27 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un juzgado de Navarra dictó una orden internacional de búsqueda contra José María Uruñuela, sospechoso de asesinar a su mujer a cuchilladas en Tudela

Un tribunal francés decidirá hoy si extradita a España al presunto autor del primer crimen machista de 2022

/ Sara Pina
La sala de instrucción del Tribunal de Apelación de Poitiers (Francia) decidirá hoy si extradita a José María Uruñuela, natural de la localidad aragonesa de Gallur y presunto autor del primer crimen machista de 2022. Según fuentes judiciales, el acusado habría asestado "varias cuchilladas" a su esposa y se habría fugado a Francia, desde donde le podrían extraditar ahora a España.

La sala de instrucción del Tribunal de Apelación de Poitiers (Francia) presumiblemente dará hoy luz verde a la extradición a España de José María Uruñuela, detenido el pasado martes en el municipio francés de Boisredon.

Un juzgado de la ciudad navarra de Tudela dictó la orden de detención de Uruñuela, de 41 años y presunto asesino de su mujer, Sara Pina, en el que puede ser el primer crimen machista que se comete en España en 2022.

Varias cuchilladas

Entre el sábado 8 y el domingo 9 de enero de 2022 Uruñuela, según fuentes judiciales, habría asesinado a su mujer de "varias cuchilladas" en el piso que ambos compartían en el número 14 del Paseo de Pamplona, de Tudela.

El presunto asesino, natural de Gallur (Aragón), ganadero en la también aragonesa Tauste y con un pasado marcado por varias detenciones por el trapicheo de drogas, abandonó su teléfono móvil en el piso, cogió su furgoneta y condujo durante casi cinco horas tras cruzar la frontera a Francia.

Tras tres días en Boisredon, a 475 kilómetros de Tudela, la gendarmería francesa lo detuvo gracias a que la señal del GPS emitida por su furgoneta delató su ubicación y lo envió a una cárcel de París, en donde Uruñuela aguarda destino desde el pasado jueves.

Solidaridad

Sara Pina tenía 38 años, era natural de Cortes (Navarra) y trabajaba en el Colegio Dos de Mayo de la villa navarra de Castejón. Su pasión por el teatro la llevó a participar en el grupo teatral de su localidad, el Luz de candilejas.

Tudela y Cortes declararon tres días de luto por el crimen y el Gobierno de Navarra ha anunciado que se presentará como acusación particular contra Uruñela en virtud de la Ley Foral para luchar contra la violencia contra las mujeres, que establece en su artículo 65 que la Administración de la Comunidad Foral de Navarra podrá acordar su personación en los procedimientos penales para ejercer la acción popular en los casos más graves de violencia contra las mujeres o cuando la acción delictiva provoque la muerte de estas.

El Ministerio de Igualdad confirmó ayer que Pina es la primera víctima machista de 2022 e Irene Montero pidió el "trabajo conjunto de todas las administraciones" para "la detección precoz" de esta lacra, para que "todas las mujeres tengan una salida a la violencia de género" y se pueda "llegar siempre a tiempo".

Movimientos ciudadanos

La casi total práctica de municipios de la Ribera de Navarra han acogido en los últimos días concentraciones en recuerdo de Sara Pina. La de Cortes fue especialmente emocionante porque varias de sus amigas leyeron un manifiesto.

También en Tudela, la Plataforma 8M convocó una concentración en la que este colectivo aseguró que las mujeres "ante los insultos y humillaciones sutiles, callamos y muchas veces, dejamos pasar actitudes violentas a cambio de otros comportamientos que socialmente enmascaran la verdadera naturaleza de las relaciones de poder, que se sostienen dentro de este sistema patriarcal, en el que el capitalismo aún hace más difícil que las mujeres podamos deshacernos de convivir cotidianamente con nuestro agresor. Cualquiera de nosotras hemos padecido la violencia machista en sus múltiples formas e intensidades, por el simple hecho de ser mujeres".

Concentración en Tudela. 

El Ayuntamiento de Tudela aprobó una declaración institucional en la que asegura que "la violencia contra las mujeres se basa en las relaciones de poder que, en el plano simbólico y material, sitúan a los hombres por encima de las mujeres y tienen por objeto perpetuar que las mujeres vivan en una situación de sumisión frente a los hombres. La violencia contra las mujeres presenta diferentes formas y actitudes y pueden implicar daños o sufrimientos de naturaleza física, psicológica, sexual o económica, supone un serio atentado contra la dignidad y la integridad física y moral de las mujeres, y en consecuencia conlleva, una grave e intolerable violación de los Derechos Humanos".

Este pasado fin de semana los colectivos juveniles Tuteran Jai, MER/EIM y Sugarrak se concentraron y aseguraron que este tipo de crímenes son "la punta del iceberg y que no nos podemos quedar en la superficie. Este problema es más profundo y hay que llegar hasta el final. Porque este tipo de desgracias muestran en que tipo de sociedad y sistema vivimos, una sociedad machista, que denigra todos los días a las mujeres y que pone por encima de las personas unos intereses del capital. Por eso tenemos que luchar juntas, organizándonos".

COMPARTIR: