14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El último ataque lo sufrió un trabajador de la piscina del Cerro del Almodóvar, perteneciente al distrito Villa de Vallecas

Vigilantes de seguridad denuncian las constantes agresiones que sufren en las piscinas municipales de Madrid

Vigilante de seguridad agredido
Vigilante de seguridad agredido
Un vigilante de seguridad fue agredido el pasado 11 de julio en la piscina Cerro del Almodóvar del barrio de Santa Eugenia, en el Distrito de Villa de Vallecas. Siete jóvenes se colaron en el recinto por la noche y, cuando el trabajador les llamó la atención, la emprendieron a golpes contra él. Los vigilantes denuncian las constantes agresiones que sufren durante el verano por situaciones similares en las piscinas de la Comunidad de Madrid.

Los vigilantes de piscinas en Madrid están denunciando constantes amenazas y agresiones que sufren en sus horas de servicio por parte de jóvenes que intentan colarse de noche en estos recintos públicos.

El último episodio de estas características ocurrió en la piscina del Cerro del Almodóvar, perteneciente al barrio de Santa Eugenia, en el distrito Villa de Vallecas. El vigilante fue agredido el pasado 11 de julio por unos jóvenes que saltaron la valla de las instalaciones. Cuando el vigilante les dijo que tenían que salir, los jóvenes le golpearon dejándole un ojo morado y numerosos cortes de nariz y brazos.

piscina-puerta-hierro

Piscina del Parque Deportivo Puerta del Hierro

Fuentes conocedoras de la seguridad de las piscinas de esta zona de Madrid aseguran a este periódico que lo habitual es que “cuando cierran las instalaciones, gente de la cañada real se salta las vallas para bañarse en la piscina. En cuanto el vigilante les reprende un poco se enfrentan a él y le agreden”.

De la misma manera, las mismas fuentes afirman que se trata de una zona conflictiva y que “al estar la piscina de puente de Vallecas cerrada, viene más gente a esta”. Asimismo, comentan que “es un problema que viene repitiéndose durante los veranos anteriores. Son chavales menores de barrios marginales que solo se les puede sancionar administrativamente. A sus padres les da igual, recogen a sus hijos, se les sanciona y luego no pagan la multa”.

Otra agresión en Aluche

No solo en esta zona de la Comunidad de Madrid se suceden agresiones de este tipo, sino que en muchas otras piscinas también se viven episodios parecidos. La última ha sucedido en Aluche, en unas piscinas que abrieron al público hace apenas unos días y donde ya han tenido problemas.

Se trata de unas piscinas que cuentan con una gran afluencia de gente. Más de 2.000 personas pasan por sus instalaciones a diario y solo cuentan con un vigilante de seguridad desde las 14.00 horas, puesto que nadie vigila en el horario de mañana (de 9.00 a 14.00).

Así, el pasado día cinco de julio, treinta personas saltaron la valla de madrugada y, al ver al vigilante, comenzaron a insultarle y a amenazarle, incluso diciéndole "te vamos a quemar vivo". Los asaltantes intentaron forzar los barrotes de las verjas, aunque no consiguieron llegar hasta el guardia antes de que llegara la Policía.

Debido a los numerosos casos que se suceden cada verano, los vigilantes piden más refuerzos y ayuda para poder ejercer su trabajo sin tener que lidiar con tantos riesgos que pongan en peligro su integridad física.

COMPARTIR: