07 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Fiscalia malagueña solicita su declaración como imputado, mientras mantiene en calidad de testigo al pocero Antonio Sánchez

David Serrano, dueño de la finca de Totalán donde murió el pequeño Julen, investigado por homicidio imprudente

El propietario de la finca, David Serrano.
El propietario de la finca, David Serrano.
La Fiscalía de Málaga ha pedido que declare como investigado David Serrano, el dueño de la finca de Totalán donde se contruyó el pozo en el que cayó y murió el pequeño Julen. El Fiscal considera que este hombre podría haber cometido un delito de homicidio imprudente y lo llama como una diligencia previa para que testifique y decidir si continúa adelante con la acusación. Su abogado dice que están dispuestos a colaborar con la Justicia en todo lo que sea necesario.

El Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga acordó el miércoles citar a declarar como investigado a David Serrano,el propietario de la finca donde murió el pequeño Julen Rosello, tras caer en un pozo supuestamente ilegal de su propiedad. Serrano tendrá que acudir el próximo día 22 de febrero para responder ante un presunto delito de homicidio imprudente que le imputan la jueza instructora y la Fiscalía.

Antonio Flores, abogado defensor de David Serrano.

Esta citación se produce después de que la Fiscalía lo haya pedido, al igual que también solicitó que declaren, pero solo como testigos, una docena de personas, entre ellos Antonio Sánchez, el conocido pocero que construyó la prospección, los tres senderistas que llamaron al 112, varios guardias civiles que acudieron al lugar y los padres del pequeño Julen.

"Nos extraña que solo se haya citado a nuestro defendido como investigado y no a quien hizo el pozo, lo normal es que los dos fueran como testigos o como investigados, pero ambos de la misma manera. En cualquier caso, nuestra obligación es comparecer y colaborar con la Justicia y así lo hará mi cliente", aseguró a Elcierredigital, Antonio Flores, abogado del propietario de la finca. La Fiscalía además llamó como testigo a Adriana, la prima del padre de Julen y pareja de David Serrano, que se encontraba aquel día junto al resto de familiares del pequeño celebrando un domingo de campo.

Algunas de estas personas están citadas en días posteriores. La defensa de Serrano espera tener los informes realizados por el Seprona de la Guardia Civil, "para no ir a declarar a ciegas, la idea es saber qué informes hicieron para saber por qué la Fiscalía califica de investigado a mi cliente y poder también nosotros solicitar diligencias", aseguró Flores.

El Fiscal solicitó esta práctica testifical después de que la Guardia Civil remitiese al Juzgado otros informes, ampliatorios del primero, tras lo que la Fiscalía considera que ya se pueden hacer varias hipótesis de los momentos previos al accidente de Julen y por tanto es el momento de depurar las responsabilidades penales si las hubiera, según el escrito del ministerio público.

El cuerpo de Julen fue encontrado a las 01.25 horas de la madrugada del sábado 26 de enero por los equipos de rescate que lo buscaban en el pozo de tan sólo 25 centímetros de diámetro y algo más de 70 metros de profundidad, trece día después de su desaparición.

El dueño de la finca, David Serrano, declaró inicialmente como testigo ante la Guardia Civil y hace unos días ofreció una rueda de prensa en la que dijo que el día del accidente protegió con dos bloques de hormigón el agujero que hizo el responsable de una empresa especializada y que, según él, había dejado "abierto". Además, señaló que advirtió del peligro de que alguien pudiera meter un pie, pero que "jamás" pensó que un niño pudiera caber por ese agujero. "Eso yo nunca me lo voy a perdonar, el que no haya visto ese peligro allí", aseguró en su última comparecencia pública.

COMPARTIR: