19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

César Roman sigue proclamando su inocencia en los calabozos de Plaza de Castiilla y pide que se investigue el nebuloso pasado de su novia

La grabación de una cámara de tráfico, la declaración de un taxista y los restos de ADN de Heidi Paz en el restaurante Delic de Malasaña acorralan al Rey del Cachopo

César Román durante su traslado a Madrid para declarar.
César Román durante su traslado a Madrid para declarar.
El rey del cachopo, César Roman Viruete, se negó a declarar ayer ante la jueza del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid por indicación de sus abogados, ya que no conocían el sumario. Luego, la jueza levantó el secreto sumarial y envió a Román a la cárcel de Soto, a petición de la fiscalía, como medida provisional debido a los antecedentes por malos tratos de Román.

El Cierre Digital ha conocido las conversaciones que ha tenido César Román Viruete en los calabozos de Plaza de Castilla antes de su traslado a Soto del Real. El rey del cachopo asegura que "tiene muchas cosas que hablar" y que "no creo que ese sea el cuerpo de Heidi Paz, porque han tardado tres meses en decir que era ella. He seguido el caso por television y nadie dijo que fuera el cuerpo de Heidi, ni siquiera los informes forenses preliminares". Sin embargo, no ha declarado ante la jueza, aconsejado por sus abogados, Teresa Bueyes y Javier Notivoli, que no conocían el contenido de las pruebas practicadas durante la instrucción del caso.

La jueza decidió entonces levantar el secreto sumarial para que las partes pudieran acceder al contenido del mismo y decidió admitir la petición fiscal de prisión provisional debido a los antecedentes por violencia de género y maltrato en el ámbito familiar que César Román tiene.

A pesar de que él pide que se investiguen en profundidad las relaciones de su novia Heidi, cada vez que se conocen más detalles sobre la investigación parece que la suerte de César Román Viruete, el rey del cachopo, está  echada.

César Román con su novia Heidi Paz.

Lo cierto es que el grupo VI de Homicidios de la Policia Nacional tiene varias pruebas que lo incriminan, como situarlo en el lugar donde apareció el cuerpo amputado de Heidi Paz, su novia. Para ello disponen no solo de la declaración del taxista que lo ayudó a meter una pesada maleta en el taxi sino que además hay grabaciones de una cámara de tráfico donde se lo identifica llegando a la nave de Usera. Los investigadores han logrado también identificar restos de ADN pertenecientes a Heidi en uno de los locales de Román, el restaurante A Cañada Delic Experience, ubicado en el madrileño barrio de Malasaña.

Sin embargo, el rey del cachopo sigue proclamando su inocencia y ha pedido que se investigue el pasado de "la flaca", su última relación sentimental. El Cierre Digital ya publicó en exclusiva las azarosa vida sentimental de Román, que convirtió su vida en un triángulo sentimental durante los últimos meses. La relación con Sara estaba tan consolidada que en enero publicó en Facebook que esperaba un hijo con ella.

Fachada del restaurante A Cañada Delic Experience, ubicado en el número 16 de la calle de la Cruz Verde de Madrid.

Antes de la llegada de Heidi, César Román vivía con Sara hasta el mes de abril en un pueblo de Toledo. incluso en el mes de enero anunció en Facebook que esperaba un hijo con ella. En marzo publicaba también que iba a contraer matrimonio, pero justo un mes después conocía a Heidi y Sara desaparecía de su vida.

Se negó a declarar ante la jueza Freire

Con todas estas pruebas presentadas por la policía la jueza Rosa María Freire declaró el ingreso en prisión de César Román Viruete, bautizado por El Cierre Digital como "el rey del cachopo",  que además se había negado a declarar ante la jueza. Javier Notivoli, su abogado, explicó a El Cierre Digital que "mi cliente se declara inocente y el sostiene que huyó de Madrid por problemas y cuestiones familiares".

Freire se hizo popular por ser la jueza que se encargó del caso de la destrucción de los ordenadores del ex tesorero del PP Luis Bárcenas, cuando intentó reconducir el asunto hacia una causa contra el Partido Popular. El partido político reaccionó presentando una recusación que fue rechazada por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid.

COMPARTIR: