28 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Lo que en un principio se consideró una muerte natural ha derivado en la detención de dos hombres: un rumano de 39 años y un marroquí de 29

Lo que esconde 'el crimen del Palace': Una noche de sexo que acabó en un presunto caso de 'sumisión química'

Hotel Palace.
Hotel Palace.
El hotel Palace se convirtió el pasado 30 de octubre en el escenario de una película de suspensa. En la mañana de ese día dos empleados del lujoso establecimiento hotelero encontraron el cuerpo sin vida del empresario puertoriqueño José Rosado. Aunque en un principio el asunto se cerró como una muerte natural por no encontrarse signos de violencia pronto el asunto se convirtió en la historia de un presunto asesinato tras haber sido sometido Rosado a sumisión química.

El hotel Palace de Madrid ha sido escenario de muchas historias, de esas que constituyen la Historia con mayúsculas. Los nombres más importantes del siglo XX han pasado por las habitaciones de este lujoso hotel situado enfrente del Congreso de los Diputados. A su historial ya podemos sumar un crimen que está en vías de ser esclarecido. 

Fue en la mañana del pasado 30 de octubre cuando unos empleados del establecimiento hotelero no apto para bolsillos de clase media encontraron el cuerpo sin vida de José Rosado, un empresario puertoriqueño de 42 años en la habitación 541. En un principio el asunto se resolvió como una muerte natural. Según la autopsia la causa fue un edema pulmonar. 

Sin embargo, el asunto no era tan sencillo. La Policía Judicial que procedió al levantamiento del cadáver observó que faltaban cosas personales del fallecido. Se produjo así la reapertura de las diligencias. 

No había signos de violencia ni de haber sido atacado. Estaba claro que quien acompañara a José no lo hizo, en un principio, contra la voluntad de éste. Los análisis toxicológicos aportaron luz en ese sentido. En el organismo de la víctima se encontraron grandes cantidades de GHB (éxtasis líquido). 

GHB: 

Además, se descubrieron movimientos extraños en las cuentas de José. En concreto la compra de varios aparatos electrónicos en la localidad madrileña de Móstoles. 

Dos hombres en el punto de mira

Las cámaras de seguridad del hotel aportaron más luz sobre lo que pudo suceder. Gracias ellas entran en esta historia dos hombres que esa noche acompañaron a José Rosado. Según el Grupo V de Homicidios de Jefatura Superior de Policía de Madrid, encargados de la investigación, en la noche del 29 al 30 de octubre, el puertoriqueño aprovechó que se encontraba en la capital de España por asuntos profesionales para disfrutar de la noche madrileña. 

En un local conoció a estos dos hombres que podrían estar vinculados con su muerte. Uno de ellos es de nacionalidad rumana y tiene 39 años de edad, el otro tiene diez años menos y es de nacionalidad marroquí. Ambos acompañaron a la víctima al lujoso hotel para mantener relaciones sexuales. Se desconoce si éstos dos hombres se dedican a la prostitución masculina pero sí ha trascendido que ambos tienen antecedentes policiales. En concreto, el rumano ha sido detenido en nueve ocasiones y el marroquí diecisiete por actuaciones similares. 

Fueron detenidos el 23 de diciembre en sus viviendas en las que se encontró la ropa que portaban la madrugada del 30 de octubre, más de 2.500 euros en efectivo, teléfonos móviles, tablets, joyas, documentación de terceros y otros objetos de valor. 

Todo apunta a que llevaron a cabo el robo por sumisión química. Un sistema que se basa en mezclar el alcohol con psicotrópicos, el GHB ya mencionado, para aturdir a la víctima . De hecho el informe realizado tras reabrirse las diligencias apunta que "dentro de su cuerpo encontraron sustancias depresoras mezcladas con el alcohol que fueron suficientes para matarlo" y se asegura que la causa de la muerte es una insuficiencia cardiorespiratoria provocada por la ingesta de la droga citada en altas dosis junto con el alcohol. 

COMPARTIR: