19 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ali G. será juzgado por un delito de asesinato con alevosía y su esposa Roberta S. por encubrimiento

El acusado de asesinar al indigente rumano sin piernas en la Playa del Inglés será juzgado en Canarias en mayo

Stefan Pruteanu tenía 61 años cuando fue asesinado
Stefan Pruteanu tenía 61 años cuando fue asesinado
El juicio por el asesinato del indigente rumano Stefan Pruteanu para el próximo 11 de mayo. El principal acusado, el español de origen turco Ali G., se enfrenta a 18 años de prisión por estrangular y quemar a la víctima de 61 años en la Playa del Inglés, al sur de Gran Canaria. Su esposa Roberta S. está acusada de un delito de encubrimiento.

La Audiencia Provincial de Las Palmas de Gran Canaria ha fijado el juicio por el asesinato del indigente rumano Stefan Pruteanu para el próximo 11 de mayo.  Ali G. G, de origen turco pero nacionalizado español y de 44 años de edad, se enfrenta a 18 años de prisión después de que la Fiscalía lo haya acusado del asesinado de Stefan Pruteanu, un sintecho de San Fernando de Maspalomas (Gran Canaria) al que, presuntamente, estranguló y luego prendió fuego el 11 de enero de 2019. Se le imputa un delito de asesinato con alevosía.

Por su parte, la pareja del presunto asesino, la británica Roberta S., está acusada de un delito de encubrimiento. Stefan tenía 61 años de edad en el momento de su muerte y, aunque era bastante querido en la zona donde residía, no consta la existencia de descendientes ni de otros familiares. 

La Audiencia considera hechos justiciables los señalados por el Ministerio Público en su escrito de acusación. Así, según la Fiscalía, Ali G. acabó con la vida de Stefan aprovechándose de que él mismo tenía sus dos piernas amputadas y en el momento del crimen se había quitado las prótesis para dormir en unos quioscos abandonados en la zona del Parque Europeo.

ali_g_detenido

Momento de la detención de Ali G.G.

Ali G., tal y como señala el escrito, salió de su domicilio en San Fernando de Maspalomas el pasado 11 de enero y se dirigió andando al Parque Europeo, situado entre las calles San Cristóbal de la Laguna y la Avenida de Tenerife, de Playa del Inglés. Allí es donde se encuentran unos quioscos abandonados, zona donde pernoctaba y desarrollaba sus actividades diarias Stefan Pruteanu.

Ali G. G. accedió al quiosco y “con la inequívoca voluntad de acabar con la vida de Stefan Pruteanu” y aprovechando que el mismo se encontraba tumbado boca arriba en el suelo sobre un colchón a la vez que estaba desprovisto de sus piernas ortopédicas sin capacidad de defensa, “ejerció presión en su cuello” hasta fracturar el asta superior derecha del tiroides y ocasionar una fractura bifocal de la asta derecha del hioides con hemorragia asociada y degeneración fibrilar de la musculatura adyacente.

De esta forma le ocasionó la muerte “por asfixia mecánica”, siendo la causa una “anoxia anóxica”. Tras estrangular al sintecho, el acusado abandonó rápidamente el lugar alejándose del mismo por la calle Tenerife. Horas después, se dirigió a su casa donde vivía con su pareja sentimental, Roberta S., a la que contó lo que había hecho.

Luego, abandonaron el domicilio sobre las 18.05 del mismo día en compañía de sus dos hijos menores de edad y se subieron en su coche. Roberta S., que era la que conducía, se dirigió al Parque Europeo y, una vez se apearon del vehículo, se dirigieron ambos andando al quiosco donde yacía el cuerpo sin vida de Stefan Pruteanu.

ali_g_y_roberta_s_detenidos_gran_canaria

Roberta S. está acusada de un delito de encubrimiento

Con la supuesta intención "de eliminar cualquier vestigio que le relacionase con la acción que había realizado por la mañana", el acusado se acercó a Stefan y lo roció con alcohol para, acto seguido, prenderle fuego. En cuestión de minutos el cuerpo de Stefan Pruteanu comenzó a arder mientras presuntamente Roberta S. vigilaba que nadie se percatara de los hechos.

Posteriormente, Ali G., abandonó el lugar por la avenida de Tenerife en dirección a la calle La Estrella para dirigirse al Centro Comercial Tropical, mientras que Roberta S. huyó de la zona en dirección opuesta para ir a buscar su coche y recoger minutos después al acusado para marcharse juntos de nuevo a su domicilio sobre las 19.25 horas.

El acusado de asesinato se encuentra privado de libertad desde el 13 de marzo de 2019, mientras que su pareja se encuentra en libertad desde el día 15 del mismo mes, dos días después de su detención. Las defensas de Ali G. y Roberta S. niegan en sus escritos provisionales los hechos que se imputan a sus acusados 

El presunto móvil de los hechos que barajan los investigadores es una posible venganza por una denuncia que había presentado el acusado contra la víctima. Al parecer, Stefan mantenía un proceso judicial con el agresor, por un apuñalamiento del fallecido a Ali G. G. en el año 2017. 

COMPARTIR: