo a solo cinco kilómetros del lugar.

Por tales hechos la Guardia Civil volvió a investigar al conductor, esta vez por superar en tres veces la tasa permitida y, en vista del peligro real y evidente que suponía para la seguridad vial, se optó por depositar el vehículo a disposición de la autoridad judicial.

Se le imputan dos delitos contra la seguridad del tráfico por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otro por conducir careciendo del permiso de conducción tras haber sido retirado judicialmente. 

COMPARTIR: