22 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El hombre fue detenido en Garrapinillos y se le acusa de delitos de cultivo, elaboración de droga y defraudación del fluido eléctrico

Así convirtió un inquilino su vivienda de alquiler en Zaragoza en una plantación y almacén de marihuana

Material incautado por la Guardia Civil.
Material incautado por la Guardia Civil.
Un hombre de 30 años con antecedentes policiales ha sido detenido por utilizar una vivienda en Garrapinillos (Zaragoza) para el cultivo de marihuana. Tras alquilar la vivienda, el detenido la preparó casi íntegra para cultivar esta sustancia con total desconocimiento de su propietario. El domicilio presentaba numerosos daños por las obras realizadas para destinarlo al cultivo indoor de cannabis.

Agentes de la Guardia Civil han llevado a cabo la denominada operación Garra que ha permitido localizar una vivienda en el municipio zaragozano de Garrapinillos destinada al cultivo indoor de marihuana y detener al responsable. Se trata de un varón de 30 años, nacionalidad española y al que le constan antecedentes policiales.

La operación se inició en el mes de enero tras tener conocimiento de la existencia de una vivienda ubicada en Garrapinillos, de la que se sospechaba era empleada para cultivar cannabis. De las primeras investigaciones realizadas por los agentes se pudo determinar que se trataba de una vivienda de alquiler que, además emitir un fuerte olor a marihuana, podría estar suministrándose de electricidad tras la toma fraudulenta de la red eléctrica pública.

Este hecho fue constatado por personal de la empresa suministradora tras verificar un “enganche” ilícito. Posteriormente, la Guardia Civil llevó a cabo un registro en el inmueble este martes en presencia de su inquilino, donde los agentes comprobaron que la vivienda, de dos plantas, bodega y patio interior, estaba siendo destinada casi en su totalidad para el cultivo de marihuana.

El detenido había construido en el salón un habitáculo para cultivar cannabis, realizado de manera artesanal utilizando paneles y las puertas de los armarios empotrados de los dormitorios.

Esta estancia, junto con el garaje, bodega y dos habitaciones de la planta superior, se destinaban expresamente al cultivo de esta sustancia y contaban con lámparas halógenas y diversos elementos necesarios para su crecimiento.  Asimismo, otra de las habitaciones era utilizada como almacén de los objetos y fertilizantes que se necesitan para este tipo de plantaciones.

La vivienda presentaba numerosos daños tras haberse realizado obras por todo el inmueble para colocar tubos de aireación e instalación eléctrica.

Entre el material que los agentes de la Benemérita han intervenido durante el registro, se encuentran 1.125 maceteros que contenían tierra pero sin floración, dos humidificadores, una secadora de cannabis, dos picadoras industriales, 71 equipos autótrofos para instalación eléctrica, 25 lámparas de recambio, 25 garrafas de fertilizantes, siete colgadores para secar sustancias, 59 pantallas de luz, 18 ventiladores y anotaciones para el cuidado del riego y floración de las plantas.

Defraudación de fluido eléctrico

En la inspección llevada a cabo en el patio de la vivienda los efectivos de la Guardia Civil localizaron una toma fraudulenta de electricidad del alumbrado público. Para ello, el inquilino realizó una obra en el muro que delimita el inmueble e introdujo el cableado bajo el suelo de tierra del patio, llevándolo de esta manera hasta el interior del domicilio

Así, colocó un barril decorativo en el muro donde se hallaba la entrada del cableado y cubrió el terreno del patio con césped artificial para ocultar el entramado.

Durante la investigación los agentes se pusieron en contacto con los propietarios de esta vivienda, quienes desconocían completamente la actividad que estaba llevando a cabo el inquilino del inmueble, así como las reformas que realizó para construir un completo cultivo indoor.

En el momento del registro no se intervino ninguna planta en crecimiento ya que hace poco más de un mes se había efectuado la recolección de una de las plantaciones, hallándose restos de la misma por las estancias del inmueble.

La infraestructura estaba preparada para iniciar un nuevo cultivo en días posteriores a la actuación de los agentes, ya que las macetas contenían tierra húmeda y los planteros preparados para proceder a su plantación.

COMPARTIR: