25 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Aunque no hay datos concretos, se estima que Castilla-La Mancha es la sede del 80 por ciento de los clubes sexuales de toda España

El mapa de la prostitución en España: Las autonomías con más prostíbulos decretan el cierre por el Covid-19

Policía Nacional en local de ocío
Policía Nacional en local de ocío / Policía Nacional
Castilla la Mancha y Cataluña han decretado el cierre inmediato de prostíbulos en toda la Comunidad. Hace una semana, el Ministerio de Sanidad había dado la orden a todas las comunidades de cerrar los espacios de ocio nocturno y limitar el horario en locales de copas y restaurantes. Durante los últimos meses se han producido hasta tres brotes de coronavirus ligados a locales de prostitución.

La prostitución siempre ha sido una puerta sin abrir en España. La desregulación es casi total, lo que ha derivado en tráfico de personas y también en desamparo absoluto de quienes se dedican a esta actividad de forma voluntaria. Los establecimientos privados, además, no cuentan con licencia especial, sino que deben recurrir a otras licencias.  Por tanto, no existen normativas únicas en momentos de alarma, como el provocado por la pandemia del covid-19.

Los más de 1.600 prostíbulos de toda España no tienen restricciones dictadas por Sanidad debido al coronavirus. A diferencia de las discotecas que están cerradas o los bares que deben echar a sus clientes antes de la una de la madrugada. Los espacios de prostitución permanecen abiertos a su público, siendo lugares de alto riesgo por la actividad en sí.

Apenas unos días después de que algunas agrupaciones políticas pidieran también el cierre de estos establecimientos, algunas comunidades han comenzado a tomar medidas. Las primeras, Cataluña y Castilla- La Mancha, que suman la gran mayoría de los locales de ocio sexual de toda España.

Hace una semana, el grupo de Izquierda Unida de la Mancha envío una carta a la consejería de sanidad, mostrando su “preocupación” por la situación del personal de estos establecimientos, ya que Castilla-La Mancha es “la región donde se sitúa el 80% de los clubes de alterne de todo el país, según datos de las asociaciones que trabajan con personas prostituidas”, según explican en su declaración.

En total, la comunidad autónoma dispone de 83 clubes, 110 pisos, 12 casas. Además, de espacios abiertos en los que también se ejerce la actividad.

En una rueda de prensa, el consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha explicado que la medida obedece a un plan para frenar la expansión del covid-19 en la comunidad. Además, la nueva normativa también suspende todas las fiestas populares y prohíbe comer en el transporte público.

Mientras el gobierno del socialista Emiliano García Page habla en términos más directos, la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergès ha explicado a la prensa que, en esta medida, la pionera ha sido Cataluña. Las normativas publicadas el pasado jueves por el gobierno regional no solo incluye cierre de bares y discotecas, sino también de "establecimientos públicos con reservados anexos".

Vergès explica que, con esto, el gobierno de Torra se refiere a los diferentes prostíbulos de la comunidad. Horas antes, el grupo del Partido Socialista Catalán había solicitado al “Govern” que siguiera los pasos de Castilla-La Mancha.

Por otra parte, aunque la Comunidad Valenciana no ha tomado ninguna medida. Fuentes consultadas por el diario El Mundo, apuntan a que la consejería de sanidad del gobierno de Ximo Puig estaría estudiando la introducción de una ley que obligue a los prostíbulos a cerrar después de que la comunidad haya registrado un brote de covid-19 en un establecimiento de la localidad de Cox.

Sanidad tiene miedo al rastreo

Si rastrear posibles casos es complicado, hacerlo con clientes de un prostíbulo es aún más difícil. Aunque algunas administraciones como la Comunidad de Madrid piden al ocio nocturno y bares que registren fecha y contacto de sus comensales, la mayor parte de España no tiene un plan claro para seguir posibles casos y brotes.

Los prostibulos permanecían abiertos al no tener una licencia clara.

El problema de los lugares de prostitución es que las medidas de seguimiento no estarían bien vistas ni por trabajadores, ni por clientes. Por lo que seguir posibles brotes de coronavirus es imposible. Esta inquietud ha sido transmitida por el ministro Salvador Illa que ha pedido a las comunidades formas de cerrar provisionalmente estos establecimientos.

Según ha informado Sanidad, ningún asistente a los prostibulos en los que se han detectado casos positivos de coronavirus ha acudido a realizarse de forma voluntaria una PCR o prueba rápida sobre el virus.

Según asegura IU en su denuncia publicada es necesario “cumplir los acuerdos del Consejo Interterritorial de Sanidad y la legislación oportuna”. Ante esto, llama a “cerrar también estos locales de prostitución” como si fueran establecimientos de ocio nocturno. Además, pide la puesta en marcha de los “rastreadores y de medidas de cuarentena que incluyan a las personas que pasaron por estos locales y que sean las acordadas entre el Gobierno central y las comunidades autónomas”.

Estos son de los brotes que más preocupan porque probablemente los clientes que hayan visitado este club de alterne no lo van a comunicar ni a los rastreadores ni a las autoridades sanitarias, por tanto, no se les practicarán las pruebas PCR, lo que da lugar a que haya una mayor posibilidad de contagios y rebrotes en toda la zona Centro de la Península y en Castilla-La Mancha.

Rebrotes en tres establecimientos

El día martes 18 de agosto se conoció de otro brote relacionado con un prostíbulo. Un establecimiento de la localidad alicantina de Cox registró varios caos de coronavirus, por lo que tuvo que ser cerrado y sus trabajadores sometidos a pruebas PCR.

Según aclaró el Diario información, las autoridades sanitarias han intentado hacer rastreo para encontrar a posibles personas expuestas al virus. Hasta el momento se cuentan cuatro positivos.

"Sala Pipos" en Cox.

Los hechos ocurrieron en la Sala Pipos, que cerró en cuanto Salud Pública le informó del primer caso. Según trascendió a la prensa, el local ha pedido a todos sus trabajadores guardar cuarentena “preventiva”, mientras se realizan todos los exámenes de despistaje.

Pocos días atras era declarado un brote en el prostíbulo ‘Las Palmeras’ de Alcázar de San Juan, con nueve positivos confirmados de las trabajadoras sexuales del local y cuatro contactos en seguimiento.

El brote de COVID  más numeroso que se ha notificado hasta ahora en un prostíbulo ocurrió a principios de abril en Rincón de Soto (La Rioja). Cerca de 14 personas, ya que nunca se conoció el número exacto, dieron positivo por coronavirus entre trabajadoras y clientes. El local en cuestión era la macrodiscoteca Pub Macumba, que en sus tiempos llegó a albergar conciertos para 4.000 personas.

COMPARTIR: