29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL ASESINO DE CINCO MUJERES QUE CUMPLE CONDENA EN HERRERA DE LA MANCHA, ESTÁ PASANDO UNOS DÍAS DE LICENCIA PENITENCIARIA EN ESTA LOCALIDAD MANCHEGA

El terror llega a Valdepeñas: Joaquín Ferrándiz, el violador de Castellón, está de permiso

Joaquín Ferrándiz
Joaquín Ferrándiz
Joaquín Ferrándiz marcó la historia de España durante los años 90. Algunos lo categorizan como el asesino en serie más inteligente en la historia del país. Durante el año que llevó a cabo sus crímenes, entre 1995 y 1996, asesinó a cinco mujeres y atacó a otras dos. Cuando fue detenido algunos no se lo creían, pues llevaba la vida normal de un joven trabajador que vive con su madre.

Joaquín Ferrándiz es un asesino en serie de mujeres en la provincia de Castellón que fue condenado a un total de 69 años de cárcel, que está cumpliendo en la prisión Herrera de la Mancha, Ciudad Real. Sin embargo, antes de cumplir los primeros 25, ha obtenido un permiso penitenciario de unos días y ha decidido instalarse en Valdepeñas. En la localidad, de unos 30.000 vecinos, se sienten algo inseguros con su presencia.

No es la primera vez que disfruta de un permiso y se instala allí. En otro permiso previo ya lo hizo, quedándose cuatro días en la residencia de los Padres Trinitarios que tienen en Valdepeñas. Es en ese lugar donde trabaja junto al párroco de la prisión de Herrera de la Mancha en la reinserción de los presos. Se prevé que finalice su condena en julio de 2023, cuando cumple los 25 años, lo máximo que en España se puede estar en prisión, aunque desde que entró ha podido disfrutar de un par de permisos.

Sus años en la cárcel

Durante los años que lleva en la cárcel de Herrera La Mancha no se le ha diagnosticado ningún tipo de psicopatía, “no era una persona neurótica, ni se le notaba ningún trastorno en la personalidad, era una persona amable y tranquila, sin antecedentes penales”, explican fuentes cercanas a elcierredigital.com.

Ha trabajado como ordenanza en prisión y por su buen comportamiento se le han otorgado beneficios penitenciarios y labores relacionadas con la cocina, la limpieza, la lavandería o el reparto de correo. En la cárcel de Herrera la Mancha, Ferrándiz ha coincidido con otros asesinos como José Bretón, Miguel Carcaño, Tony King y Santiago del Valle.

El nacimiento de un criminal

Ferrándiz ya estuvo en prisión a finales de los ochenta como autor de una agresión sexual. Durante su estancia en la cárcel, compartió celda con un sujeto que había matado a su esposa. Este hombre se jactaba del crimen cometido y los detalles y descripción de lo sucedido le sirvió a Joaquín para construir su faceta criminal, imitando el modus operandi de su compañero.

En 1995 Ferrándiz fue liberado gracias a la presión ejercida por amigos y familiares convencidos de su inocencia. Se le otorgó la libertad condicional gracias además a su buen comportamiento y su participación en el boletín de la prisión.

Tras salir de prisión, el ex convicto decidió trasladarse a la ciudad de Castellón de la Plana, donde vivió con su madre y empezó a trabajar en una compañía de seguros de coches. Cuando se conocieron sus crímenes sus compañeros de trabajo lo describieron como una persona normal, sin saber que durante los días no laborales Joaquín Ferrándiz se convertía en una persona totalmente distinta, un depredador sexual sediento de sangre.

Entre los años 1995 y 1996, Joaquín Ferrándiz Ventura, siendo agente de seguros en Castellón, acabó con la vida de las jóvenes Sonia Rubio, Natalia Archelós, Mercedes Vélez, Francisca Salas y Amelia Sandra García. La aparición de los cuerpos sembró el pánico en la población y puso en jaque a las autoridades de la zona.

Ferrándiz tenía 32 años cuando mató a sangre fría a cinco jóvenes en Castellón. Según revelaron psicólogos forenses, “el instinto cazador de los asesinos en serie desciende drásticamente a partir de los 40 años”. Entró en la cárcel como forma preventiva en septiembre de 1998, siendo detenido por la Guardia Civil, y en el año 2000 la Audiencia Provincial de Castellón, le condenó a 69 años de prisión.

Fue la primera vez que se utilizó el perfil criminal en España de la mano del criminólogo Vicente Garrido Genovés quien, junto con la policía, “intentaron ver su modus operandi por si coincidía con alguno de los registrados”. Coincidieron en que era un asesino depredador, vigilaba y controlaba a las víctimas para acercarse a ellas, “él quería sentir poder sobre las víctimas y sus crímenes eran muy violentos”, asegura el criminólogo Vicente Planas.

El próximo año está previsto que salga de la cárcel, pero no podrá acercarse a Castellón ni podrá disfrutar de ninguno de los municipios donde cometió los crímenes en un periodo de, por los menos, diez años, hasta 2033. Pero, “quién nos da la certeza de que cuando vaya a salir no va a cometer ningún crimen”, plantea ante elcierredigital.com Planas. 

COMPARTIR: