28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La familia del joven reclama avances en la investigación en una concentración frente al Ayuntamiento de la localidad alicantina este día 2 de enero

Se cumple un año de la desaparición de Henry Alejandro: Se le perdió la pista en Orihuela tras una pelea en Nochevieja

Gina, madre de Henry Alejandro sostiene una pancarta donde reclama ayuda.
Gina, madre de Henry Alejandro sostiene una pancarta donde reclama ayuda.
Este domingo se cumplen once meses de la desaparición de Henry Alejandro Jiménez, el joven de 20 años al que se le perdió la pista en Orihuela el día de año nuevo, tras una pelea con su compañero de piso. La familia reclama que se avance en la investigación para poder averiguar lo que realmente pasó el 1 de enero de 2019. Acompañados de la Fundación Quién Sabe Dónde global (QSDglobal) realizarán una concentración en el ayuntamiento de Orihuela este jueves a las 11 de la mañana.

Este 1 de enero se cumple un año de la desaparición de Henry Alejandro Jiménez, de 20 años, a quien se le perdió la pista en la nochevieja de 2018. Aquel día Henry había decidido pasar la fiesta de fin de año junto a un grupo de siete amigos pero la celebración se truncó en las primeras horas del nuevo año.

Henry fue agredido por su compañero de piso y terminó herido y tirado en la calle junto a su propia casa. Así lo atestiguan los otros amigos y la denuncia presentada por su familia ante la Guardia Civil. Ni las búsquedas realizadas ni la investigación abierta han permitido responder a las principales preguntas, entre ellas por qué no se actuó con más determinación contra el presunto autor de la agresión.

Gina y Andrés, madre y hermana de Henry Alejandro, no han cesado en su búsqueda y siguen pidiendo la colaboración de sus convecinos en la lucha por esclarecer lo ocurrido. Bajo el doble lema de #BastaDeSilencios y #SinTíNoHayVida convocan a una concentración el próximo 2 de enero, jueves, frente al Ayuntamiento de Orihuela pueblo, a las 11 de la mañana.

Henry es de origen colombiano, aunque lleva trece años residiendo en España (diez en Murcia y tres en Orihuela), mide 1,81 centímetros y lleva un tatuaje en el antebrazo derecho con la cara de un tigre. 

Estudiaba segundo de bachillerato y tenía intención de ir a la universidad, pero mientras tanto trabajaba algunos días sueltos como camarero en un local de Orihuela, donde se había ido a vivir con unos amigos unos meses atrás. Fue en ese mismo piso donde pasó la última noche antes de desaparecer.

“Feliz año mi hermanito, te quiero tío, por los más que nos quedan, te quiero bro”, fue el último mensaje mandó Henry a su hermano Andrés sobre la 1:25 de la madrugada tras haber salido de trabajar. Después fue al piso donde vivía a celebrar la Nochevieja con nueve amigos y allí discutió y se peleó con su compañero de piso. 

IMG-20191129-WA0000

Este declaró que esa noche se pelearon, le golpeó y Henry se fue. Las versiones contradictorias de los amigos hacen que la familia de Henry no confíe en el relato que hacen del día de su desaparición. Creen que Henry nunca se hubiera ido por su propio pie y sin avisar antes. Además, su hermano Andrés siempre ha asegurado que es una persona muy pacífica y que no se defendió de la agresión.

Cuando el 1 de enero Gina, la madre de Henry, llamó a su hijo y Henry no respondió a las llamadas, empezó a preocuparse y a tener un mal presentimiento. Fueron a preguntar a sus amigos, buscaron en hospitales y, finalmente, denunciaron ante la Guardia Civil. Son sus propios amigos los que entregaron a la familia el móvil, la cartera y el reloj que siempre llevaba Henry y que solo se quitaba para ducharse, algo que no termina de cuadrar en el relato para su familia.

henry_alejandro_jimenez_desaparecido_orihuela

Henry estudiaba bachillerato y trabajaba ocasionalmente de camarero

Hay testigos presenciales, fotos y hasta un vídeo de esa noche, motivo por el cual la familia del joven se pregunta por qué las autoridades nunca actuaron contra el agresor de Henry. Los familiares del desaparecido también se preguntan por qué no se agotaron todas las posibilidades de búsqueda en el entorno de los hechos y reclaman que se avance en la investigación.

Uno de sus compañeros de piso murió por sobredosis

En la misma casa en la que vivía Henry murió hace unos meses un joven islandés al que hallaron sin vida en el sofá por una sobredosis. Compartían piso con otros dos jóvenes de su misma nacionalidad, de los cuales uno se marchó a Islandia después de este suceso y el otro es el compañero de Henry que le agredió.

Concentración del mes pasado en Orihuela.

Apenas sabe hablar en español y cuando Gina le preguntó por el paradero de su hijo, este respondió “Henry con chicas”, además, no tiene familia ni ningún otro conocido aquí en España. Henry, que sabe hablar inglés y francés, hacía de traductor de su compañero, con el que pasaba todas las tardes.

La Guardia Civil actuó rápido los primeros días y desplegó un amplio operativo de búsqueda, incluso con un helicóptero, aunque después empezó a considerar que puediera ser una desaparición voluntaria. Pero dadas las circunstancias que rodean el caso, la familia no cree que Henry se fuera por su propia voluntad el día de su desaparición, después de una pelea, sin móvil, cartera y reloj y sin avisar a nadie.

COMPARTIR: