19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los restos encontrados en un casquillo dejado en la escena del crimen de la viuda de la CAM no corresponden a nadie conocido

Las pruebas de residuos de pólvora y de ADN sobre el yerno, único acusado por el asesinato de Mari Carmen Martínez, dieron negativas

Maria del Carmen Martínez, asesinada en el lavadero de su yerno.
Maria del Carmen Martínez, asesinada en el lavadero de su yerno.
Las conclusiones provisionales, aportadas a la instrucción por la defensa de Miguel Ángel López, lo descartan como autor del asesinato de su suegra María del Carmen Martínez, viuda de Vicente Sala, ex presidente de la CAM. Al único encausado, que se encuentra en libertad a la espera de juicio, sólo lo acusa la Fiscalía y la acusación particular de Vicente Sala, primogénito y uno de los herederos de la saga empresarial. Miguel López dio negativo a residuos de pólvora y a las pruebas de ADN.

Las pruebas periciales practicadas sobre Miguel Ángel López parecen situarle cada día más lejos de la escena del crimen. Según el escrito de defensa presentado por el catedrático Javier Sánchez-Vera, “cuando la policía acude a investigar la escena del crimen descubren restos de ADN".

Un resto de ADN estaba en la mano izquierda de Mari Carmen. Otro resto de ADN estaba en uno de los casquillos de bala encontrados en el suelo. "En el otro casquillo había también ADN pero no suficiente como para ser analizado” señala el informe forense. Asismismo,  Miguel López fue sometido a la prueba de residuos de pólvora cuando regresó al lavadero donde mataron a su suegra, siendo negativa la prueba.

Miguel Ángel López, detenido, durante una reconstrucción de los hechos en Novocar.

La Fiscalía solicitó entonces el análisis de esos restos y el resultado arrojó que una de las muestras recogidas, la encontrada en la mano de la fallecida, correspondía a uno de los sanitarios que la atendió.

El ADN encontrado en un casquillo de bala no es de Miguel Ángel López

La sorpresa la arrojó el ADN del casquillo de bala, ya que no se correspondía a ninguna de las personas conocidas que estuvieron en la escena del crimen, sanitarios, policías, ni trabajadores del lavadero donde fue tiroteada Mari Carmen Martínez. “Tampoco es de Miguel, aunque ello estaba claro desde el principio, pues Miguel no estuvo en la escena del crimen, ya que no tiene nada que ver con el homicidio”, asegura el abogado en sus conclusiones.

Es decir, que existe ADN en un casquillo de bala de alguien que no ha sido todavía identificado, “es por tanto, el ADN de la persona que mató a Mari Carmen y hay que averiguar quién es”, asegura Javier Sánchez-Vera en su informe.

La policía sospechó inicialmente de Miguel López, porque tiene licencia de armas, al igual que su cuñado Vicente Sala, según consta en los folios 183 y 346 de las diligencias, pero “está probado que esas armas que tenían tanto Vicente como Miguel, eran para tiro olímpico o para caza”, explica el abogado en sus conclusiones.

Elcierredigital.com irá analizando a lo largo de este mes un sumario lleno de contradicciones en su instrucción que, a partir de enero de 2019, tendrá una gran importancia jurídica ya que el magistrado instructor deberá tomar una decisión vital: si archivar el procedimiento o llevar a juicio oral con Tribunal Popular al único encausado en este crimen que conmocionó a la sociedad alicantina, Miguel Ángel López. 

COMPARTIR: