20 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los agentes continuarán sin luz ni calefacción hasta que sea reparado el generador que tenían, su única fuente de energía ante la casa

Los guardias civiles de Iglesias y Montero pidieron una caseta con calefacción y servicio, no una garita, un generador y un retrete

La caseta de la discordia ante el chalé de los Iglesias-Montero.
La caseta de la discordia ante el chalé de los Iglesias-Montero.
A los agentes se les prometió que tendrían todo lo necesario para prestar su servicio en la caseta y siguen sin luz, sin calefacción y teniendo que desplazarse unos metros para utilizar un aseo portátil que tampoco disponen de luz o calefacción. Además, los bártulos de la Benemérita delatan claramente donde viven los líderes de Podemos, y ellos querían discreción.

La Guardia Civil solicitó el pasado mes de diciembre al Ayuntamiento de Galapagar permiso para instalar una caseta con calefacción y aseo para los agentes que prestan servicio custodiando el chalé donde residen de Pablo Iglesias e Irene Montero en esa localidad madrileña. Se les prometió instalarla en un mes, que finalmente fue algo más de tiempo, pero el resultado no ha sido el esperado, pues la garita poco tiene que ver con lo que querían los agentes.

El aseo portátil instalado por la Unión de Guardias Civiles en las inmediaciones del chalé de los Iglesias-Montero.

Ante la morada de los Iglesias-Montero hay ahora una caseta sin luz ni calefacción, unos conos que la rodean, un remolque para transportar material y un baño portátil a unos metros de distancia, donde tampoco hay ni calefacción ni luz, y que fue instalado a título particular por la Unión de Guardias Civiles, una de las asociaciones vinculadas al Cuerpo, para que el personal que vigila la casa no tuviera que pedir permiso a los vecinos para hacer sus necesidades. Y todo ello desperdigado por las inmediaciones de la casa de los líderes de Podemos.

Pero parece que la situación no tiene tintes de cambiar, al menos de momento, pues ha sido llevado a reparar debido al exceso de ruido el generador que debía permitir a los agentes tener luz y calentarse, y no se ha hablado de instalar una nueva caseta que cumpla los requisitos prometidos inicialmente.

Hasta que sea reparado el grupo electrógeno, los agentes continuarán sin luz ni calefacción ante la casa de Pablo e Irene, en lo que muchos califican ya como un 'parque temático' de la Benemérita. Los guardias civiles allí destinados propusieron incluso a los dirigentes de Podemos colocar la caseta dentro de su parcela, a lo que Iglesias y Montero se negaron y les emplazaron la ubicación que ellos querían, que es donde permanece la caseta actualmente. Los líderes de Podemos querían que la ubicación de su vivienda pasara lo más desapercibido posible, pero ahora se ve de lejos debido a la presencia de la Guardia Civil a las puertas, con todo su material de vigilancia.

COMPARTIR: