19 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los peritos de la Guardia Civil se inclinan por la posibilidad de que los cartuchos hubieran sido manipulados

Dos técnicos imputados por el homicidio de Joana Sainz, la bailarina fallecida al estallar un surtidor de fuego frío

Joana Sainz falleció por culpa de un surtidor de fuego frío
Joana Sainz falleció por culpa de un surtidor de fuego frío
La Guardia Civil ha detenido a dos técnicos-montadores de la orquesta Super Hollywood por homicidio imprudente en el accidente pirotécnico que le costó la vida a Joana Sainz, la bailarina principal del grupo, durante una actuación en Las Berlanas (Ávila). Sospechan que los cartuchos fueron manipulados. Desde la empresa Estalella, que distribuye los fuegos artificiales, no entienden que ha podido pasar ya que “estas bengalas son muy seguras”.

Dos hombres de 71 y 43 años han sido detenidos por causarle la muerte, de manera imprudente, a la bailarina estrella de la orquesta Super Hollywood, Joana Sainz, durante una actuación en verano en el municipio de Las Berlanas (Ávila). Los dos arrestados son técnicos-montadores del grupo y el mayor es el promotor-montador de espectáculos de la orquesta, mientras que el segundo es técnico-montador. La Guardia Civil sospecha que pudieron manipular los cartuchos de fuego frío.

Los dos han sido detenidos en la localidad de Cabezón de la Sal (Cantabria) donde residían tras haber señalado que presuntamente su mala praxis fue la causante de la explosión pirotécnica que mató a su compañera de 30 años el pasado 1 de septiembre. Un surtidor de fuego frío fue la causante de que la bailarina se desplomara en el escenario ante la incredulidad del público.

El resto de las bailarinas dieron la voz de alarma enseguida y la joven fue atendida por varios médicos y enfermeras que estaban entre los espectadores, pero sin éxito. Los servicios de emergencia llegaron también al lugar, pero no pudieron hacer nada por ella.

Vídeo donde Joana Sainz fallece por un surtidor de frío

 Se especuló con la posibilidad de que se tratara de un fallo de fabricación de los cartuchos de fuego frío que lanzaban chispas de tres metros de altura. Tras comprobar que los cartuchos se adaptaban a la legislación y que no se necesitaba licencia para manipularlos, la Guardia Civil se inclinó por la posibilidad de un error o negligencia en el uso y ha terminado deteniendo a los dos operarios por homicidio imprudente en el ámbito laboral.

La empresa de las bengalas no entiende el suceso

Según Estalella, la empresa fabricante de la pirotecnia afincada en Castelldefels (Barcelona), encargada de llevar la pirotecnia de la orquesta, afirmó para El Norte de Castilla, que es un tipo de artículo pirotécnico muy adecuado para espacios concurridos porque apenas hay riesgo frente a otras variedades y es fácil de manipular. “Estas bengalas son muy seguras, no sabemos que ha podido pasar”, señalan desde la empresa.

Desde la compañía aseguran que, aunque los surtidores pueden provocar llamaradas que alcanzan los diez metros, no son peligrosos. Además, subrayan que “nunca” habían tenido problemas de ningún tipo con sus surtidores de fuego.

Por el momento, el grupo de Policía Judicial está analizando las imágenes de vídeo que varios de los asistentes a la verbena grabaron con sus teléfonos móviles y hablando con los testigos, incluidos los propios compañeros de la víctima, que vieron la explosión a escasos metros.

Orquesta_Super_Hollywood

Cartel donde aparece la difunta Joana Sainz de la Orquesta Super Hollywood

La clave de la muerte puede estar en “el envoltorio era el mismo de siempre, pero no lo que llevaba dentro. Han debido de emplear otro material diferente del habitual a la hora de cargar el cartucho, porque lo que explotó fue algo muy distinto que hizo pedazos la carcasa de hierro que cubre el artefacto”, avanzaba horas después de que se produjera el trágico suceso Isidoro López, responsable de la orquesta Super Hollywood. Es decir, que el promotor, que había usado más de dos mil veces estas bengalas, relaciona el accidente con un fallo de fabricación.

COMPARTIR: