23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los agentes de la Policía Foral de Navarra ha interceptado ya numerosos correos electrónicos falsos en los que se piden hasta 2.000 euros

Alerta policial por un intento masivo de fraude digital para extorsionar con supuestos vídeos sexuales

Agentes del Área de Investigación Criminal de la Policía Foral han lanzado la alarma tras haber detectado una nueva campaña de correos electrónicos fraudulentos enviados a usuarios en distintas localidades de Navarra. El objetivo de dichos envíos era extorsionar a los destinatarios de los mismos con un supuesto vídeo de contenido sexual que se ha demostrado falso.

El ciberdelincuente, que se identifica como un hacker, amenaza con enviar un vídeo con contenido sexual del usuario a los contactos de la víctima si no realiza el pago de una determinada cantidad de dinero que oscila entre los 1.000 y los 2.000 euros. 

El Grupo de Delitos Informáticos de Policía Foral se recomienda ignorar este tipo de correos y denunciarlo inmediatamente. Según los agentes se trata de “un intento de estafa” y aseguran que “ en realidad el equipo no ha sido infectado con ningún malware" ni "existe tal vídeo de contenido sexual".  La Policía solicita que, en caso de haber recibido este mensaje, se recopilen  las pruebas disponibles para añadirlas a la denuncia.

Es una oleada más de ciberdelincuencia ante la que no hay que bajar la guardia. En enero pasado, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) alertaba  a través de su página web, sobre una nueva campaña de correos electrónicos fraudulentos cuyo fin era extorsionar a sus destinatarios a cambio de bitcoins. Todo ello a través de un supuesto vídeo de contenido sexual, mediante el que los piratas informáticos pretenden obtener importantes sumas de dinero de sus víctimas.

Para evitar ser víctima de este tipo de estafas, tanto expertos como Policía  insisten en sus recomendaciones: no abrir correos de usuarios desconocidos, eliminándolos directamente, no contestar en ningún caso a estos correos ni enviar información personal, disponer de un sistema antivirus actualizado, utilizar contraseñas distintas para servicios diferentes, y no pagar nunca ninguna cantidad a los extorsionadores ni contestar al correo electrónico que se ha enviado.

COMPARTIR: