08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El pasado domingo los habitantes del asentamiento ilegal en la ciudad manchega rompieron el confinamiento y tomaron las calles de forma violenta

Almudena, dueña del vehículo golpeado por los inmigrantes en Albacete: "Ahora nadie se hace cargo de los desperfectos"

Uno de los desperfectos en el coche de la joven.
Uno de los desperfectos en el coche de la joven.
El pasado domingo los habitantes de un asentamiento ilegal en Albacete rompieron el confinamiento y tomaron las calles de forma violenta. Una de las imágenes que más impactaron fue cuando los migrados zarandearon un coche. En 'Elcierredigital.com' hemos hablado con Almudena la propietaria del vehículo. “Más allá del ataque de nervios que pasé lo que quedan son los desconchones del techo, las abolladuras", nos cuenta.

El pasado domingo las imágenes de los habitantes de un sentamiento ilegal confiando por tener el COVID-19 protagonizando disturbios en Albacete llamaron la atención de toda España. Un arrebato incontrolable que durante horas generó tensiones y afectó a vecinos y comercios de la zona.

Un coche blanco zarandeado por la turba se convirtió en involuntario protagonista de esta situación compleja. En Elcierredigital.com hemos hablado con Almudena, la propietaria del vehículo.

Así quedó el coche de Almudena.

“Pasé un gran susto. Yo iba con una amiga en el coche y cuando se abrió el semáforo y al girar la calle me encontré con todo aquello. Se avanzaron sobre el coche a pesar de que yo les indicaba de que quería girar a la derecha. Fue tremendo. El susto en el cuerpo me duró bastante. De hecho, cuento pasó todo, aparqué el coche como pude e intenté relajarme”, nos cuenta la protagonista de esta historia.
 
Almudena nos atiende cuando han pasado más de 48 horas del incidente y recuerda más relajada lo que ocurrió. “Ahora que han pasado unos días creo que no hubo organización. Actuaban por impulsos. Yo solo oía los golpes. Mi amiga lo grabó todo con el móvil y eso nos puede servir. De hecho, la Policía nos dijo que no lo borráramos”, rememora. Además, recuerda que “dentro del grupo hubo gente que nos defendió porque eran conscientes de que nosotras no teníamos nada que ver con nada, pero no consiguieron que les hicieran caso”.

Lejos ya del sentimiento de pánico del momento el gran problema actual de Almudena son los desperfectos de su coche. “Más allá del ataque de nervios que pasé lo que quedan son los desconchones del techo, las abolladuras… Nadie se hace cargo de ellas. El seguro me ha dicho que no se encarga de los desperfectos. No lo tengo a todo riesgo y al no haber un culpable concreto de lo que pasó, pues nada”, cuenta tranquila y convencida de que conseguir que alguien pague por los desperfectos que ha sufrido es complicado. “Presenté la denuncia, pero, la cosa está difícil. También voy a presentar una reclamación al Ayuntamiento de Albacete para ver si, al menos, pagan una parte. Sé que el problema es que al ser algo espontáneo no se puede saber quién es el responsable”, dice Almudena.

Almudena que vive en Madrid y visita la ciudad manchega “tres o cuatro veces al año” sí era consciente del problema existente con el asentamiento ilegal de migrados en Albacete. “Curiosamente, unos días antes hablaba del tema con unas amigas. Comentamos que la preocupación de que pudiera haber brotes. Entiendo que con todo esos encima pasara lo que pasó”, explica.

Imágenes de los desperfectos sufridos por el coche. 

Cabe recordar que hasta el momento son ya 21 los casos positivos por COVID-19 en este citado asentamiento de Albacete, donde malviven hasta 400 emigrantes, muchos de ellos en situación irregular en España, y a los que Sanidad está realizando las pruebas PCR para controlar el brote de coronavirus detectado hace cuatro días.
 
Tan sólo unas horas antes, el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Dirección General de Salud Pública, confirmaba que, desde el pasado viernes, ya se habían realizado 370 pruebas diagnósticas PCR a las personas que conviven en dicho asentamiento de la carretera de las Peñas en Albacete.

 

Los incidentes tuvieron lugar el 19 de julio y la marcha se inició en el propio asentamiento a las afueras de esta capital manchega, recorriendo la Carretera de las Peñas, donde se encuentra ubicado dicho centro de inmigrantes, hasta una conocida fuente de la capital manchega, que delimita la calla de Rosario con la vía de Circunvalación. Al llegar ahí, los inmigrantes han parado el tráfico, amenazando a conductores y viandantes y mostrando una actitud violenta con aquellos que estaban grabando en vídeo lo que sucedía.

Algunos de los inmigrantes, que se saltaron el confinamiento salieron sin mascarilla, increpando a los vecinos y a las Fuerzas de Seguridad, que estaban notablemente sobrepasadas por la situación. Tal fue la tensión que la propia Policía pidió a los establecimientos abiertos que cerraran sus puertas y los vecinos que estaban en terrazas tuvieron que abandonar el lugar.

Desperfectos en el coche de la joven.

La Policía Local desvió el tráfico de la zona, ante los numerosos conductores que se quedaron atrapados como le pasó a esta joven del coche blanco, mientras que los inmigrantes más violentos, no todos los que participaron en la marcha, "lanzaban vítores brazos en alto cual ganadores de una batalla contra la autoridad", según afirman algunos de los presentes a Elcierredigital.com.

Cabe recordar que hasta el momento son ya 21 los casos positivos por COVID-19 en este citado asentamiento de Albacete, donde malviven hasta 400 inmigrantes, muchos de ellos en situación irregular en España.

La indignación entre los vecinos de Albacete es bastante grande ya que muchos comercios tuvieron que cerrar ante esta avalancha descontrolada de inmigrantes por las calles de esta capital manchega. Así puede observarse en este comunicado publicado por un local de Albacete:

"El Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Albacete ha exigido al alcalde de Albacete, Vicente Casañ, que solicite al Gobierno de España la presencia del Ejército en la ciudad o de miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado “en número suficiente para poder devolver el orden a la ciudad y la tranquilidad a los vecinos”, tras los acontecimientos que han tenido lugar esta misma mañana cuando decenas de inmigrantes de los asentamientos de la carretera de las Peñas se han saltado el confinamiento, cortando calles e incluso agrediendo a vecinos y destrozando negocios y mobiliario urbano".

Llegaron a pedir la intervención del Ejército

Es por ello que ha pedido tanto al presidente de la Junta, Emiliano García-Page, como al presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, que tomen cartas en el asunto para garantizar la seguridad en la ciudad de Albacete “ya que pese al trabajo de los agentes de la Policía Local de Albacete y de la Policía Nacional, están desbordados ante el escaso número de efectivos para hacer frente al gran número de personas de los asentamientos”, afirma a Elcierredigital.com el portavoz municipal del PP en el Ayuntamiento de Albacete, Manuel Serrano.

De hecho, el portavoz popular ha solicitado una reunión de urgencia de la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Albacete con el fin de dirigirse al Gobierno de España para que ponga los medios necesarios “para devolver el orden en la ciudad y la tranquilidad a los vecinos tras los momentos de tensión y miedo que se han vivido a lo largo de la mañana cuando decenas de temporeros inmigrantes se han saltado el confinamiento al que deberían estar sometidos en las naves de la carretera de las Peñas para cortar las calles e incluso tratar de agredir a todos aquellos que trataban de grabar o destrozando negocios o mobiliario urbano”.

El portavoz municipal del PP en Albacete contrapone la situación de las 14 familias albaceteñas que han estado confinadas en el edificio de la calle de los Baños tras detectarse varios positivos “y que guardaron el confinamiento de manera ejemplar”, con la situación originada en los asentamientos “donde no se ha sido capaz ni siquiera de garantizar que estén cumpliendo el confinamiento tras detectarse ya 21 positivos entre los más de 400 temporeros que se encuentran allí”. “Se trata de garantizar la seguridad sanitaria de los albaceteños y evitar la propagación del virus”, ha señalado Serrano.

Serrano ha pedido que, una vez que se garantice a seguridad sanitaria y pase el periodo de confinamiento, se lleven a cabo las actuaciones necesarias para demoler de manera inmediata las construcciones en las que se forman los asentamientos formados por más de 400 personas en la zona de la carretera de las Peñas “que además está en estado de ruina y no reúne las condiciones de seguridad y salubridad necesaria”.

COMPARTIR: