22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Lo que parecía el primer evento multitudinario tras la crisis del Coronavirus se convirtió en una pesadilla para miles de judíos

Tragedia en Israel: Una celebración religiosa deja 44 muertos y más de 150 heridos

Consecuencias de la mortal estampida ocurrida en Israel.
Consecuencias de la mortal estampida ocurrida en Israel.
Esta madrugada se ha producido en Israel una de las mayores tragedias de su historia, y es que una estampida ocurrida en una de las celebraciones más multitudinarias del país se ha cobrado la vida de decenas de personas, entre los que se encuentran niños y ha dejado más de un centenar de heridos. Para averiguar los detalles de lo sucedido y depurar responsabilidades el país ha anunciado que creará una comisión de investigación estatal.

Israel ha vivido esta madrugada una de las jornadas más trágicas de los últimos tiempos, en la cual, una multitudinaria celebración religiosa ha acabado con la vida de decenas de ciudadanos. El país se encontraba en días de celebración de la festividad judía de Lag Baomer, lo que parecía la primera jornada de celebración multitudinaria en Israel tras la crisis del Coronavirus se convirtió en una pesadilla para las casi 100.000 personas que acudieron al evento.

La tragedia tuvo lugar en el Monte Merón, el cual se trata de uno de los destinos anuales de multitud de fieles ultraortodoxos. Allí, cerca de la capital de Safed, tuvo lugar un famoso evento religioso y social en el cual se ha pasado de la música, bailes y rezos a los gritos de la multitud pidiendo auxilio por culpa de una mortal estampida. En un primer momento, las autoridades pensaban que la tragedia se debió al desplome de una gradería, pero la causa real fue una estampida que se ha cobrado la vida de 44 personas, entre los cuales hay niños, y ha dejado alrededor de 150 heridos.

Imagen de la multitudinaria celebración

Esta celebración tan multitudinaria se había permitido debido a la masiva y exitosa vacunación contra el Coronavirus que se realizó en el país, convirtiendo a Israel en uno de los países con más éxito respecto a este tema. Aún así, pese a esto y a que hace unos días se levantó la obligación del uso de mascarillas, algunos responsables del Ministerio de Sanidad mostraron su preocupación por la realización de un acto multitudinario de forma tan prematura.

El primer ministro del país, Benjamin Netanyahu ha reaccionado a la noticia de la tragedia catalogándola como “un desastre muy grande” y ha acudido a la zona esta misma mañana. Tras esta pesadilla para Israel llega el momento de buscar las causas y de encontrar responsables de lo ocurrido, para lograrlo se creará una comisión de investigación estatal.

 

COMPARTIR: