01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los sindicatos de prisiones siguen criticando la pasividad del Gobierno de Pedro Sánchez ante sus reclamaciones

Se producen dos nuevas agresiones en cárceles españolas, esta vez en Tenerife y Huelva

La cárcel de Huelva
La cárcel de Huelva / Diario de Huelva
Las agresiones a funcionarios de prisiones se siguen sucediendo en las cárceles españolas, ante la aparente pasividad del Gobierno de Pedro Sánchez. Las dos últimas: Tenerife, el lunes, y Huelva, el domingo. Estos centros han sido escenarios de las dos nuevas agresiones a funcionarios, un problema que tiene en pie de guerra a los sindicatos de prisiones.

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones en Tenerife (APFP) ha denunciado este lunes un nuevo caso de agresión en cárceles españolas. “Los hechos ocurrieron en el Centro Penitenciario de Tenerife II, ubicado en el término municipal de El Rosario, cuando un interno del módulo 5, durante el reparto de la comida, se dirigió a un funcionario de forma agresiva y violenta y le propina varios golpes", según informan desde el sindicato.

"Tras conseguir ser apartado de los demás internos y llevado a una zona de seguridad", el interno violento "propina un mordisco en el gemelo a otro funcionario, mientras éste procedía a su reducción dada la agresividad que presentaba" explica APFP.

Agresión sufrida por uno de los funcionarios 

“Uno de los funcionarios agredidos ha tenido que ser atendido en la enfermería del propio centro y posteriormente ha sido remitido a urgencias de un hospital externo". Las lesiones sufridas por el otro funcionario "se desconocen", se afirma en el comunicado de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones.

Esa misma organización de trabajadores asegura que "hay una falta de personal con más de 3.400 vacantes (48 de ellas en Tenerife II)" y una "carencia de medios materiales que no permite trabajar con la seguridad que precisa el medio en el que ofrecemos nuestro servicio público".

Además, recuerdan "la gran cantidad de internos con patologías mentales presentes en los centros penitenciarios ante la ausencia de recintos psiquiátricos para ellos (solo hay dos en toda España, en Sevilla y Alicante), lo que sumado al consumo de sustancias estupefacientes supone un grave peligro, tanto para los empleados penitenciarios como para los internos que están cumpliendo su pena privativa de libertad".

Más polémica en Huelva

No es el único caso violento en lo últimos días, el domingo en uno de los módulos residenciales de mayor hacinamiento y más conflictivo del centro penitenciario de Huelva se produjo una pelea que se saldó con un funcionario de prisiones lesionado y cuatro internos trasladados al módulo de aislamiento. Este centro saltó a la palestra hace unos días debido a un envenenamiento que se produjo cuando alguien introdujo drogas en un cartón de leche que utilizaban los funcionarios del centro médico de la prisión. Parece que el origen del incidente ahora se inició con los insultos machistas recibidos por una empleada, que desempeñaba sus labores de limpieza dentro de la zona de seguridad.

Al reprender los trabajadores del centro esta actitud, el interno en cuestión los atacó violentamente. Como respuesta fue trasladado al módulo de aislamiento. Los presos más peligrosos aprovecharon este momento para alterar de forma violenta el módulo atacando a los funcionarios, pues su objetivo era poner en dificultades la labor de control y apaciguamiento de los funcionarios. Incluso uno de los protagonistas se lanzó a agredir a un funcionario, que lesiono en una mano al intentar repeler esta agresión, necesitando atención hospitalaria.

“El elevado número de incidentes y agresiones a los trabajadores del centro, con el resultado muchas de ellas de lesiones de diversa consideración, es debido entre otras causas el hacinamiento y a la mala clasificación interior, convirtiéndose los módulos residenciales en verdaderas torres de babel donde se alojan internos con diferentes perfiles delictivos” explican desde el sindicato ACAIP de Huelva.

COMPARTIR: