05 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los indicios apuntan a que el móvil del crimen es una disputa familiar debida a problemas económicos entre padre e hijo

La Guardia Civil detiene al hijo del lotero asesinado en Boadilla del Monte como principal sospechoso de su asesinato

Vehículo donde fue encontrado el fallecido
Vehículo donde fue encontrado el fallecido
El cuerpo de Rafael Virosta Muñoz fue hallado el martes en el interior de un vehículo en la localidad de Boadilla del Monte. El cadáver presentaba puñaladas y contusiones. La Guardia Civil está llevando la investigación del suceso y, por el momento, el hijo del fallecido, ya detenido, es el principal sospechoso

La Unidad de Policía Judicial del cuartel de la Guardia Civil de Tres Cantos está llevando a cabo una investigación exhaustiva de este suceso en el que han examinado minuciosamente el lugar del crimen y han recabado una serie de pesquisas que les han conducido directamente a su principal sospechoso, el propio hijo de la víctima. La Guardia Civil ha procedido a la detención de este joven, tras atisbar unas marcas en su brazo que podrían ser la prueba de un posible forcejeo con la víctima. El fallecido también muestra marcas en su cuerpo que demuestran que intentó defenderse de su agresor antes de morir.

El hombre, de 65 años, fue hallado muerto en el interior de su coche la mañana del martes, en la localidad de Boadilla del Monte. El cuerpo presentaba varias heridas de arma blanca, contusiones y un fuerte traumatismo en la cabeza.

El principal sospechoso apremiado por las deudas

Rafael Virosta Muñoz, era un lotero que residía en la zona de Ventas, cada mañana se desplazaba con su coche hasta Boadilla, donde tenía su negocio, una administración de loterías. La tarde del lunes su mujer se alarmó al ver que su marido no regresaba a casa y se presentó junto a su hija en el Cuartel de la Guardia Civil de Boadilla, para informar de la situación. Sin embargo, ambas se marcharon sin poner la denuncia de su desaparición. Unas horas más tarde, hacia las 2.00 h, ya en Madrid, madre e hija deciden finalmente poner la denuncia, esta vez ante la Policía Nacional. Fue en ese momento cuando la policía puso en marcha todos los protocolos necesarios para la búsqueda del desaparecido. A la mañana siguiente, localizan muerto a Rafael Virosta en su coche, que estaba aparcado en las inmediaciones a su negocio, en la calle Cazorla de Boadilla.

Tras este hecho, La Guardia Civil ha procedido al registro de la administración de loterías y del domicilio del hijo detenido. Al parecer el joven, que tenía problemas económicos y supuestamente sufría de esquizofrenia, quería quedarse con el negocio al jubilarse el padre mientras que recientemente se ha conocido que el fallecido, en plena edad de jubilación, había puesto en venta su empresa a un precio de 85.000 €, una cifra muy baja para este tipo de negocio, teniendo en cuenta que nos encontramos en plena campaña de lotería de navidad.

COMPARTIR: