04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El jurado popular ha emitido el veredicto por unanimidad, afirmando que intentó ocultar el cadáver al envolverlo en bolsas de basura y una caja

Declarada culpable la mujer acusada de asesinar a su bebé en un bar de Albacete

M.M.C. declarada culpable por el asesinato de su hijo recién nacido.
M.M.C. declarada culpable por el asesinato de su hijo recién nacido.
M.M.C. ha sido declarada culpable por el asesinato de su hijo, al que dio a luz en el bar de Albacete donde trabajaba desde hacía cuatro años. Fue en octubre de 2020 y la ahora culpable —según el veredicto del jurado popular de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete— tuvo al bebé en el almacén del local y guardó su cuerpo, con el cordón umbilical desgarrado, junto a la placenta en dos bolsas de basura y una caja de cartón. El fiscal pide prisión permanente revisable.

Era octubre de 2020 y la española M.M.C. dio a luz en el bar en el que trabajaba. Lejos de pedir ayuda, la mujer decidió ocultar al recién nacido, que acabó muriendo en un almacén del local. Ahí fue don de lo encontró, horas más tarde, la Policía. La mujer de 28 años fue detenida, acusada de presunto asesinato. Más de dos años después, el jurado popular que se encargaba de juzgarla la ha declarado culpable de asesinato.

El juicio ha tenido lugar en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete donde los seis hombres y tres mujeres que conformaban el jurado popular declararon a la mujer culpable por unanimidad, según ha informado El Digital de Albacete. La causa se inició el pasado siete de noviembre en la citada sección de la Audiencia Provincial y tan solo han hecho falta 24 horas de deliberación del jurado para saber el veredicto.

Los integrantes del jurado han declarado que la acusada era consciente de los actos cometidos y que intentó ocultar el cadáver del recién nacido. Algo que M.M.C. negó en una de sus declaraciones durante el juicio. “En ningún momento oculto nada”, afirmó.

El abogado defensor de la mujer intentó en primer lugar pedir para la acusada un delito de aborto —que supondría 13 meses de multa—. Después, intentó aludir a los supuestos efectos de las drogas que la mujer consumía “desde los 14 años”. Posteriormente planteó la posibilidad de un “homicidio culposo”, con pena de dos años y medio de cárcel. Sin embargo, el fiscal pide para la acusada prisión permanente revisable. Su defensa intenta rebajar la pena a 12 años prisión.

Intentó abortar con pastillas

El inicio del suceso lo ubicó la propia acusada en febrero de 2020, cuando se enteró de que estaba embarazada. Según el fiscal, actuó con “la intención de no llevar a término el embarazo, como había ocurrido en tres ocasiones anteriores en las que había acudido a una clínica privada para que le practicaran un aborto”. En esta ocasión, sin embargo, la acusada optó por tomarse unas pastillas.

La acusada en el juicio.

“Me tomé las pastillas y me desperté sangrando, así que pensaba que había abortado y que ya no estaba embarazada”, afirmó la mujer en el juicio. Sin embargo, en octubre de ese mismo año se puso de parto en el bar donde trabajaba como camarera. Según explicó en la vista, se drogó antes de acudir a trabajar y, una vez allí, comenzaron las contracciones. Pidió ir al baño y, tal y como continuó relatando, empezó a sangrar. Llenó hasta tres papeleras de sangre y, según indicó, pidió que llamaran a una ambulancia.

“Pensaba que me estaba muriendo, sólo veía sangre, tripas y una bola de pelo, pero no tenía forma de bebé. Soy muy propensa a tener abscesos en las ingles y las piernas, siempre he tenido y se han reventado solos, pensé que esto era lo mismo, que tenía un bulto en la vagina y que se había reventado”, declaró.

La mujer fue derivada al área de ginecología del Hospital General de Albacete, donde al examinarla, se dieron cuenta de que había dado a luz y le preguntaron dónde se encontraba el bebé. “Yo le digo que no hay ningún niño, que todo ha pasado en el almacén del bar”. Fue la propia facultativa la que avisó a la policía.

Ocultó al bebé en bolsas de basura y cajas

Cuando la Policía acudió al bar donde la acusada trabajaba desde hacía cuatro años, encontraron el cadáver del recién nacido en el almacén. Estaba envuelto —junto a la placenta y con el cordón umbilical desgarrado— en dos bolsas de basura “junto colillas y restos de basura”, metidas a su vez en una caja de cartón, tal y como explicaba el fiscal en un escrito.

Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete.

“No sólo no anudó el cordón umbilical para evitar que se desangrara sino que esta bolsa [la primera en la que estaba envuelto el bebé, de color lavanda], a la que sacó el aire, la introdujo en otra bolsa de basura negra y, todo ello, en una caja de cartón, que dejó en el citado almacén junto con otras muchas cajas que allí había”, especificaba el fiscal, que afirmó que todo esto podría haberlo hecho “con la finalidad de asegurarse de su muerte”.

El bebé, como se relataba en el escrito, era un varón que nació con vida pero que falleció momentos después por “factores como hipotermia, asfixia por sofocación y hemorragia por no ligadura del cordón umbilical”. La forense encargada de levantar el cadáver confirmó que la primera de las bolsas en las que estaba envuelto el bebé “la tenía pegada al cuerpo y estaba sin aire, al vacío”.

Sin embargo, la madre afirmó en todo momento que “en ningún momento” vio salir “a un niño, mucho menos vivo” y que todavía sigue sin explicarse “lo que pasó”. El jurado popular lo tiene claro y la ha declarado culpable por el asesinato de su hijo.

COMPARTIR: