22 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La red, que movía droga desde Málaga y Marruecos, ya tiene a once de sus miembros detenidos y otros nueve están pendientes de ser arrestados

Desmantelan una banda criminal que transportaba droga a Francia en helicópteros

Incautación de la Guardia Civil de un helicóptero.
Incautación de la Guardia Civil de un helicóptero.
La Guardia Civil, con la colaboración de la OFAST de la policía francesa y la coordinación de Europol, ha desarticulado una banda compuesta por ciudadanos franceses que adquiría la droga en Marruecos y Andalucía y posteriormente la transportaba hasta Francia mediante el método GO FAST, utilizando vehículos con placas de matrícula falsa. En la operación se han intervenido más de 2,4 toneladas de hachís y 112 kilos de marihuana y se han detenido a once personas.

La Operación se inició en 2020, cuando la Guardia Civil y la OFAST detectaron la actividad de la organización francesa en el sur de España, dando lugar al nacimiento de la Operación Copa-Sucre. A raíz de la investigación, se descubrió la utilización de numerosos vehículos por parte de varios miembros de la organización y la entrada ilícita sin plan de vuelo de un helicóptero en las costas andaluzas que procedía de Marruecos, siendo posteriormente identificado un miembro de la organización que transportaba fardos de hachís.

Málaga se había convertido en el principal cuartel de operaciones de una red criminal dedicada al tráfico internacional de hachís y marihuana así como al blanqueo de capitales. La trama ha sido desmantelada por la Guardia Civil en colaboración con la policía francesa y Europol, y ha dado como resultado la detención de once individuos, cinco de ellos de la provincia.

Tras recoger la droga en Marruecos e introducirla en la comunidad andaluza, sus integrantes, mayoritariamente franceses, presuntamente cruzaban la península ocultando los fardos en helicópteros, camiones y coches mediante el método 'Go Fast', empleando vehículos de gran cilindrada que llegaban a circular a 200 kilómetros por hora para que el material llegase a Francia en el mismo día.

Al estilo de una producción hollywoodiense, sus miembros ocasionaron auténticos altercados al tratar de eludir los dispositivos policiales en sus desplazamientos. Uno de estos incidentes se produjo cuando los agentes investigadores identificaron un transporte de drogas que salía de Marbella a bordo de un turismo en dirección Málaga.

Se inició así una persecución en la que el conductor, supuestamente, trató de atropellar a un guardia civil y continuó circulando a una velocidad superior de 180 kilómetros por hora, pese a que tenía una de las ruedas pinchadas, hasta acabar embistiendo a uno de los vehículos policiales. Tras la colisión, el hombre fue detenido y se hallaron 329 kilos de hachís. El automóvil había partido de una casa en la que los agentes, tras un minucioso registro, incautaron ocho fardos con un peso de 266 kilos y arrestaron a tres personas.

Sucesos | Localizan un helicóptero cargado con 200 kilos de hachís en  Torremolinos | Diario Sur

Helicóptero cargado de Hachís.

Asimismo, en julio del pasado año, la Guardia Civil detectó en Torremolinos un helicóptero sin plan de vuelo que procedía de Marruecos, en el que intervinieron 211 kilos de droga. El punto de aterrizaje y mantenimiento de la aeronave estaba en una zona apartada del municipio malagueño de Casares, donde la organización contaba con un helipuerto oculto. Además, la banda disponía de una nave de operaciones en la comarca de Antequera.

En otra de las actuaciones, la Guardia Civil localizó 327 kilos de hachís en Baza (Granada) dentro de un vehículo con placas dobladas al que se dio persecución. Posteriormente, detectaron otro movimiento de la banda de narcotraficantes que se saldó con la aprehensión de 860 kilos en Chauchina, también en la provincia de Granada, después de que un camión partiera de una nave controlada por la trama. Por otro lado, se les incautaron 112 kilos de marihuana en Port Bou (Gerona) tras dar caza a uno de sus automóviles.

La banda también actuaba fuera de nuestras fronteras. Así, tras días de vigilancia, los agentes descubrieron a los integrantes interactuando con un camión de matrícula francesa, que más tarde fue interceptado en Narbona (Francia) con 419 kilos de hachís entre la carga.

Para dar caza a esta red se han desplegado fuerzas por varios territorios de la comunidad andaluza y de Cataluña, y se ha colaborado con la Oficina Anti-Estupefacientes (OFAST) de la policía francesa y con la Europol.

Una vez identificados el resto de los componentes de esta red se solicitaron al juzgado siete entradas y registros en las provincias de Málaga, Cádiz, Almería y Castellón. Estas acciones se saldaron con la incautación de tres helicópteros, cuatro armas de fuego, abundante munición, chalecos antibalas y numerosos dispositivos electrónicos que utilizaban para evitar la acción policial.

Finalmente, once personas han quedado detenidas y otras nueve están pendientes de ser arrestadas en Francia a través de órdenes europeas. Asimismo, en el transcurso de esta operación se han intervenido más de 2,4 toneladas de hachís y 112 kilos de marihuana.

Según las conclusiones de la Guardia Civil, la organización también habría cometido delito por blanqueo de capitales ya que, de acuerdo con la investigación, utilizaban el dinero procedente del tráfico de drogas para financiar la logística necesaria para la trama, como los medios de transporte que acabaron incautados. Supuestamente, ocultaban el verdadero origen del dinero mediante el uso de empresas ficticias.

COMPARTIR: