19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los profesionales del sector han contabilizado hasta la fecha 35 robos de este tipo en la capital desde el pasado mes de septiembre

Oleada de robos a los fotógrafos profesionales de Madrid en partidos de fútbol y todo tipo de actos públicos

Fotógrafos profesionales de prensa.
Fotógrafos profesionales de prensa.
Los fotógrafos profesionales y cámaras de televisión de Madrid están sufriendo una oleada de robos que ya dura varios meses. Se tiene constancia de que, al menos desde septiembre de 2018, una banda de unas quince personas roba al descuido los costosos equipos de estos profesionales mientras ellos están realizando su trabajo.

Los ladrones se camuflan entre los periodistas en actos multitudinarios e incluso han llegado a acreditarse como profesionales para acceder a actos públicos con la única intención de robar, llegando incluso a enfrentarse en ocasiones con los informadores gráficos, según informa el diario El País, que añade que los profesionales del sector han contabilizado hasta la fecha un total de 35 robos de este tipo en Madrid.

El equipo de un fotógrafo de prensa ronda los 12.000 euros de media, pero si se trata de un trabajador que acude a un estadio de fútbol, éstos cuentan con teleobjetivos que cuestan entre 15.000 y 20.000 euros, con lo cual un robo a un profesional supone literalmente hacerle un roto sobresaliente en su economía. El precio de las cámaras de televisión supera los 30.000 euros, y también se sustraen micrófonos, mochilas y baterías de repuesto... Cualquier material del equipo se lo llevan los miembros de esta banda en cuanto pueden hurtarlo por un leve descuido del profesional, siempre que esté en buenas condiciones y sea moderno. No quieren equipos viejos.

Fotógtrafos trabajando durante un partido de fútbol.

Hasta ahora los fotógrafos y cámaras han sido víctimas de esta organización en la Semana de la Moda de Madrid, en conciertos o en el Metropolitano y el Bernabéu. Los fotógrafos aseguran que los robos se producen sobre todo a la salida de los partidos y solo se dedican a sustraer los equipos más modernos y que están recién estrenados.

De hecho, según relata El País, "estos profesionales creen que los ladrones tienen algún tipo de información previa, ya que han seguido en más de una ocasión a los profesionales hasta sus vehículos". Incluso varios reporteros detectaron en el partido Atlético de Madrid-Juventus a un hombre que estaba grabando los equipos que, tras ser retenido por los profesionales, fue entregado por éstos a la Policía.

Varios fotógrafos de prensa con sus costosos equipos.

La manera de actuar de estos ladrones varía según las circunstancias, "unas veces esperan a que guarde el equipo en el maletero y, cuando se sube al vehículo, se lo abren y se lo llevan corriendo; otras tiran unos papeles delante del profesional, como si se le hubieran caído, y aprovechan el despiste para robarle". También les han llegado a lanzar pintura en la ropa para que tengan que desprenderse de sus equipo momentáneamente y aprovechar para robarles, e incluso han llegado a formar tumultos para sustraer objetos durante la confusión. Eso suelen hacerlo cuando hay equipos caros a la vista.

También han pinchado las ruedas de los coches de los fotógrafos y cámaras, que igualmente han llegado a ser abordados en los semáforos. Por esta razón, agentes de Policía Judicial han iniciado una investigación para detener a los autores, algunos de ellos ya identificados.

Fuentes policiales creen que los equipos fotográficos son vendidos en países del este de Europa, como Estonia, Ucrania y Bielorrusia, mientras que las cámaras de televisión se venden mejor en el norte de África.

COMPARTIR: