16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presunto culpable del asesinato de Jessica Márquez y Antonio ‘Peke’ Hag salió de prisión el pasado 12 de julio

Atropello mortal pedida de mano en El Álamo: Desestiman el recurso de la familia de los fallecidos

El Cierre Digital en Jessica Márquez y Antonio 'Peke' Hag.
Jessica Márquez y Antonio 'Peke' Hag.
El 27 de julio de 2020 se produjo el mortal atropello de Jessica Márquez y Antonio ‘Peke’ Hag en El Álamo. La pareja había acudido a una pedida de mano que acabó en una pelea entre los miembros de los clanes. El presunto asesino del matrimonio salió de prisión el pasado 12 de julio y ahora, la defensa de la familia de los fallecidos ha interpuesto un recurso de reforma y otro de apelación. El recurso de reforma ha sido desestimado.

Jessica Márquez y Antonio ‘Peke’ Hag fueron atropellados después de asistir a una pedida de mano en El Álamo. El suceso tuvo lugar el 27 de julio de 2020 después del evento, en el que tuvo lugar una pelea entre dos clanes. El presunto asesino salió recientemente de prisión bajo una fianza de 6.000 euros tras haber pasado en la cárcel 16 meses. Ante esto, la defensa de la familia de ‘Peke’ ha interpuesto un recurso de reforma y otro de apelación. El Juzgado de Instrucción nº5 de Navalcarnero solo ha admitido a trámite el segundo.

Según se explica en el auto que lo ha decretado —al que ha tenido acceso elcierredigital.com—, el presunto culpable no solo salió de prisión tras pagar 6.000 euros sino que tiene la obligación de “comparecer todos los lunes de cada semana” así como de “presentar ante este juzgado su pasaporte en el improrrogable plazo de 24 horas si lo tuviese, con la expresa prohibición de expedición del mismo y de salida del territorio nacional durante la tramitación de la presente causa bajo apercibimiento de detención”.

El presunto autor del crimen además de acabar con la vida de Jessica Márquez y Antonio ‘Peke’ Hag habría provocado severas lesiones en otro miembro de esta familia, lo que habría causado que el juzgado le impusiese también la “prohibición de aproximarse a menos de 1.000 metros de los familiares de los fallecidos, y a la persona [a la que causó graves lesiones], así como familiares, y la prohibición de comunicarse con ellos por cualquier medio.

La presunta culpabilidad del menor en el atropello de El Álamo

Como informó elcierredigital.com a principios de semana, el presunto autor del delito salió de la cárcel el pasado 12 de julio bajo una fianza de 6.000 euros. En el auto actual, se especifica que “no se ha acordado la libertad provisional con la única condición de abonar el importe de la fianza. La fianza de 6.000 euros va a acompañada de una serie de medidas”.

Estas medidas —enumeradas anteriormente—, que en el auto se explica que son “menos gravosas”, serían suficientes para “asegurar su presencia ante la autoridad judicial”. Sin embargo, Rocío Hijano, madre de Antonio, expresaba a elcierredigital.com el posible “riesgo de fuga” del presunto culpable debido a “su actitud con la justicia. Ha intentado inculpar a tres personas y no sé dónde han visto el milagro de ver que no hay peligro de fuga”.

Lugar donde fueron encontrados los cuerpos.

Además de este hombre, hay otros dos adultos investigados como los presuntos ocupantes del coche y un menor de edad, hijo del dueño del coche. El menor, tal y como ha conocido elcierredigital.com, se autoinculpó de los hechos cuando la Guardia Civil le detuvo, pero “la fiscalía dice que no le da ninguna credibilidad”, explicaba la madre del fallecido.

En el auto que ha desestimado el recurso de reforma se hace alusión a estos hechos, comunicando que el menor se autoinculpó del “atropello de una persona exonerando a su padre de cualquier participación en el atropello, lo que fue confirmado por el propio investigado”. Al investigar el caso, se tomaron muestras de ADN para esclarecer si el hijo estaba en el vehículo que se usó para atropellar a las víctimas. Los resultados lo confirmaron.

Debido a esta circunstancia el auto establece que “se plantea como posible que [el hijo] pudo ser víctima del primero de los atropellos (en el que estuvieron implicados los fallecidos) y esto pudiera ser la motivación homicida de padre e hijo. Una situación que, unida al tiempo pasado en prisión, consideran que resulte “proporcionada la variación de la situación personal del investigado".

La pedida de mano que acabó en tragedia

Una pedida de mano. Eso es lo que estaba sucediendo el 26 de julio en la localidad del Álamo. Dos clanes se reunieron para celebrar la fiesta y durante la celebración comenzó la disputa. Según comentaron algunos medios, la causa fue decidir quién tocaba una canción en un órgano. Sin embargo, Rocío Hijano comentó a elcierredigital.com que la disputa comenzó por la discusión de "dos primos" del clan contrario que intentó parar un miembro de su familia.

Las familias que asistieron al evento eran dos clanes de Navalcarnero y de Puente de Vallecas. La pelea que menciona la madre del fallecido comenzó sobre las 23.30 cuando dos miembros empezaron a discutir y terminaron con puñetazos, empujones y numerosa gente involucrada.

Imagen del lugar donde fueron encontrados los cuerpos.

"Mi cuñado intentó evitar la pelea diciendo que eran familia, pero uno le cogió del brazo y dijo: 'Esto es entre familia, tú aquí no pintas nada'. Mi cuñado se soltó y recibió un golpe por la espalda en la cabeza y cayó al suelo", explica Rocío, que añade que a continuación "los miembros de la otra familia empezaron a pegar" a los de la suya.

La Policía Municipal no tardó en acudir al lugar de los hechos, pero necesitaron refuerzos de la Guardia Civil debido al alto grado de violencia empleado.

Jessica Márquez y Antonio ‘Peke’ Hag, atropellados

Sin embargo, lo peor llegó a la mañana siguiente, cuando se encontraron los cuerpos sin vida de Jessica Márquez y Antonio ‘Peke’ Hag. El de la primera fue hallado en una cuneta de la M-404 y el del hombre en la maleza de la misma cuneta. El vehículo con el que se perpetró el asesinato, un BMW, se encontró escondido en la misma carretera, entre los municipios de El Álamo y Serranillos del Valle, en el remolque de un camión de reparto de cerveza.

Rocío Hijano fue la encargada, según comentó a elcierredigital.com, de acudir al cuartel para buscar a su hijo y a su nuera, que estaban desaparecidos. "Pensamos que estaban detenidos. Pero fui al cuartel y le dije: 'Por favor, si no los tienen detenidos es que me los han matado", comenta.

Además, explicó que según los datos de "geolocalización del móvil del grupo de homicidios", el presunto asesino llega "al lugar a las 23.58 y se va a las 00.14. A las 00.30 mi hijo y mi nuera ya están muertos. Llegó sin saber a quién mataban y por qué, solo porque sus primos se lo dijeron".

Ahora, Rocío y los suyos piden "que se haga justicia y que se cumpla la ley. Un asesino tiene que estar en la cárcel. No hay más".

COMPARTIR: